El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

¿Te imaginas poder cambiar tu vida simplemente aprendiendo a ser optimista? Pues hoy te traemos una buena noticia: ¡es totalmente posible! En este artículo te contamos cómo el optimismo aprendido puede transformar por completo tu realidad y brindarte una nueva perspectiva. Descubre cómo cultivar esta habilidad y disfrutar de una vida llena de felicidad y oportunidades. Sigue leyendo para descubrir cómo el optimismo aprendido puede cambiar tu vida.

El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

Todos conocemos a una de esas personas que son infinitamente optimistas. Son aquellos a los que podrías referirte en broma como «Pollyanna» o acusarlos de mirar el mundo a través de lentes color de rosa.

Pero, ¿alguna vez ha considerado cómo su vida podría ser diferente si tomara una página de su libro y aprendiera a ser un poco más optimista? Si supieras que cambiaría tu vida para mejor, ¿estarías dispuesto a intentarlo?

La buena noticia es que incluso las personas más pesimistas pueden cultivar un comportamiento más optimista.

Entonces, veamos un poco más de cerca qué es el optimismo aprendido y por qué es importante. Luego, cubriremos algunos consejos prácticos y ejercicios para ayudarlo a ser más optimista.

¿Qué es el optimismo aprendido?

El optimismo aprendido es un proceso mediante el cual aprendes a reconocer los pensamientos negativos habituales y luego los desafías. Cuestionar tus ideas pesimistas te ayuda a reformularlas en creencias nuevas y más positivas.

El optimismo aprendido puede mejorar su estado de ánimo y bienestar, aumentar su autoestima y fomentar comportamientos más positivos. Esto lo convierte en una estrategia útil para superar situaciones difíciles o navegar en tiempos difíciles. También le ayuda a mejorar su estado mental general.

Con el tiempo, el optimismo aprendido puede ayudarlo a mejorar su perspectiva de la vida y verse a sí mismo y al mundo de una manera más positiva.

El término fue acuñado por primera vez por uno de los fundadores de la psicología positiva, el Dr. Martin Seligman. Pero, ¿por qué es tan importante el optimismo? Vamos a averiguar.

Un resumen del libro del Dr. Seligman

En 1990, Seligman publicó su libro, Optimismo aprendido: cómo cambiar su mente y su vida. En él, describió los conceptos de optimismo aprendido e indefensión aprendida.

Sus primeras investigaciones sobre la indefensión aprendida mostraron que los optimistas manejan los malos eventos mejor que los pesimistas. También descubrió que ambos estilos se pueden aprender y comenzó a centrarse en el optimismo aprendido.

El Dr. Seligman describió tres diferencias principales entre optimistas y pesimistas:

  • Permanencia: los pesimistas ven los eventos negativos como permanentes. Los optimistas los ven como temporales.
  • Personalización: los pesimistas se culpan a sí mismos cuando las cosas van mal. Vinculan buenos eventos a factores externos o suerte. Para los optimistas, es todo lo contrario.
  • Omnipresencia: los pesimistas tienen una perspectiva sombría en cada área de sus vidas. Los optimistas no permiten que el fracaso en un área de su vida afecte cómo se sienten con respecto a otra.
  • Seligman también descubrió que los optimistas disfrutan de un mejor bienestar físico y mental. Encontró que el optimismo es a menudo un factor decisivo en los deportes profesionales y que el optimismo puede ser más importante que el talento cuando se trata del desarrollo profesional.

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    ¿De dónde viene la teoría del optimismo aprendido?

    Al principio de su carrera, Seligman investigó el concepto de indefensión aprendida utilizando perros.

    Seligman y sus colegas administraron descargas eléctricas a los perros. Uno de cada tres se negó a someterse a su destino sin importar lo que les hicieran los investigadores. Mostraron un nivel de resiliencia del que carecían los otros perros.

    Más tarde, un amigo señaló que no era indefensión aprendida sino optimismo aprendido lo que estaba estudiando.

    Cuando Seligman cambió su enfoque hacia el optimismo, se dio cuenta de las implicaciones y muchos posibles beneficios que podría tener. Esto creó un cambio de paradigma en su trabajo y lo inspiró a escribir su libro sobre el optimismo aprendido.

    El libro y su trabajo en curso condujeron al surgimiento de una nueva rama de la psicología conocida como psicología positiva. Seligman se convirtió en presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología.

    Reconociendo la importancia de superar traumas pasados, popularizó la idea de que centrarse en la felicidad auténtica es igual de importante.

    Sin embargo, esto no significa ser irrealmente optimista. Se trata más de abordar las cosas malas con una perspectiva positiva en lugar de negativa.

    Pero, ¿cuáles son algunos de los beneficios del optimismo aprendido?

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    5 beneficios del optimismo aprendido

    Aumentar tus niveles de optimismo puede ayudarte a hacer cambios positivos y aumentar tus niveles de felicidad. A continuación se presentan cinco de los principales beneficios que puede esperar ver cuando desarrolla una mentalidad optimista.

    1. El optimismo aprendido mejora la salud física

    Según la investigación, el optimismo es “un predictor significativo de resultados de salud positivos.” Los optimistas son más propensos a adoptar un enfoque positivo y proactivo de su salud.

    Comen más sano, hacen ejercicio con regularidad y duermen lo suficiente. Los pesimistas son más propensos a tener hábitos poco saludables que dañan su salud.

    2. Las personas optimistas tienen niveles de estrés más bajos

    La capacidad de enfrentar los desafíos con una actitud positiva significa que los optimistas experimentan menos estrés. También son más resistentes, lo que significa que pueden manejar sus factores estresantes mejor que los pesimistas. Incluso pueden prosperar en situaciones estresantes.

    Por ejemplo, cuando se enfrenta a un desafío en el trabajo, un optimista adoptará un enfoque de resolución de problemas y utilizará técnicas de manejo del estrés para controlar sus emociones. Esto les da una sensación de control sobre el resultado, reduciendo así sus niveles de estrés.

    3. El optimismo aprendido te ayuda a vivir más tiempo

    Dado que los optimistas son más resistentes a la adversidad que los pesimistas, es lógico que también viven más.

    El estrés crónico es un factor de riesgo para muchas enfermedades que pueden acortar la esperanza de vida, como las enfermedades del corazón. Y el enfoque proactivo que adoptan los optimistas hacia su salud también conduce a una mayor esperanza de vida.

    4. El optimismo aprendido mejora tu salud mental

    Las personas optimistas informan tener una mayor aptitud mental que aquellas que tienden a ser más pesimistas.

    Mirar las cosas desde una perspectiva más positiva puede darte una visión más equilibrada de una situación. También puede ayudar a aliviar los síntomas de la mala salud mental, problemas como la ansiedad y la depresión.

    5. El optimismo aprendido aumenta tus niveles de motivación

    El optimismo aprendido puede ayudarlo a mantenerse motivado porque cuando cree que puede lograr sus objetivos, es más probable que continúe persiguiéndolos.

    Los optimistas tienen una mentalidad de crecimiento y tienden a ver los desafíos como oportunidades para aprender y mejorar. Los pesimistas son más propensos a darse por vencidos debido a sus creencias negativas sobre su capacidad para lograr sus objetivos.

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    ¿Se puede aprender el optimismo?

    Puedes pensar que naciste naturalmente optimista o naturalmente pesimista, y eso es en parte cierto. La predisposición genética juega un papel: si tus padres son optimistas, entonces es más probable que tú también lo seas.

    Sin embargo, nuestros niveles de optimismo y pesimismo también están influenciados por las experiencias de la infancia. Esto puede incluir la estabilidad emocional o financiera de la familia. Las personas con antecedentes desafiantes pueden desarrollar un diálogo interno negativo y una mentalidad pesimista.

    Pero según Seligman, aprender optimismo es posible incluso si eres naturalmente más pesimista. Desarrollar ciertas habilidades, incluido aprender a reformular sus pensamientos, puede ayudarlo a volverse más optimista con el tiempo.

    Optimismo aprendido vs. impotencia aprendida

    Seligman definió por primera vez el optimismo aprendido como lo opuesto a la indefensión aprendida. Ambos son estilos explicativos, lo que significa que describen cómo las personas explican los eventos en sus vidas.

    Las personas con un estilo explicativo optimista ven sus desafíos como causados ​​por fuerzas externas. Las personas con un estilo explicativo pesimista son más propensas a verse a sí mismas como el problema.

    Estas dos perspectivas diferentes influyen en la forma de actuar de las personas cuando se enfrentan a obstáculos. Los pesimistas usan estrategias de evitación o escapismo en lugar de enfrentar sus desafíos de frente.

    Un pesimista se siente impotente para cambiar una situación. Esto significa que se dan por vencidos fácilmente porque creen que ninguna acción que tomen puede marcar la diferencia. El pensamiento pesimista es en parte una característica genética. Pero también puede ser causado por experiencias infantiles adversas.

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    Explicando el modelo ABCDE de Seligman

    Seligman cree que incluso la persona más pesimista puede cambiar su estilo explicativo. Propone el modelo ABCDE como una forma de cambiar tus hábitos mentales.

    Este modelo se basa en el trabajo del terapeuta cognitivo-conductual Aaron Beck y el enfoque ABC desarrollado por el terapeuta conductual racional emotivo Albert Ellis. Ambos enfoques se centran en identificar y desafiar los pensamientos negativos.

    El modelo ABCDE de Seligman significa:

    • Adversidad
    • Creencia
    • Consecuencia
    • Disputa
    • Energización

    Echemos un vistazo a cómo usarlo en la práctica.

    Adversidad

    Piense en un desafío reciente al que se haya enfrentado en cualquier área de su vida, por ejemplo, haber sido rechazado por un ascenso por el que trabajó arduamente.

    Creencia

    Tome nota de cualquier creencia negativa que pueda tener sobre ese evento, como «No soy lo suficientemente bueno» o «Nunca me ascenderán».

    Consecuencia

    Piense en las acciones que podría haber tomado como consecuencia de estas creencias. Por ejemplo, es posible que no hayas podido presentarte para una promoción posterior como resultado del síndrome del impostor.

    Disputa

    En este paso, cuestionas tus creencias negativas. Piensa en ejemplos que demuestren que están equivocados. Por ejemplo, puede pensar en los comentarios positivos que recibió de su jefe sobre su trabajo o un logro reciente del que está orgulloso.

    Energización

    Tome nota de cómo se siente después de desafiar sus creencias. Es posible que te sientas con más energía y motivación.

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    La prueba del optimismo aprendido

    El capítulo tres del libro de Seligman sobre el optimismo aprendido contiene una prueba de optimismo aprendido. Este es un conjunto de 48 preguntas, cada una con dos posibles respuestas.

    Seleccionar la respuesta más relevante para usted lo ayuda a evaluar su estilo explicativo. La prueba se centra en los tres aspectos de los estilos explicativos: permanencia, omnipresencia y personalización. Puede tomar una versión en línea de la prueba aquí.

    Una opinión contraria: crítica al optimismo aprendido

    A estas alturas, comprendes los beneficios del optimismo. Pero como todo, demasiado puede ser algo malo.

    Algunas investigaciones sugieren que cuando se lleva al extremo, el optimismo puede causar una positividad tóxica. Aquí es cuando el pensamiento positivo va demasiado lejos y puede ser perjudicial para las personas que enfrentan situaciones difíciles.

    Tener demasiado sesgo de optimismo también puede llevar a las personas a correr riesgos porque subestiman el nivel de peligro involucrado. Tener demasiada valentía no es necesariamente algo bueno.

    Cómo mejorar el optimismo: 3 ejercicios

    Use estos tres ejercicios del libro de optimismo aprendido del Dr. Seligman para desarrollar un estilo explicativo optimista.

    1. Tu mejor yo posible

    Este ejercicio requiere que uses tu imaginación y visualices un futuro en el que hayas logrado los mejores resultados posibles en tu vida. Es posible que desee escribir sobre su carrera, salud, relaciones o incluso dónde quiere vivir.

    Este ejercicio aumenta el bienestar mental y puede inspirarte a realizar nuevas acciones o simplemente abrir tu mente a nuevas posibilidades. Tome nota de cómo se siente antes y después de este ejercicio.

    2. Ponlo en perspectiva

    En este ejercicio, piense en un problema que le preocupa actualmente. Por ejemplo, es posible que le preocupe que su negocio se arruine.

    Comienza imaginando el peor escenario posible. En este caso, podría ser tener que declararse en quiebra.

    Luego imagine el mejor resultado posible, como que el negocio recupere los niveles previos a la crisis y más allá.

    A continuación, piense en el resultado más realista. Puede ser que las cosas sigan siendo difíciles por un tiempo, pero eventualmente vuelvan a la normalidad.

    Finalmente, cree un plan para el escenario más realista. Esto podría parecerse a obtener un préstamo o reestructurar su negocio para satisfacer nuevas demandas.

    3. Distracción

    A veces puede ser difícil romper el bucle de pensamientos negativos que parecen repetirse en tu cabeza. Cuando eso sucede, la distracción puede ser una táctica útil para ayudarlo a romper el ciclo.

    Seligman sugiere tres formas de distraerse:

  • Asómbrate a ti mismo. Haga un ruido fuerte repentino, colóquese una banda elástica en la muñeca o lea una tarjeta con la palabra «Alto».
  • Cambia tu atención. Recoge un objeto y obsérvalo en detalle. Míralo, siente su textura, huélelo o incluso pruébalo. Trate de notar tantos detalles como sea posible. Alternativamente, mire alrededor de la habitación en la que se encuentra y descríbala en detalle. Observe la luz, los colores, los sonidos y los olores a su alrededor.
  • Tiempo programado. Piense en sus pensamientos negativos, por un momento. Coge tu agenda y elige una hora. Cuando llegue ese momento, siéntese y piense en ellos, si aún lo necesita. Luego, una vez que hayas terminado, deja ir esos pensamientos.
  • El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    Los efectos de adoptar el optimismo aprendido en tu vida

    El optimismo aprendido tiene muchos beneficios, particularmente para aquellos que naturalmente tienden a tener un enfoque más pesimista o indefenso de la vida.

    Cambiar sus patrones de pensamiento puede hacerlo más resistente a las conmociones y ayudarlo a encontrar soluciones creativas a los problemas. También puede mejorar su salud, sus relaciones y su carrera.

    Lo mejor del optimismo aprendido es que no importa cuán pesimista seas, es posible cultivar una mentalidad más positiva.

    Utilice el modelo ABCDE y los ejercicios mencionados anteriormente para desafiar y cambiar sus pensamientos pesimistas.

    Y, si necesita más apoyo en su viaje hacia el optimismo, póngase en contacto con uno de los entrenadores expertos de BetterUp para descubrir cómo pueden ayudarlo.

    Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





    Preguntas Frecuentes sobre el Optimismo Aprendido

    El optimismo aprendido puede cambiar tu vida. Así es cómo

    ¿Qué es el optimismo aprendido?

    El optimismo aprendido es una teoría propuesta por el psicólogo Martin Seligman que sugiere que el optimismo no es solo una actitud innata, sino que también puede ser aprendido y desarrollado a lo largo de la vida. Según Seligman, el optimismo aprendido implica creer en la capacidad de cambiar y superar los obstáculos, interpretar los eventos de manera más positiva y mantener una visión optimista del futuro.

    ¿Cómo se puede desarrollar el optimismo?

    Existen varias estrategias y técnicas que pueden ayudar a desarrollar el optimismo aprendido:

    1. Reconocer los pensamientos negativos: Identificar y cuestionar los pensamientos negativos que surgen en situaciones adversas es el primer paso para cultivar el optimismo.
    2. Practicar la reestructuración cognitiva: Consiste en reemplazar los pensamientos negativos por pensamientos más realistas y positivos. Esto implica cambiar la interpretación de los eventos y buscar evidencias que apoyen una visión optimista.
    3. Mantener un diario de gratitud: Anotar cada día tres cosas por las que te sientas agradecido puede ayudar a enfocar la atención en lo positivo y crear un hábito de apreciación.
    4. Cultivar el autocuidado: El cuidado de uno mismo, tanto física como emocionalmente, es importante para mantener una perspectiva optimista. Hacer ejercicio, meditar y tener tiempo para actividades placenteras pueden fortalecer el bienestar emocional.
    5. Buscar el apoyo de otros: Contar con una red de apoyo social puede ayudar durante momentos difíciles y fomentar una actitud optimista. Hablar con amigos, familiares o incluso buscar terapia pueden brindar diferentes perspectivas y consejos.

    ¿Cuáles son los beneficios del optimismo aprendido?

    El optimismo aprendido puede tener un impacto significativo en la vida de las personas. Algunos de los beneficios incluyen:

    • Aumento de la resiliencia frente a la adversidad.
    • Mejora de la salud emocional y reducción del estrés.
    • Aumento de la motivación y la perseverancia.
    • Desarrollo de relaciones interpersonales más saludables.
    • Mayor creatividad y habilidades para resolver problemas.

    Puedes obtener más información sobre el optimismo aprendido en este enlace.


    Deja un comentario