Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

¿Alguna vez has experimentado un trato abusivo pero te has culpado a ti mismo? ¡No es tu culpa! En este artículo te mostraremos cómo reconocer el abuso mental y comprender por qué no debes cargar con la responsabilidad. ¡Descubre la verdad y recupera tu poder!

Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

A menudo pensamos en el abuso como algo físico. Nos imaginamos moretones, cicatrices y otras marcas dejadas por las manos de un abusador. Pero si bien el abuso físico es demasiado común, 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 4 hombres han sido abusados ​​físicamente por una pareja; el maltrato no siempre requiere contacto directo. Desafortunadamente, las mujeres y los hombres también pueden ser objeto de abusos infligidos por medios psicológicos.

El abuso mental puede ser severo. Sin embargo, debido a que este maltrato puede adoptar diferentes patrones, también puede ser fácil de descartar o pasar por alto. El individuo en el extremo receptor lo descarta. Como resultado, los amigos, compañeros de trabajo y familiares a menudo tampoco lo reconocen.

Si ha experimentado abuso mental, existe la posibilidad de que asuma o minimice la culpa por la humillación, el abuso verbal y otros malos tratos que sufrió.

«Probablemente no quiso llamarme estúpido». «Tiene razón, mi ropa me quedaría mejor si perdiera algo de peso».

En realidad, este trato tiene poco que ver contigo o con tus defectos percibidos. Cualquier persona que humille a otra, que haga que se cuestione su cordura, o que muestre falta de amabilidad, busca la satisfacción personal. Tal persona puede ser etiquetada correctamente como abusadora.

Para comprender adecuadamente este tratamiento, examinaremos el abuso mental y los signos que pueden revelarlo en cualquier relación. También veremos las consecuencias del abuso mental, así como los pasos más seguros a seguir cuando se enfrenta a una situación de abuso mental.

¿Qué es el abuso mental?

El abuso mental es el uso de amenazas, insultos verbales y otras tácticas más sutiles para controlar la forma de pensar de una persona. Esta forma de abuso es especialmente perturbadora porque está diseñada para destruir la autoestima y la confianza y socavar el sentido personal de la realidad o la competencia.

El abuso mental ha sido etiquetado como ‘crueldad mental y ‘terrorismo íntimo’ debido a los graves peligros de este comportamiento. En las relaciones mentalmente abusivas, a una persona se le puede hacer creer que está loca; esto se conoce comúnmente como gaslighting. Aquí, un abusador puede tergiversar la realidad para poner en duda los recuerdos, e incluso cómo se perciben las cosas.

Un evento que ocurrió en el verano puede manipularse para que haya tenido lugar durante el invierno, o tal vez ni siquiera en absoluto. Cuando la persona a la que se dirige trata de protestar o rechazar la manipulación, a menudo parece reaccionar. Responden por frustración y confusión e inevitablemente parecen «locos», emocionales e irracionales. Así es como el abusador socava su propio sentido de sí mismo y su posición y respeto entre familiares y amigos.

El abuso mental se basa en tácticas que ridiculizan, insultan, asustan o explotan. En última instancia, la realidad y la autoestima se vinculan a un abusador.

6 signos de abuso mental

Si observa detenidamente, notará una oportunidad para el abuso mental en diferentes grupos de relaciones. Como una forma de violencia doméstica, las parejas íntimas pueden relacionarse de una manera que hace que una mitad tenga un control peligroso sobre la otra.

Sin embargo, incluso otros miembros de la familia pueden tener una influencia excesiva, como se ve en los casos de abuso infantil. El abuso mental también puede ocurrir en el lugar de trabajo, en las amistades y en otros entornos poco probables.

Pero mientras diferentes relaciones pueden ser únicamente abusivas para el bienestar mental, este maltrato por lo general sigue un patrón de comportamiento similar que lo hace fácil de identificar. Los signos de abuso mental incluyen:

Insultar

Las palabras abusivas son una táctica común utilizada por los abusadores para ridiculizar y degradar. Los errores menores, como olvidar sacar la basura, o incluso pronunciar mal una palabra extranjera, son todo lo que se necesita para llamar a una persona estúpida o vergonzosa.

En otros casos, los insultos pueden ocurrir sin motivo alguno. Es simplemente un acto cruel del que confían en salirse con la suya.

Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

Humillación

Otro hilo común en las relaciones mentalmente abusivas es la cantidad de humillación soportada. Como una forma de mostrar control, un abusador puede burlarse de todo, desde las inseguridades hasta los cambios en la apariencia.

Un abusador puede burlarse de un sombrero que se usa para disfrazar una calva creciente. Para maximizar su emoción y causar el mayor dolor, incluso pueden hacerlo en público o con sus compañeros. Se pueden usar diferentes cosas como humillaciones en las relaciones abusivas, lo que hace que la baja autoestima sea otro factor común.

retener el afecto

Para meterse en la cabeza de la víctima, los abusadores a menudo retienen el amor, la atención, los elogios o su presencia de una pareja, un hijo u otras personas. Esto es para obtener el control o castigar de otro modo por cualquier motivo.

Un abusador puede negarse a felicitar a su hijo o minimizar el logro. En las relaciones románticas, uno de los miembros de la pareja puede rechazar la intimidad o la comunicación como castigo por estar en desacuerdo sobre un tema. Es muy poco lo que la víctima puede hacer para prevenir este comportamiento una vez que el abusador decide adoptarlo.

haciendo amenazas

Ya sea para dejar la relación, llevarse a los niños o recomendar un descenso de categoría, el abuso mental a menudo usará amenazas para controlar a otro.

Las amenazas son una forma de asegurarse de que una persona esté en constante terror o miedo. A través de la intimidación, se crea un desequilibrio de poder. Esto le da a una persona la ventaja, ya que la otra queda bajo su control.

Mesas giratorias

Para cimentar su dominio en la relación, los abusadores suelen culpar a las víctimas por su crueldad. «Si no fueras tan torpe, tal vez no te llamaría estúpido». “La próxima vez no discutas cuando te corrija. Me enfada.

Otra táctica común es que el abusador afirme que estaba bromeando y “¿por qué no puedes aceptar una broma?”. A menudo, el abusador involucra a otros, niños o compañeros de trabajo, sin saberlo, en esta farsa. Esto aísla aún más al individuo de las fuentes de apoyo.

Los abusadores evitarán la responsabilidad por su maltrato. Están felices de mantener a las víctimas en estado de alerta, vigilando cuidadosamente cualquier cosa que pueda desencadenar el abuso.

Indiferencia

Una de las características del abuso mental es la falta de preocupación que muestran los abusadores. Las víctimas pueden conmoverse hasta las lágrimas o luchar con el dolor causado por las acciones de los supuestos seres queridos. Esto no desconcierta al abusador e incluso podría provocar más ira.

Cuando el llanto, las quejas o la comunicación clara no son suficientes para producir una disculpa o remordimiento por parte de un abusador, las víctimas pueden aprender a internalizar su dolor. Al descuidar las necesidades emocionales, esto puede empeorar la experiencia vivida del abuso.

6 consecuencias del abuso mental

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

Vivir a través de un comportamiento mentalmente abusivo puede sentirse como navegar por una mina terrestre. Con el tiempo, el estrés y el miedo de calcular el estado de ánimo de una pareja/padre, soportar sus insultos y aceptar su indiferencia pueden provocar un daño traumatizante.

El PTSD es una forma de abuso mental. Los efectos a largo plazo pueden causar recuerdos recurrentes de situaciones dolorosas con personas abusivas. También puede causar síntomas de ansiedad como palmas sudorosas o latidos acelerados del corazón. Cuando los recuerdos de una relación se ven empañados por sentimientos de miedo y angustia, esto podría indicar un trastorno de estrés postraumático.

Trastornos de la alimentación

Con el abuso mental, quejarse o demostrar que no está contento son formas fáciles de ponerse del lado equivocado de un abusador. Sabiendo esto, es muy probable que una víctima se esconda perfectamente y suprima sus necesidades emocionales.

Esta represión es una forma poco saludable de hacer frente a las emociones. Puede fomentar desarrollos como trastornos alimentarios que brindan comodidad y una distracción temporal del dolor.

Depresión

Una vez más, si bien el abuso mental no siempre produce daño físico, sus efectos pueden ser igual de dañinos.

Es casi imposible no ser afectado por una fría indiferencia hacia tu dolor, insultos a tu persona, humillaciones constantes y amenazas que afectan tu felicidad. Esto es especialmente cuando la fuente de tu dolor es alguien con quien compartes una relación personal.

En casos de abuso mental, el estrés frecuente y persistente puede afectar negativamente el bienestar mental y puede conducir a condiciones como la depresión. Cuando siente una tristeza que lo consume, lucha con la concentración o nota cambios en sus patrones de sueño, estos, además de otros síntomas de depresión, pueden afectar la vida diaria.

Disminución de la autoestima

El abuso mental profundiza en nuestros requisitos más básicos para el respeto por uno mismo: orgullo, felicidad, confianza, y lo usa para su beneficio.

Cuando a una persona se le critica repetidamente su apariencia personal, se descartan sus logros de manera rutinaria y se ignora su necesidad de atención o comprensión, esto puede menospreciar su autoestima.

Más allá de las palabras y el trato crueles de un abusador que causan baja autoestima, una persona puede tener problemas con la autoestima cuando asume erróneamente la responsabilidad directa de las acciones de sus abusadores.

Percepción sesgada de las relaciones saludables

Las relaciones tóxicas proporcionan un modelo dañino para las interacciones con los demás. Cuando una persona sufre un comportamiento abusivo, esto puede influir en sus expectativas al relacionarse con las personas.

Un niño que vive en constante abuso puede considerar ajenas las relaciones sanas. Pueden tener dificultades con los aspectos básicos de la relación con los cuidadores mayores y sus compañeros.

Fomenta otras formas de abuso.

Cuando un abusador considera normal distorsionar la idea de la realidad de una persona, hay poco que considerará fuera de los límites. Lo mismo ocurre con el abuso emocional, donde culpar a la víctima, el trato silencioso u otros insultos pueden crear un trauma mental severo.

Cuando una persona es mental y emocionalmente abusiva, no es raro que también intente controlarla siendo físicamente abusiva. Esto puede conducir a resultados más peligrosos en un entorno abusivo.

Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

Qué hacer si estás siendo abusado mentalmente

Si su experiencia en una relación comparte los signos y las consecuencias del abuso mental, la búsqueda de ayuda mientras está seguro debe ser una prioridad.

Esto puede no ser siempre fácil. La idea de buscar ayuda puede ser difícil de imaginar. No solo por la imagen de que tu abusador se entere, sino también porque puede ser incómodo compartir lo que has soportado con los demás.

Esto puede ser una fuente de vergüenza o vergüenza para cualquiera. Puede ser más un obstáculo para buscar ayuda si se encuentra en su entorno laboral u otros círculos sociales, donde se encuentra en una posición de respeto o está en un camino de alto rendimiento. Te quedas en silencio con las mismas personas que podrían ayudarte por miedo a perder tu identidad y estatus en ese grupo. Esa pérdida puede parecer un precio demasiado alto para un resultado incierto.

Sin embargo, el abuso mental puede causar daños muy graves. Este riesgo siempre es mayor cuando estás en un ambiente constante de abuso. La buena noticia es que si tienes trabajo al que ir, puede ser una fuente de consuelo y confianza. La desventaja es que tiene mucho estrés y desafíos adicionales que su gerente o supervisor desconoce por completo: tratar de llevar dos vidas puede ser extremadamente difícil de mantener.

Para los primeros pasos contra el abuso, la línea de ayuda nacional contra la violencia doméstica (1-800-799-SAFE (7233) o TTY 1-800-787-3224 o (206) 518-9361 (teléfono de video solo para personas sordas) recibe llamadas todos los días Su ayuda abarca casos de abuso físico, violencia contra la mujer y otras formas menos visibles de abuso.

También puede recibir apoyo de organizaciones locales de violencia doméstica. Pueden ayudar con el asesoramiento y la separación del abuso.

Siempre que sea posible, también es útil recibir ayuda de amigos y familiares para superar una situación de abuso.

Abuso emocional versus abuso mental

El daño psicológico se considera una forma de abuso emocional y, a menudo, se usa indistintamente. Ambas formas de abuso pueden producir los mismos efectos: trastorno de estrés postraumático, baja autoestima, trastornos alimentarios, etc. y, en muchos casos, también van acompañados de violencia física.

El abuso mental y emocional a menudo se esconde a plena vista. Esto hace que el abuso físico sea la forma más visible de abuso. Sin embargo, los pensamientos y las emociones pueden causar daños graves si se pueden influir y controlar con facilidad.

Al separar ambas formas de abuso, las siguientes distinciones son útiles:

Pensamiento y cognición versus sentimientos y emociones

El abuso emocional se dirige a los sentimientos de una persona, usa las emociones para manipular, castigar y lograr el control. En lugar de sentimientos personales, el abuso mental se centra en cuestionar e influir en la forma de pensar y puntos de vista de una persona sobre la realidad.

El abuso psicológico puede hacer que una persona cuestione su entorno. Puede dejar a una persona constantemente ansiosa por posibles amenazas y puede influir en nuevos comportamientos. El abuso emocional controlará los sentimientos y puede afectar la salud mental.

Duda y confusión versus vergüenza o miedo

El abuso mental es lo suficientemente poderoso como para confundir los hechos de un evento que fue presenciado personalmente. El control psicológico puede convencer a una persona de que acaba de cenar a las 10 de la mañana, pero el abuso emocional la avergonzará por no darse cuenta rápidamente.

Una persona mentalmente abusiva cambiará los hechos para ganar el control, mientras que los signos de abuso emocional incluyen amenazas verbales que provocan una fuerte reacción.

Conclusión: el abuso mental no es tu culpa

Hay diferentes tipos de abuso. Pero ya sea que haya experimentado abuso físico, emocional o mental, es importante recordar que nada de lo que tuvo que soportar puede justificarse. No fue, y no es, tu culpa.

Los abusadores son muy hábiles para descargar la responsabilidad y la vergüenza de sus acciones sobre sus víctimas. En realidad, sus acciones dañinas son deliberadas y tienen la intención de causar daño. Esto, más los posibles efectos, hacen que sea necesario escapar de entornos abusivos.

Los amigos y la familia, la Línea de Ayuda Nacional contra la Violencia Doméstica y los grupos de apoyo locales pueden ofrecer ayuda para escapar del abuso. También hay diferentes foros en las redes sociales que pueden ayudar.

Con la terapia y el sistema de apoyo adecuados, siempre es posible superar el abuso mental.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

Cómo reconocer el abuso mental y por qué no es culpa tuya

El abuso mental, también conocido como abuso psicológico o emocional, es una forma de maltrato que puede ser difícil de reconocer debido a su naturaleza invisible. Este tipo de abuso se produce cuando una persona manipula, controla o humilla a otra de manera sistemática y constante, dañando su bienestar emocional y mental. Aunque muchas personas se sienten culpables por su situación de abuso, es importante comprender que el abuso mental nunca es culpa tuya.

Las preguntas más frecuentes sobre el abuso mental:

  1. ¿Qué es el abuso mental?

    El abuso mental es una forma de maltrato que busca controlar, manipular y humillar a alguien a través de tácticas psicológicas. Esto puede incluir el uso de insultos constantes, intimidación, chantaje emocional, aislar a la persona del resto del mundo, hacerla dudar de su cordura y más.

  2. ¿Cómo puedo reconocer si estoy siendo víctima de abuso mental?

    Reconocer el abuso mental puede llevar tiempo, ya que sus efectos suelen acumularse gradualmente. Sin embargo, algunos signos comunes pueden incluir sentirse constantemente humillado/a, tener baja autoestima, experimentar ansiedad o depresión, sentirse manipulado/a o controlado/a, tener miedo de expresar opiniones o emociones y tener dificultad para confiar en tus propias percepciones.

  3. ¿Por qué es importante entender que el abuso mental no es culpa mía?

    Es común que las personas que sufren abuso mental se sientan culpables y responsables de la situación. Sin embargo, es esencial comprender que el abuso es responsabilidad del abusador y nunca de la víctima. Nadie merece ser maltratado o manipulado de esa manera, y culparte a ti mismo/a solo prolongará tu sufrimiento.

  4. ¿Qué puedo hacer si estoy siendo víctima de abuso mental?

    Si crees estar sufriendo abuso mental, es importante buscar apoyo. Puedes hablar con amigos, familiares o profesionales de la salud especializados en violencia doméstica y abuso emocional. Ellos te brindarán el apoyo necesario y te ayudarán a explorar opciones para protegerte y poner fin al abuso.

Es fundamental reconocer el abuso mental y comprender que no tienes la culpa de esta situación. Nadie merece ser sometido a un trato que afecte su salud emocional y mental. Si estás pasando por esto, recuerda que tienes derecho a buscar ayuda y vivir libre de abuso.

Para obtener más información sobre el abuso mental, puedes visitar la siguiente fuente.


Deja un comentario