Hablar por ti mismo es importante: 11 pasos para hacerlo bien

¿Te cuesta expresarte y hacer valer tus ideas? ¡No te preocupes! Hablar por ti mismo es importante y en este artículo te mostramos los 11 pasos para hacerlo de la mejor manera. Aprenderás cómo ganar confianza, transmitir tus pensamientos con claridad y convertirte en un comunicador efectivo. ¡No te lo pierdas!

Hablar por ti mismo es importante: 11 pasos para hacerlo bien

De todos los diferentes tipos de comunicación, hablar es probablemente el más pasado por alto. Esto se debe a que, si bien la mayoría de los tipos de comunicación ocurren entre dos (o más) personas, hablar claro comienza con una conversación con uno mismo.

En el mejor de los casos, las conversaciones con otras personas se sienten fáciles y hay un cómodo ir y venir. Sin embargo, hay momentos en los que siente una sensación de malestar y una creciente falta de coincidencia entre lo que se dice y lo que no se dice. Esa es su primera pista de que puede ser hora de hablar.

Contenido

¿Qué es hablar?

Hablar es cuando te comunicas de manera pública, asertiva y honesta por los derechos y necesidades de ti mismo y de los demás. Está en la raíz de todo cambio social, incluso dentro de las organizaciones.

Para muchos de nosotros, es más fácil abogar por los demás que hablar por nosotros mismos. Sin embargo, cuando no hablamos por nosotros mismos, erosionamos nuestro sentido de autoestima. Nos involucramos en un ciclo de racionalización del comportamiento que nos aleja más de nuestros valores y, en última instancia, nos aleja de la persona en la que queremos convertirnos.

Regístrese para recibir nuestro contenido, herramientas y recursos más recientes.

*

Dirección de correo electrónico:

¿Cuál es el papel de los límites al hablar?

En el fondo, hablar es realmente una conversación sobre límites. La sensación incómoda que asocias con la necesidad de decir algo (incluso si tienes miedo de decirlo) se llama disonancia cognitiva. La disonancia cognitiva es el término psicológico para la angustia mental que surge cuando intentas equilibrar dos pensamientos, sentimientos o valores en conflicto.

Cuando sientes que necesitas hablar, instintivamente sientes que un límite o valor que tienes ha sido violado de alguna manera. Sin embargo, el deseo de reforzar el límite entra en conflicto con otro valor: el deseo de ser aceptado. Esto puede ser especialmente fuerte en las relaciones cercanas o en el trabajo, donde hay mucho en juego.

¿Por qué tienes miedo de hablar?

Nuestros cerebros no diferencian mucho entre el peligro emocional y el peligro físico. Ya sea un tigre dientes de sable o un «Tenemos que hablar», nuestro sistema nervioso simpático (la parte responsable de la respuesta de «huir o luchar») se pone en marcha.

A lo que estamos respondiendo es a la amenaza social oa la preocupación de que tendremos que elegir entre ser aceptados por nuestros compañeros y lo que personalmente encontramos inaceptable. Sin embargo, cuando permanecemos en silencio frente a ese estrés cognitivo, las consecuencias no desaparecen. En lugar de causar daño a nuestra posición social, simplemente internalizamos las consecuencias emocionales.

¿Por qué, entonces, elegiríamos no hablar? Es porque nuestros patrones de comunicación, como la mayoría de lo que hacemos, son hábitos. Si hemos tenido repetidamente experiencias negativas sobre la defensa de nosotros mismos o la aceptación social, es menos probable que nos sintamos seguros al hablar.

Algunas razones por las que las personas tienen demasiado miedo de hablar se basan en:

Experiencias de la infancia

Si fuimos ridiculizados, gritados o abusados ​​por hablar cuando éramos niños, puede ser difícil defendernos a nosotros mismos y nuestras necesidades como adultos. A menudo, examinar nuestras relaciones con nuestros padres y hermanos proporciona información importante sobre nuestros estilos de comunicación como adultos.

Experiencias traumáticas pasadas al hablar

Puede ser que se rían de ti por dar una respuesta incorrecta o tener que elegir con cuál de tus padres vivir. Independientemente de lo que esté en juego, si el resultado fue estresante o traumático, es posible que inconscientemente hayas callado tu voz como una forma de evitar daños mayores.

Diferencias de género

En una encuesta reciente de 1.100 empleadas, el 45 por ciento de ellos dijo que hablar en el trabajo era difícil. Las expectativas sociales de género juegan un papel en esta disparidad. Se socializa a las mujeres para que sean menos asertivas, y las que hablan a menudo son etiquetadas como «difíciles» de trabajar.

Miedo a las represalias

Si su opinión contradice la de alguien importante para usted, es posible que tenga miedo de las repercusiones de hablar. Aunque no es ético, llamar la atención puede resultar en la pérdida de ingresos, oportunidades, comodidad o estatus, y probar las represalias puede ser difícil.

Preocupación por lo que piensan los demás

Incluso si no tiene nada que “perder”, en sí mismo, hablar no es fácil. Es posible que tema alterar una amistad, llevar la tensión a un ambiente cómodo, no encajar o ser visto como un alborotador.

¿Cuándo deberías hablar?

Hablar siempre es un desafío, pero lo más probable es que te sientas peor por no hablar cuando realmente importa. Si bien puede parecer más fácil racionalizar el comportamiento con el que preferiría no lidiar, eventualmente afecta su bienestar, sin mencionar la cultura general del lugar de trabajo.

Aquí hay seis momentos en los que siempre debe hablar:

1. Cuando notas que alguien está molesto. Hablar en nombre de otra persona suele ser más fácil, pero no menos poderoso. La persona por la que intervienes se sentirá más empoderada, más cómoda expresando su propia experiencia, y puedes allanar el camino para que otros también compartan más abiertamente.

2. Cuando algo va en contra de las reglas del lugar de trabajo. La cultura es una parte fundamental de un lugar de trabajo próspero. No se debe tolerar un comportamiento que socave un entorno de trabajo inclusivo y seguro. Siempre es una buena idea defender sus derechos, especialmente cuando algo va en contra de la política laboral o de recursos humanos oficial. Puede salvar a su empresa y a sus colegas de acciones legales.

3. Cuando sienta un precedente peligroso. Las violaciones de los límites rara vez ocurren de forma aislada, y tienen una desafortunada tendencia a escalar. Hablar cuando ocurre algo poco ético o peligroso evita que usted y su equipo terminen en una pendiente resbaladiza para justificar acciones inaceptables.

4. Cuando tienes la sartén por el mango. Ya sea que tenga un rol de liderazgo o se beneficie de un privilegio racial, social o económico, es su responsabilidad hablar por aquellos que no tienen la misma ventaja. Su estado puede protegerlo de enfrentar las mismas repercusiones que otra persona podría enfrentar por intervenir.

5. Cuando nadie más lo hace. Todos hemos experimentado ese momento de mirar alrededor de la habitación, preguntándonos quién “señalará lo obvio” o hará la pregunta no formulada. Si siente que otros tienen la misma pregunta o preocupación, no gana nada si no la expresa. A menudo se siente más seguro hablar en estas situaciones, ya que puede sentir el alivio de todo el grupo cuando alguien finalmente dice «lo que todos estaban pensando».

6. Cuando la vocecita interior dice que hablemos. Cuanto más consciente estés de tus sentimientos y de los sentimientos de los demás, más difícil se vuelve permanecer en silencio cuando algo parece estar mal. El problema no desaparece tampoco. Un estudio encontró que, en promedio, los empleados pasaron más de dos semanas reflexionando sobre los momentos en los que no hablaronlo que le cuesta a su organización aproximadamente $7500 por conversación.

Hablar por ti mismo es importante: 11 pasos para hacerlo bien

Cómo empezar a hablar

Hablar es algo que puedes practicar y aprender a sentirte cómodo. La clave para tener éxito es manejar la disonancia cognitiva. Es muy posible que hablar por ti mismo nunca sea fácil, ya que casi siempre implica cierto nivel de amenaza social. Sin embargo, puede convertirse en un hábito y hay pasos que puede seguir para hacerlo más fácil.

Antes de hablar:

1. Pregúntese: ¿cuándo es más probable que necesite hablar? ¿Hay una conversación que estoy evitando? Si es así, ¿por qué? ¿De qué tengo miedo?

2. Aprende el sentimiento. Familiarízate con el empujón físico y emocional de que tienes algo que puede ser difícil de decir. Puede sentirse como un nudo en la garganta o mariposas en el estómago. Con la práctica, podrá interpretar la sensación incómoda como información.

3. Crea una frase desencadenante para ti. A menudo tratamos de manejar la incomodidad de no hablar forzando el sentimiento hacia abajo. En su lugar, crea una frase que te lleve a hablar (pero que no te dé una salida fácil). Pruebe uno de los siguientes:

«Tenía una pregunta sobre eso».
“Me siento incómodo con eso”.
«Desde mi perspectiva, dijiste…»

Hay infinitas formas de intervenir, y la correcta dependerá de la situación y de lo que sea adecuado para ti. Es probable que sea un poco incómodo, pero practicar tu «frase desencadenante» puede hacer que hablar sea más fácil.

Nota: A veces, la frase desencadenante puede provenir de otra persona. Si escucha que alguien tiene dificultades para hablar o su gerente pregunta si alguien tiene una pregunta, ¡no lo piense demasiado antes de intervenir!

4. Conozca sus derechos y recursos. Si el asunto es más serio, como una violación de una política de acoso en el lugar de trabajo, conocer sus derechos y el camino para escalar puede ayudarlo a sentirse más seguro para defenderse.

Cuando estás hablando:

1. No caigas en la trampa de dar demasiadas explicaciones. Debido a que hablar es incómodo, es posible que sienta la necesidad de decir más de lo normal o de seguir hablando para llenar el espacio. No. Ser breve.

2. Sea claro en lo que quiere lograr. ¿Estás hablando en nombre de tus propios límites o porque sientes que un colega se siente incómodo? Cualquiera que sea la razón, la interjección, es decir, hablar claro, es el logro. Si la parte con la que está hablando reacciona mal, evite escalar la situación. Refiera el conflicto a un gerente o a recursos humanos.

3. Sea compasivo con todas las partes, incluido usted mismo. Hablar es algo difícil de hacer. A menudo tratamos de lidiar con la incomodidad emocional redirigiéndola como ira hacia otra persona. Lo más probable es que nadie esté tratando de dañar intencionalmente a nadie más. Asumir que lo mejor de todas las partes contribuirá en gran medida a resolver el conflicto de manera constructiva.

Después de hablar:

1. ¿Realmente acabo de decir eso? Hay una tendencia a querer reproducir la conversación con otros para aliviar la disonancia cognitiva con validación externa. Sin embargo, esto puede caer rápidamente en chismes. Evite la trampa de chismes en el lugar de trabajo. Si realmente necesita discutirlo, comuníquese con un entrenador.

2. Tome nota de cómo se siente. ¿Fue difícil hablar? ¿Cómo te sientes ahora que dijiste algo? ¿Estás aliviado, ansioso o frustrado?

3. Repite lo que funcionó en la conversación. ¿La persona te escuchó? ¿Otros empatizaron inmediatamente con lo que dijiste? ¿Se resolvió el conflicto con éxito? ¿Qué podrías haber hecho diferente?

4. Cuidado con la resaca de vulnerabilidad. A medida que desarrolle esta nueva habilidad y salga de su zona de confort, puede ser difícil lidiar con las consecuencias emocionales de sentirse tan vulnerable e incómodo. Puede sentirse irritable, como si todos lo estuvieran mirando, o preocupado por ser etiquetado como difícil.

Trate de discutir sus sentimientos con un entrenador o terapeuta, o escríbalos en un diario. En particular, tenga cuidado con la tendencia a comprometer su límite en futuras conversaciones para tratar de «recuperar» su nivel de comodidad anterior.

El crecimiento no es fácil y, a menudo, es incómodo. Sin embargo, aprender a hablar por ti mismo siempre vale la pena.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Hablar por ti mismo es importante: 11 pasos para hacerlo bien

Hablar por ti mismo es importante: 11 pasos para hacerlo bien

Introducción

Vivimos en una sociedad en la que es fundamental saber expresar nuestras ideas y opiniones de manera clara y efectiva. Hablar por ti mismo te ayuda a transmitir tus pensamientos, comunicarte con los demás y construir relaciones sólidas. Sin embargo, muchas personas pueden sentirse inseguras o temerosas a la hora de expresarse. En este artículo, te presentamos 11 pasos para aprender a hablar por ti mismo de manera efectiva.

1. Conoce tu audiencia

Antes de hablar, es importante tener en cuenta a quién te diriges. Adaptar tu discurso al conocimiento y las expectativas de tu audiencia facilitará una mejor comprensión y conexión con ellos.

2. Investiga el tema

Antes de expresar tus ideas, es crucial contar con información y conocimiento sobre el tema en cuestión. Realiza una investigación previa y asegúrate de tener datos precisos y actualizados para respaldar tus argumentos.

3. Organiza tus ideas

Mantén una estructura clara y coherente al momento de hablar. Organiza tus ideas de manera lógica y secuencial para que tu discurso sea más comprensible para los demás.

4. Practica la claridad

Evita el uso de palabras complicadas o jerga excesiva. Habla en un lenguaje claro y conciso para que tus ideas sean entendidas por todos. Recuerda que el objetivo es transmitir tu mensaje de manera efectiva.

5. Utiliza ejemplos y anécdotas

Para hacer más interesante tu discurso y captar la atención de la audiencia, incorpora ejemplos y anécdotas relevantes. Estos elementos ayudarán a ilustrar tus ideas y hacerlas más memorables.

6. Escucha activamente

La comunicación no es solo hablar, sino también escuchar. Demuestra interés por lo que los demás tienen que decir y respétalos. Escuchar activamente te permitirá comprender mejor a tu interlocutor y responder de manera adecuada.

  1. 7. Controla tu lenguaje corporal
  2. La forma en que te mueves y te comportas también comunica. Mantén una postura firme, realiza gestos adecuados y mantén contacto visual con tu audiencia. Estos aspectos refuerzan tus palabras y transmiten confianza.

  3. 8. Aprende de los errores
  4. No temas equivocarte al expresarte. Los errores son oportunidades de aprendizaje. Acepta las críticas constructivas y utiliza esos comentarios para mejorar tus habilidades de comunicación.

  5. 9. Practica la empatía
  6. Ponerse en el lugar del otro te ayudará a entender sus perspectivas y emociones. La empatía es fundamental para establecer una comunicación efectiva y respetuosa.

  7. 10. Sé asertivo
  8. No dudes en expresar tus opiniones sin ser agresivo ni pasivo. La asertividad te permite comunicarte de manera clara y directa, respetando tanto tus derechos como los de los demás.

  9. 11. Practica, practica, practica
  10. La práctica hace al maestro. No te desanimes si al principio te resulta difícil hablar por ti mismo. Con el tiempo y la práctica constante, mejorarás tus habilidades de comunicación y te sentirás más seguro al expresarte.

Recuerda que hablar por ti mismo es una habilidad invaluable en todos los aspectos de la vida. Mientras más practiques y mejores tus habilidades de comunicación, más confianza ganarás en ti mismo y construirás relaciones más sólidas.


Deja un comentario