¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

El fracaso es algo que todos experimentamos en algún momento de nuestras vidas. Y aunque pueda resultar doloroso, no significa que debamos rendirnos. De hecho, el fracaso puede ser una gran oportunidad para aprender, crecer y alcanzar el éxito. En este artículo, exploraremos qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo.

¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

¿Qué es el fracaso? Todos lo experimentamos. Pero solo algunas personas saben cómo aprender de él para tener más éxito en el futuro. Este artículo explora el significado del fracaso, la relación entre el éxito y el fracaso, y por qué uno no debe temer fracasar.

Es natural tratar de evitar cosas que podrían terminar en fracaso. El fracaso puede ser vergonzoso y doloroso de experimentar. Pero, ¿qué es exactamente el fracaso?

El fracaso se define como la falta de éxito o la incapacidad de cumplir con una expectativa.

El problema es que podemos leer demasiado en el fracaso. Con demasiada frecuencia, lo vinculamos a nuestro sentido de autoestima, autoestima y autoaceptación. La expectativa que no cumplimos es a menudo nuestra, o una que hemos creado en nuestra propia cabeza.

La mayoría de nosotros no busca fallar en nada. Y especialmente no queremos ser etiquetados como un fracaso. Pero tal vez eso sea un error.

El fracaso puede ser útil. Podemos aprender de él, obtener nuevos conocimientos y hacerlo mejor la próxima vez. El tipo correcto de fallas nos brinda nueva información y nos enseña algo que nos acerca a nuestras metas.

Algunos viven según el lema: si no está fallando, no está tomando riesgos lo suficientemente grandes. Dicho de otra manera, si todo lo que intentas sale exactamente como lo planeaste y te sientes muy cómodo, probablemente no te estés esforzando. Y si no te estás estirando, no estás creciendo.

Consideremos ideas para reformular el fracaso en nuestras mentes y nuestras organizaciones y estrategias para superar el fracaso con resiliencia.

¿Qué es el fracaso?

Una comprensión bastante común del fracaso es establecer una meta pero no alcanzarla.

Tendemos a creer que saber si lograste o no un objetivo es bastante simple y directo. A menudo se basa en datos. Pero en verdad, el fracaso suele estar en el ojo del espectador.

¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

Imagínese en cada uno de estos tres escenarios y si se consideraría que ha fallado:

  • Una corredora de maratones experimentada se propone correr su próxima maratón en menos de cuatro horas y media. Este objetivo es 15 minutos más corto que su mejor tiempo anterior. Ella completa el maratón en 4 horas y 36 minutos. Superando su récord anterior por nueve minutos.
  • Un director senior busca un ascenso a vicepresidente y compite con otros candidatos internos y externos. Ella recibe retroalimentación positiva. Pero le dicen que el equipo de liderazgo sintió que contratar a una persona externa demostraría su compromiso con el cambio.
  • Se le pide a un joven profesional de primer nivel en una organización que prepare una presentación de diapositivas para una reunión de alto perfil. Presenta lo que considera una excelente presentación a su jefe. El jefe elogia el trabajo pero cambia sustancialmente las diapositivas antes de la gran reunión.
  • Observe que el diferenciador en estos tres ejemplos de análisis de fallas es un ideal que hemos establecido en nuestras mentes.

    Medir el logro de metas puede ser una actividad subjetiva y política. Y en cada uno de estos ejemplos anteriores, puede sentir que las personas se esforzaron mucho y se desempeñaron bien en sus esfuerzos.

    Quizás esa definición común de estar en modo de falla como «no lograr una meta» no sea tan precisa y directa, después de todo.

    ¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

    Recuperarse del fracaso reformulándolo

    ¿Qué es el fracaso? En una sociedad en la que «ganar lo es todo», ¿cómo manejamos y definimos el fracaso?

    Este es el eslogan de una serie documental llamada Losers. Perfila atletas de alto rendimiento o equipos que tienen un fracaso importante.

    Más allá de las historias individuales, hay un aspecto más fascinante de Losers. Así es como cada episodio destaca a los atletas que han convertido la agonía de la derrota en un triunfo humano.

    Un episodio perfila a la patinadora artística Surya Bonaly. Fue nueve veces campeona nacional de Francia y ganó el Campeonato de Europa cinco veces. Aún así, no logró la medalla en sus tres apariciones olímpicas. Terminando quinto en 1992, cuarto en 1994 y décimo en 1998.

    Ahora retirada como atleta profesional, Surya Bonaly trabaja como entrenadora de patinaje artístico y oradora motivacional. Especialmente para jóvenes atletas de color.

    Al igual que los atletas profesionales destacados en el documental, es posible que tengas miedo de fallar.

    ¿De qué otra manera podríamos definir el fracaso?

    El reencuadre es una técnica utilizada en el coaching para ver una situación bajo una nueva luz.

    Los fotógrafos mueven la lente para obtener diferentes ángulos en la misma toma. De manera similar, podemos cambiar nuestra perspectiva sobre las situaciones para verlas de manera diferente.

    Podemos reformular el fracaso usando estos sinónimos:

    • Principiante. Cuando eres nuevo en algo, el éxito es menos probable. Del mismo modo que no puede establecer la expectativa de que un niño se ate los zapatos perfectamente la primera vez. O incluso la décima vez. No puedes mantenerte en el estándar del experto cuando eres un novato. Cuando intentes algo nuevo, adopta la mentalidad de un principiante. Recuerda que eres un novato y date muchas oportunidades para mejorar.
    • Oportunidad de aprendizaje. El miedo al fracaso es uno de los inhibidores más fuertes del aprendizaje. Un ejemplo se describe en el artículo clásico de Harvard Business Review Enseñar a las personas inteligentes a aprender.

      Chris Argyris señala que muchas personas muy exitosas temen al fracaso. Lo temen específicamente porque tienen muy poca experiencia profesional con él. Como resultado, tienden a responder defensivamente al fracaso. Y actúan para evitarlo o evitar reconocerlo.

      En el proceso, pierden la oportunidad de aprender y crecer al probar algo y obtener un resultado diferente al esperado o esperado. Cuando sucede algo que es diferente de lo que esperábamos, podemos aprender mucho sobre la situación y nuestras suposiciones. También estamos preparados para aprender sobre nosotros mismos y cómo manejamos los contratiempos y lo inesperado. Si se siente a la defensiva por un fracaso, reformule la situación preguntándose qué puede aprender.

    • perfeccionismo Si tiene una fuerte vena perfeccionista, puede etiquetar las cosas como fracasos que no lo son.

      Por ejemplo, puede cometer un error durante una presentación en una reunión de alto nivel con los principales líderes de la organización. A pesar de los excelentes comentarios de todos los asistentes, te fijas en el único momento que no salió exactamente como lo habías planeado.

      Cuando te estés castigando por un fracaso pasado, pregúntate: «¿He fallado realmente?» No permitas que lo perfecto sea enemigo de lo bueno.

    • Sesgo sistémico. Dichos sesgos son prácticas o creencias arraigadas dentro de un sistema que ponen en desventaja a diferentes grupos. En el lugar de trabajo moderno, persiste el sesgo sistémico contra las personas de color. También persisten contra las mujeres, las personas con discapacidad y la comunidad LGBTQ+. Para muchos de ellos, puede ser la causa raíz de su fracaso percibido.

      Surya Bonaly fue una de las pocas patinadoras negras en la década de 1990. Fue juzgada con más dureza por no encarnar el ideal de la «princesa blanca» en el patinaje artístico femenino. Los jueces la etiquetaron como «exótica» y dijeron que era «atlética pero no artística».

      La medida en que el sesgo sistémico afectó sus fracasos en los Juegos Olímpicos nunca se puede saber por completo. ¿Ha reflexionado sobre el sesgo sistémico dentro de su sistema que puede ser un factor en la falla percibida?

    • Ambigüedad. Nuestros mundos son cada vez más ambiguos e impredecibles. ¿Quién podría haber anticipado que una pandemia global echaría raíces en 2019? ¿Y cambiar el mundo del trabajo casi de la noche a la mañana?

      Evitar fallas es casi imposible en algunos entornos. Particularmente aquellos que son altamente volátiles, inciertos, complejos o ambiguos (VUCA). Por lo tanto, dése un respiro a usted y a sus colegas si no cumple con una fecha límite o si encuentra algunos errores en un proyecto.

      Puede haber otros factores que causen distracción y estrés. Cuando la ambigüedad está disminuyendo la probabilidad de lograr el objetivo, ajuste los objetivos o dinamice el negocio.

      Trate de erradicar los errores cometidos por descuido o mala planificación, pero también reconozca con qué frecuencia las circunstancias cambiantes pueden alterar los planes mejor trazados. Concéntrese en lo que su equipo puede aprender sobre cómo operar mejor bajo la realidad del estrés, la distracción y la ambigüedad en lugar de lamentarse de que el mundo haya cambiado en torno a su plan perfecto.

    • Prueba y error. Un principio central del pensamiento de diseño es la idea de fallar rápido y aprender del fracaso. Esta mentalidad acepta el fracaso como una parte natural del proceso creativo. La prueba y el error brindan la oportunidad de mejorar continuamente las cosas.

      Como dijo Thomas Edison sobre la invención de la bombilla: «No he fallado. Acabo de encontrar 10,000 formas que no funcionarán». Cuando ve sus fallas como puntos de datos, crea una nueva oportunidad de mejora.

    • Motivación renovada. A veces, un pequeño fracaso se convierte en el contratiempo que desencadena un compromiso renovado con una meta o proyecto. Es posible que inconscientemente hayas puesto la meta en piloto automático o te hayas distraído con otras prioridades.

      El fracaso puede proporcionar un estímulo que agregue energía y motivación donde podría haberse rezagado.

    • Simplemente sin terminar. Esta frase está tomada de la poeta Amanda Gorman. ¿La idea básica? Algo que parece fallido o roto puede ser solo una tergiversación de un proceso inconcluso.

      Da un paso atrás y observa la trayectoria a más largo plazo antes de declarar que algo falló.

    ¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

    Éxito versus fracaso

    Si la definición de fracaso es no lograr una meta, entonces, ¿cumplir una meta es igual a éxito? Hasta cierto punto, sí. Pero esa definición se siente demasiado restrictiva.

    El éxito es psicológicamente más grande que el logro de la meta en sí. Y lo que es más importante, es posible sentirse como una persona exitosa incluso frente al fracaso.

    En un discurso a los estudiantes de patinaje artístico de Harlem, Surya Bonaly dijo: «No tienes que esperar una medalla para cambiar tu vida. Si das el 100%, hiciste lo mejor. Siéntete bien al respecto. Siéntete positivo y siga adelante.»

    Esta cita ejemplifica un diferenciador importante entre los objetivos del proceso y los objetivos del resultado.

    Un objetivo de resultado discutido anteriormente fue correr un maratón en menos de cuatro horas y media. Para lograr ese resultado, el corredor se habría involucrado en los objetivos del proceso a lo largo del camino para hacer que el resultado fuera más probable.

    Habría corrido cinco o más días a la semana. Se unió a un grupo de entrenamiento de maratón. Manejó su ingesta dietética. Compró el equipo necesario. Y dedicó incontables horas a su entrenamiento.

    Pero en nuestra sociedad, no tendemos a reconocer y apreciar los logros de esos procesos. En cambio, hacemos que la sensación de éxito dependa del resultado.

    Seamos realistas: es importante sentirse exitoso. ¿Cuándo te permites sentirte exitoso? Si hace que el éxito dependa solo del logro de los objetivos de resultados, es posible que comience a descubrir que nunca se siente lo suficientemente bien.

    En su lugar, consideremos una definición alternativa de éxito. Donde nos permitimos sentirnos exitosos por todos los esfuerzos que realizamos. En lugar de los resultados.

    El éxito es saber lo que quieres de la vida. Y sintiéndote orgulloso de ti mismo por invertir en lo que es significativo para ti. El éxito y el fracaso pueden ser muy subjetivos. Una mentalidad más abierta puede ayudarlo a replantear su fracaso hacia el éxito.

    Etapas del fracaso

    Con el tiempo, puede cambiar su enfoque para sentirse exitoso a partir de los resultados del proceso. La estructura presentada por el autor de Atomic Habits, James Clear, podría serle útil en ese caso. el esta identificado tres etapas de fracaso:

  • El fracaso de la visión es cuando no tienes claro lo que quieres o tu «por qué» personal. Cuando no sabes lo que quieres de la vida. O si no sientes propósito y significado en tu vida. Entonces podrías estar teniendo una falla en la visión.

    Aquí es donde mirar hacia adentro y concentrarse en su propio bienestar puede marcar la diferencia.

  • El fracaso de las tácticas es cuando sabes lo que quieres pero no tienes un plan claro o efectivo para lograrlo.

    Por ejemplo, tal vez no pudo completar un proyecto porque solo tiene un boceto general y no un plan maestro.

    Incluso aquellos que son efectivos en la planificación estratégica en el lugar de trabajo a veces tienen dificultades. Especialmente con la traducción de esas habilidades en tácticas para el desarrollo personal o de liderazgo. Aquí es donde el seguimiento y el desarrollo de hábitos pueden ser muy efectivos.

  • El fracaso de la estrategia es cuando tienes un plan y lo sigues, pero aun así no logras tu objetivo. Un sinfín de factores podrían estar afectando su éxito. Pueden estar relacionados o no con su plan.

    El fracaso de la estrategia es un momento ideal para emplear sus habilidades de pensamiento de diseño y comenzar a trabajar en la siguiente iteración.

  • Comprender por qué se siente fracasado puede ayudarlo a superar los desafíos a los resultados de su proceso. Quizás estés «simplemente sin terminar». Luego, pensar en esto dará como resultado una «motivación renovada» para lograr los resultados de su proceso.

    Tenga en cuenta que ninguno de nosotros puede evitar el fracaso todo el tiempo. Esa no es la intención.

    Vivimos en un mundo donde nuestro éxito como individuos y equipos depende de que aprendamos más y más rápido para desempeñarnos mejor. Si no estamos fallando, probablemente no estemos tomando suficientes riesgos.

    Con demasiada frecuencia, adoptamos intelectualmente la experimentación y la asunción de riesgos. Pero queremos hacerlo de manera eficiente y limpia sin fallar. Esa no es la intención.

    La intención es ser resistente frente al fracaso. Una persona resiliente utilizará estas fortalezas al servicio del logro de metas:

    • Autocompasión. Muestre bondad hacia usted mismo y hacia los demás involucrados en el fracaso. Concéntrate en la empatía y en mantener el fracaso en perspectiva. Hay una diferencia entre admitir el fracaso y castigarte por ello.
    • Agilidad cognitiva. Esté dispuesto a aprender rápidamente de los fracasos y aprovechar nuevas oportunidades.
    • Mentalidad de crecimiento. Adopte el enfoque de un alumno sin juzgar. Por defecto, respondemos a la defensiva o culpamos. En su lugar, reflexiona profundamente y trata de entender cómo ser diferente en el futuro.
    • Resolución de problemas. Mantente curioso y creativo. Recopilar datos para informar las decisiones y los próximos pasos.
    • Propósito y significado. No tengas remordimientos. Vuelva a conectarse con el significado más amplio detrás de la meta y utilícelo para impulsar nuevos enfoques.
    • Reconocimiento. Agradecemos los esfuerzos que usted y otros han dedicado hasta ahora. Siéntase exitoso sopesando el proceso tanto o más que el resultado.

    No temas al fracaso

    En su última aparición en los Juegos Olímpicos de 1998, Surya Bonaly patinó a través de una lesión en el tendón de Aquiles.

    Sabiendo que sería su última actuación como atleta aficionada, ejecutó a la perfección su característica voltereta hacia atrás. Todo el tiempo sabiendo que era un movimiento ilegal.

    Para ella, en ese momento, ella no se veia a si misma como una victima. Empujar los límites del deporte y expresarse fue más importante que las puntuaciones de los jueces.

    El público le dio una ovación de pie. Los jueces le dieron puntajes bajos.

    Aprendiendo del fracaso

    El fracaso es un gran maestro. Puede ser una lección valiosa para nosotros a largo plazo. Deberíamos ser capaces de examinarlo y sacar lecciones importantes de él.

    Realizar un análisis de fallas y observar las causas fundamentales de nuestra falla es una forma clave de aprender de las fallas.

    Esto es particularmente cierto si sufre una falla compleja en la que la razón de la falla puede no estar clara de inmediato.

    Es bueno saber lo que estamos haciendo bien en nuestros trabajos o negocios. Pero la retroalimentación de fallas nos brinda algo igualmente importante: un proceso de aprendizaje o un momento de enseñanza sobre lo que estamos haciendo mal también.

    A menudo, las pequeñas fallas al principio de un proyecto pueden ser casi como un experimento. Estos fracasos pueden crear innovación que conduzca al éxito futuro.

    ¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

    Realización de un análisis de fallas

    Hay varios marcos diferentes que puede usar para el análisis de fallas. Uno de los más populares es FMEA (modo de falla y análisis de efectos).

    Realizar un análisis de fallas le permite calcular un número de prioridad de riesgo (RPN) para un proceso.

    Un RPN se basa en la gravedad, la tasa de ocurrencia y la tasa de detección de diferentes desafíos que pueden surgir en sus procesos comerciales.

    Para realizar un análisis de fallas del proceso, hay 10 pasos que debe seguir:

    1. Revisa el proceso

    2. Lluvia de ideas sobre posibles modos de falla (causas raíz)

    3. Enumere los efectos potenciales de cada falla

    4. Asignar clasificaciones de gravedad

    5. Asignar clasificaciones de ocurrencia

    6. Asigna clasificaciones de detección

    7. Calcular el RPN (número de prioridad de riesgo)

    8. Desarrollar un plan de acción

    9. Actúa

    10. Calcular el RPN resultante (número de prioridad de riesgo)

    Si desea adoptar un enfoque más estructurado para aprender de su modelo, estos pasos lo guiarán a través del proceso.

    Para obtener una explicación completa de cómo calcular su número de prioridad de riesgo y realizar un análisis de fallas, ver este recurso.

    ¿Qué es el fracaso? ¿Cómo hacemos para aprender del fracaso?

    El fracaso no es inherentemente malo.

    Por el contrario, la mayoría de los fracasos brindan oportunidades increíbles para obtener nuevos conocimientos sobre usted o su trabajo. Y algunos fracasos incluso crean la oportunidad de triunfar.

    Estamos trabajando y viviendo en sistemas cada vez más ambiguos y que cambian rápidamente. Todos tendremos que sentirnos más cómodos cometiendo errores y aprendiendo a fallar mejor. Aprender a fallar es una habilidad que todos podemos practicar.

    Si usted o su equipo están luchando contra el fracaso, considere probar BetterUp Care, una solución integral de salud mental. Está redefiniendo el compromiso de los empleados, la productividad y el crecimiento empresarial.

    Cómo Convertir El Fracaso En Éxito

    Curso Avanzado Para Llevar Tu Vida Al Siguiente Nivel: https://www.sebascelis.com/curso-virtual/exito-personal/ZWJw6OSJZhI ...

    ¿Qué es el fracaso y cómo podemos aprovecharlo al máximo?

    El fracaso es una experiencia común en la vida de todos. Todos hemos experimentado el fracaso en algún momento u otro, ya sea en nuestras relaciones, proyectos laborales o metas personales. Sin embargo, el fracaso no tiene que ser algo negativo. Al contrario, puede ser una oportunidad para crecer, aprender y mejorar. En este artículo, responderemos a las preguntas más frecuentes sobre el fracaso y cómo podemos sacarle el máximo provecho.

    ¿Qué es el fracaso?

    El fracaso se refiere a la falta de éxito en la consecución de un objetivo deseado. Puede ser percibido como una derrota o una decepción. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el fracaso es subjetivo y puede variar de persona a persona. Lo que para algunos puede ser un fracaso, para otros puede ser una oportunidad de aprendizaje.

    ¿Por qué es importante aprender del fracaso?

    Aprender del fracaso es fundamental para nuestro crecimiento personal y profesional. Cuando fallamos en algo, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestras acciones, identificar las áreas que necesitan mejora y adquirir nuevas habilidades. Además, el fracaso nos enseña la resiliencia, la capacidad de superar obstáculos y persistir a pesar de los contratiempos.

    ¿Cómo podemos aprovechar al máximo el fracaso?

    Para aprovechar al máximo el fracaso, es importante cambiar nuestra percepción y actitud hacia él. En lugar de verlo como algo negativo, debemos verlo como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento. Aquí hay algunos consejos para aprovechar el fracaso al máximo:

    1. Acepta tus errores: Reconoce y acepta tus errores. Nadie es perfecto y todos cometemos errores en algún momento de nuestras vidas. El primer paso para aprovechar el fracaso es aceptarlo.
    2. Reflexiona sobre tus acciones: Reflexiona sobre lo que salió mal y analiza tus acciones. Identifica las decisiones que tomaste y aprende de ellas. Pregúntate qué podrías haber hecho de manera diferente.
    3. No te desanimes: No dejes que el fracaso te desanime. Recuerda que el fracaso es una parte natural del proceso de aprendizaje y crecimiento. Mantén una actitud positiva y sigue adelante.
    4. Aprende de los errores de los demás: Observa los errores de otras personas y aprende de ellos. Lee libros, artículos o busca información en páginas web confiables como Wikipedia para obtener más conocimientos.
    5. Establece nuevos objetivos: Utiliza el fracaso como una oportunidad para establecer nuevos objetivos. Aprovecha lo aprendido para enriquecer tu perspectiva y centrarte en alcanzar nuevas metas.

    Conclusiones

    El fracaso es una experiencia inevitable en la vida, pero no debemos temerle. En cambio, podemos aprovecharlo al máximo como una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Aprender de nuestros errores, reflexionar sobre nuestras acciones y mantener una actitud positiva nos permitirá aprovechar el fracaso y convertirlo en un trampolín hacia el éxito. Así que ¡no temas al fracaso, abrázalo y aprende de él!

    Deja un comentario