Metas versus objetivos: Aprende a llevar a tus equipos al éxito

¿Estás buscando la clave para llevar a tus equipos hacia el éxito? La diferencia entre metas y objetivos puede ser la respuesta que necesitas. Aprende a desbloquear el potencial de tus colaboradores y haz que alcancen resultados extraordinarios. ¡Descubre cómo en este artículo!

Metas versus objetivos: Aprende a llevar a tus equipos al éxito

Trabajas con tu equipo día tras día. Aun así, descubrir cómo aprovechar su potencial y mantenerlos en el buen camino son desafíos perennes para todos los gerentes.

Comprender la diferencia entre metas y objetivos es un excelente lugar para comenzar. Aprender el valor de desglosar metas grandes en objetivos medibles y específicos puede ayudar a que su equipo sea más responsable, motivado y estratégico con su tiempo.

¿Qué son las metas?

Una meta es un resultado deseado que es amplio pero alcanzable. Por lo general, los definirá para marcos de tiempo a largo plazo y, por lo general, se refieren a la salud productiva, financiera u operativa general de la empresa. Esto podría incluir la implementación de un nuevo sistema operativo, el aumento de los ingresos de los clientes o la disminución de la rotación de empleados.

Independientemente del tipo que establezca, un método útil para desarrollar objetivos es utilizar el método SMART: específico, medible, alcanzable, realista y con plazos determinados. Usar esas características como su guía significa que crea objetivos claros y planificados estratégicamente.

Aquí hay tres ejemplos de tipos de objetivos.

1. Objetivos con límite de tiempo

Los plazos y los objetivos de tiempo impulsan los objetivos con límites de tiempo. Son útiles para establecer acciones oportunas y los objetivos y plazos específicos los complementan.

El gerente de un equipo de diseñadores gráficos podría establecer una meta con un límite de tiempo para poner al día a los miembros del equipo en inteligencia artificial y prácticas de automatización con varias sesiones de capacitación dentro de un mes.

2. Metas orientadas a resultados

Los objetivos orientados a los resultados se centran en las necesidades comerciales transformadoras. Son estrellas polares que guían pasos medibles más pequeños hacia los resultados finales y, a menudo, estimulan cambios importantes en el desempeño de su departamento o en el plan comercial general.

Dado que una meta orientada a los resultados se enfoca en el panorama general, hay más flexibilidad para ajustar los plazos o cambiar el curso de los objetivos estratégicos o tácticos.

Metas versus objetivos: Aprende a llevar a tus equipos al éxito

Imagina que eres gerente de ventas en una empresa que quiere el 5% de la participación de mercado. Si bien es probable que el liderazgo establezca un marco de tiempo deseado, guiará a su equipo hacia ese objetivo durante el tiempo que sea necesario. En el camino, puede decidir crear nuevos productos, ajustar las estrategias de precios y analizar nuevos indicadores clave de rendimiento (KPI) para alcanzar con éxito el objetivo final.

3. Objetivos orientados a procesos

Los objetivos orientados a procesos se centran en la creación de nuevas políticas internas, sistemas y flujos de trabajo. En lugar de centrarse en un resultado específico, los objetivos orientados a procesos se centran en los métodos que utilizan los equipos para completar el trabajo. Los define para aumentar la eficiencia y la productividad del equipo.

Tal vez sea el editor jefe de una agencia de contenido y necesite mejorar la eficiencia de su equipo de escritores y editores. Un ejemplo de los objetivos que puede adoptar es alinear a todos con una nueva aplicación de flujo de trabajo, crear guías de estilo y desarrollar un canal de mensajería para compartir los comentarios de los clientes.

¿Qué son los objetivos?

Si tus metas son el destino final, los objetivos son tu hoja de ruta. Un objetivo es una acción medible con un objetivo establecido. Por lo general, tienen un límite de tiempo y se crean para desglosar objetivos grandes en pasos pequeños y alcanzables.

Los objetivos efectivos son como un plan de acción. Cambian el enfoque de su equipo de resultados amplios a pasos más manejables y les informan las acciones que deben tomar para alcanzar la meta más grande. Y a medida que marca cada objetivo de la lista de tareas pendientes, puede motivar a su equipo para que continúe alcanzando la meta final.

Aquí hay tres ejemplos de tipos de objetivos.

1. Objetivos estratégicos

Usted crea objetivos estratégicos para dar forma a la visión general de una meta a largo plazo y proporciona a los miembros del equipo estructura, visión y dirección.

Imagina que eres gerente de ventas de una marca de ropa al por mayor. El liderazgo quiere aumentar los ingresos totales por ventas. Para alcanzar ese objetivo de la empresa, aquí hay algunos ejemplos de objetivos estratégicos:

  • Cada agente de ventas debe hacer 10 llamadas en frío semanales a la semana a clientes potenciales

  • Debe identificar cinco productos para agrupar o vender más

  • Debe desarrollar informes de ventas semanales y mensuales para realizar un seguimiento del rendimiento y encontrar patrones.

2. Objetivos tácticos

Los objetivos tácticos se concentran en los entregables a corto plazo y el impacto de completar esas tareas. Este tipo de objetivo alinea los flujos de trabajo a corto plazo con hitos a largo plazo. Y, por lo general, los analiza junto con los KPI para medir los objetivos y ayudar con la toma de decisiones en el futuro.

Supongamos que es un gerente de marketing cuyo equipo produce contenido de redes sociales para varias marcas en Instagram, Twitter y TikTok. Para cumplir con sus cuotas mensuales y los plazos de los clientes, crea objetivos medibles semanales (como redactar 30 publicaciones en redes sociales cada semana) para completar todo el contenido perenne tres semanas antes de la publicación.

En el proceso, descubre que algunos clientes tardan más en responder a las revisiones, por lo que ajusta los plazos para seguir cumpliendo con las cuotas individuales y las fechas de vencimiento de publicación.

Metas versus objetivos: Aprende a llevar a tus equipos al éxito

3. Objetivos operativos

Estos son puntos de referencia diarios, semanales o mensuales a corto plazo que puede usar para implementar una estrategia más grande que une a varios departamentos y mantiene a todos al día.

Imagina que eres un director de proyecto de una empresa de software. Su equipo es responsable de idear nuevas aplicaciones e integraciones para el software existente. Para asegurarse de que su equipo cumpla con el cronograma y se alinee con las iniciativas de marketing y ventas, puede desarrollar los siguientes objetivos para completar un proyecto de tres meses:

  • Identificar el marco de codificación durante la semana uno

  • Desarrollar el 50 % de la codificación en el mes uno, el 100 % en el mes dos y todas las revisiones en el mes tres

  • Corrección de error de código diaria completa

  • Organice registros semanales

4 diferencias clave entre metas y objetivos

Para resaltar las funciones de cada uno, aquí hay cuatro diferencias principales entre metas y objetivos:

  • Marco de tiempo: puede establecer objetivos a corto y largo plazo para su equipo, que generalmente abarcan de 1 a 5 años. Los objetivos son más cortos y se dividen por día, semana o mes.

  • Propósito: define objetivos para establecer su equipo en un curso particular y utiliza objetivos para planificar los pasos para alcanzar el resultado deseado.

  • Alcance: las metas son amplias (como aumentar las ventas), mientras que los objetivos son limitados y específicos (como aumentar los ingresos de un producto específico en un 15 %, reducir los costos del departamento en un 10 % y eliminar las redundancias en un 50 %).

  • Cantidad: debido al alcance de los objetivos, normalmente solo tendrá unos pocos por departamento. Los objetivos no tienen límite. Puede usar tantos como sea necesario para desglosar un objetivo amplio en un proceso tangible.

  • Ejemplo de metas versus objetivos

    Usando los criterios anteriores, dividamos una meta grande en varios objetivos.

    El objetivo: aumentar el tráfico del sitio web en un 50% para fines del cuarto trimestre

    Objetivo estratégico: SE-optimizar todo el contenido web

    Objetivo táctico: Incrementar el contenido publicado semanalmente en un 20%

    Objetivo operativo: adoptar una nueva aplicación de flujo de trabajo para realizar un seguimiento del progreso entre escritores, editores y clientes

    ¿Cómo se combinan las metas y los objetivos?

    Alcanzar una meta sin objetivos medibles es como construir una casa sin un plano. Los objetivos respaldan sus metas con una estructura, visión y estrategia claras.

    Aquí hay cinco formas en que el desarrollo de objetivos para sus metas de trabajo fortalece el éxito del establecimiento de metas de su equipo.

    1. Más fácil de administrar

    Cuando divide metas amplias en objetivos manejables basados ​​en métricas, es más fácil para todos organizar sus esfuerzos y priorizar tareas. Y los objetivos le permiten delegar trabajo, detectar fortalezas y debilidades en su equipo a medida que evoluciona el proceso y evitar que su equipo sienta los impactos del agotamiento a medida que alcanzan pequeños hitos constantemente.

    2. Mayor motivación

    Los estudios relacionan el establecimiento de metas difíciles y específicas con mejor rendimiento, resiliencia y motivación. Pero cuando fallas en alcanzar objetivos elevados, está sujeto a una disminución del estado de ánimo, la autoestima y la motivación. Las metas ambiciosas le dan a su equipo un sentido de propósito y los inspiran a trabajar juntos hacia el éxito. Y tener objetivos más pequeños y más fáciles de lograr significa que se sienten preparados y motivados para lograr estas metas más amplias.

    3. Más rendición de cuentas

    Cuando desglosa una meta profesional en objetivos claros y basados ​​en métricas, facilita la medición y el seguimiento del rendimiento individual y del equipo. Y los KPI asociados con sus objetivos lo ayudan a identificar los puntos débiles y los vínculos débiles que puede hacer que los miembros del equipo mejoren.

    4. Comunicación más fuerte

    Es difícil obtener comentarios y orientación sobre un objetivo elevado (como aumentar los ingresos). Es amplio y está abierto a varios caminos y soluciones potenciales. Puede brindar comentarios más específicos y perspicaces sobre objetivos más pequeños en los que haya definido claramente el éxito y el trabajo necesario para lograrlos.

    5. Menos contratiempos

    Los objetivos permiten que todos en su equipo sepan de qué son responsables. A medida que cada miembro del equipo trabaja en sus objetivos, pueden analizar los cuellos de botella, los desajustes y la confusión en tiempo real. Y documentar y compartir esa información significa que puede evitar errores y contratiempos en proyectos futuros.

    Cómo medir metas y objetivos

    Medir su progreso hacia las metas generales es simple si ha definido objetivos basados ​​en métricas. Aquí hay tres componentes importantes para medir el progreso de su equipo:

  • Identifique KPI relevantes: elija las métricas más adecuadas para analizar sus objetivos finales. Si su objetivo es aumentar los ingresos, observe las métricas de rendimiento relevantes, como la tasa de conversión de ventas, el costo de adquisición de clientes y el margen de beneficio promedio. Cuanto más específicos sean sus datos, más fácil será identificar oportunidades, fortalezas y debilidades en su estrategia.

  • Mida el desempeño anterior: Comprender los éxitos y desafíos pasados ​​lo ayuda a establecer objetivos alcanzables basados ​​en el tiempo. Si es gerente de marketing y sabe que su equipo tarda un promedio de 15 días en crear una nueva propuesta para el cliente, puede establecer objetivos razonables para su equipo y brindar una comunicación clara a su cliente.

  • Desarrolle una estructura: una estrategia clara con un proceso paso a paso lo ayuda a mantener las tareas encaminadas al comprender cómo debe evolucionar el progreso. Esto podría incluir un plan de trabajo detallado, objetivos individuales diarios y reuniones de equipo semanales.

    Metas versus objetivos: Aprende a llevar a tus equipos al éxito

  • Guía a tu equipo hasta la línea de meta

    Cada equipo es único y requiere diferentes estrategias para funcionar como una unidad que trabaja hacia objetivos comerciales más grandes. Y aunque no existe una clave mágica para que todos tengan un buen desempeño, comprender la diferencia entre metas y objetivos puede ayudarlo a crear iniciativas que aprovechen el potencial de su equipo.

    Analice los objetivos actuales de su equipo y divídalos en objetivos diarios, semanales y mensuales más pequeños. Esta estructura y enfoque le darán a su equipo un sentido de propósito. Y lograr cada objetivo les ofrecerá momentos para celebrar que mantendrán a todos motivados y avanzando.

    Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




    Preguntas frecuentes: Metas versus objetivos

    Preguntas frecuentes: Metas versus objetivos

    ¿Cuál es la diferencia entre metas y objetivos?

    A menudo, se confunden los términos «metas» y «objetivos» ya que ambos se utilizan para representar lo que deseamos alcanzar. Sin embargo, hay una sutil diferencia entre ellos.
    Una meta se refiere a un resultado general que se quiere lograr, puede ser a largo plazo y no necesariamente tiene una estructura definida.
    Por otro lado, un objetivo es más específico, medible, alcanzable y con un plazo definido. Los objetivos son más detallados y se utilizan para descomponer una meta en acciones concretas.

    ¿Cómo se determinan las metas y los objetivos?

    Las metas y los objetivos se determinan en función de la visión y la misión de un equipo o una organización. La visión establece la dirección que se desea tomar, mientras que la misión establece el propósito de la entidad.
    Para establecer las metas y los objetivos, es importante considerar el contexto, los recursos disponibles y las limitaciones. Se deben definir metas y objetivos realistas y alcanzables, evitando establecer expectativas demasiado altas o poco realistas.
    También es útil descomponer las metas en objetivos más pequeños y acciones concretas. Esto ayudará a mantener un enfoque claro y a medir el progreso hacia el logro de las metas.

    ¿Cuáles son los beneficios de definir metas y objetivos?

    Definir metas y objetivos claros proporciona numerosos beneficios tanto a nivel individual como de equipo u organización. Algunos de estos beneficios incluyen:

    1. Enfoque claro: Las metas y objetivos brindan direcciones claras sobre lo que se debe lograr, lo que ayuda a evitar la dispersión y a mantener el enfoque.
    2. Medición del progreso: Al establecer objetivos medibles, es posible realizar un seguimiento del progreso y evaluar si se están cumpliendo las metas propuestas.
    3. Motivación: Tener metas y objetivos claros puede generar motivación y compromiso entre los miembros del equipo o la organización.
    4. Alineación: Las metas y objetivos alineados con la visión y misión, ayudan a coordinar los esfuerzos de los miembros del equipo, creando sinergias y optimizando el desempeño.

    ¿Qué estrategias se pueden implementar para alcanzar metas y objetivos?

    Para lograr metas y objetivos, es fundamental implementar estrategias eficaces. Algunas estrategias que puedes considerar son:

    • Establecer plazos y fechas límite para los objetivos.
    • Asignar responsabilidades claras a los miembros del equipo.
    • Ofrecer apoyo y recursos necesarios para alcanzar los objetivos.
    • Realizar un seguimiento y evaluar regularmente el progreso.
    • Celebrar los logros alcanzados y aprender de los desafíos enfrentados.

    Para obtener más información sobre este tema, puedes visitar la página de Metas en Wikipedia en español.


    Deja un comentario