¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos.

¿Te has preguntado alguna vez por qué es tan difícil llevarse bien con todas las personas? En el ámbito laboral, los conflictos pueden surgir en cualquier momento y sin previo aviso. Pero no te preocupes, ¡tenemos la solución para ti! En este artículo, te presentaremos una guía de estilos de gestión de conflictos que te ayudarán a mantener un ambiente armonioso y productivo en tu lugar de trabajo. ¡No te lo puedes perder!

El conflicto es una parte inevitable de cualquier lugar de trabajo, así como en cualquier relación. Ya sea que esté en desacuerdo con un compañero de trabajo, su cónyuge o su mejor amigo, la forma en que maneja esos conflictos marca la diferencia. Es una parte esencial para construir relaciones personales sólidas y mantener relaciones comerciales saludables.

En algunos niveles, cada uno de nosotros tiene diferentes estilos de gestión de conflictos que ayudan a informar cómo reaccionamos ante los conflictos. En BetterUp, esto es algo que discutimos en el proceso de incorporación de empleados.

La forma en que maneja los conflictos en el trabajo puede tener un impacto significativo en el éxito o el fracaso de su organización. Sin embargo, sorprendentemente, se dedica poca atención a este importante tema en la literatura de administración. Aprender a manejar los conflictos en el lugar de trabajo no es fácil. Esto es especialmente cierto si no sabe qué estilo de gestión funcionará mejor con su situación o empleado específico.

No todos los desacuerdos o rechazos caen bajo el paraguas de la insubordinación. Los conflictos pueden surgir de varias fuentes en el lugar de trabajo, desde un desacuerdo sobre la agenda de una reunión hasta la animosidad personal entre dos empleados. Comprender la raíz del conflicto es necesario para resolverlo de manera efectiva.

¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos.

¿Cuál es el objetivo de la gestión de conflictos?

El propósito de la gestión de conflictos en el lugar de trabajo es evitar o gestionar los conflictos de la forma más productiva posible. La comunicación eficaz, la toma de decisiones y la resolución de problemas son componentes clave de la gestión de conflictos. El estilo que funciona mejor para su equipo puede no ser el mejor para otro.

El primer paso para manejar un conflicto es entender con qué tipo de conflicto estás lidiando. Comprender los diferentes tipos de conflictos lo ayudará a comprender mejor cómo abordar cada uno.

Hay dos tipos de conflicto: productivo e insalubre. Lo creas o no, en realidad quieres un conflicto productivo en tu equipo. Cuando los empleados pueden estar en desacuerdo entre sí de manera respetuosa, es una señal de alta seguridad psicológica. Impulsa la innovación, la creatividad y las habilidades para resolver problemas. Aunque el conflicto productivo no siempre es fácil, a menudo es necesario para encontrar las mejores soluciones.

El conflicto malsano a menudo se caracteriza por la ira, el resentimiento o la agresión. Este tipo de conflicto puede envenenar las relaciones. Mientras que los conflictos productivos surgen de un sano respeto mutuo, los conflictos malsanos provienen de la frustración. Una o más partes sienten que no están siendo escuchadas o reconocidas.

La intención de la gestión de conflictos es llevar a todos a un consenso de trabajo. Ahora bien, esto no significa que todos estarán de acuerdo o que no surgirán desafíos en el futuro. Lo que significa es que las personas pueden (juntas) encontrar el mejor camino para avanzar y dejar la conversación con la sensación de haber sido escuchadas y tomadas en serio. Dependiendo de la situación, es posible que deba ajustar su estrategia de manejo de conflictos para llegar a la mejor solución.

¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos.

5 estilos de gestión de conflictos

En algún momento de nuestras vidas hemos aprendido de familiares, amigos, compañeros de trabajo y otros varios métodos para manejar conflictos. Estos métodos a menudo caen en uno de los cinco estilos (o enfoques): acomodar, evitar, comprometer, colaborar y competir. Cada método de manejo de conflictos tiene sus pros y sus contras. Las circunstancias y el resultado previsto determinan si uno (o más) de estos enfoques pueden ser exitosos o apropiados para manejar conflictos.

Servicial

El estilo complaciente es el tipo de estilo de manejo de conflictos al que la mayoría de la gente está acostumbrada. Por lo general, es la forma más fácil de hacerlo cuando se busca un buen término medio. Este estilo a menudo se caracteriza por una confrontación leve y una voluntad de ceder o conceder puntos. Los empleados con este estilo pueden ser vistos como pasivos, reacios a los conflictos y no conflictivos.

El estilo complaciente puede funcionar cuando no hay ganadores claros en una discusión. Sin embargo, no debe utilizarse cuando se ignoran o marginan las necesidades de una persona. Tampoco es aconsejable para situaciones en las que una parte intenta aprovecharse de la otra al no defender sus propios derechos e intereses. Desafortunadamente, un enfoque complaciente probablemente intensificará el conflicto. Puede permitir que la otra parte tenga más espacio para empujar los límites y hacer demandas irrazonables.

Evitando

El estilo de manejo de conflictos por evitación es muy diferente de los estilos acomodaticios. Es un enfoque pasivo en el que uno evita la situación y opta por no hablar. Esto puede ser problemático ya que este estilo puede no proporcionar información u opinión. Esto podría conducir a una falta de comprensión, o a que la persona evasiva no satisfaga sus necesidades.

Es difícil para las personas que tienen un estilo diferente de manejo de conflictos entender este enfoque, ya que es muy diferente al suyo. El estilo de manejo de conflictos por evitación no funciona cuando hay muchas personas involucradas o cuando hay emociones intensas (como la ira) presentes. Si alguien se siente particularmente enojado o frustrado, el enfoque evasivo puede hacer que se sienta rechazado e ignorado. En este caso, la gestión de conflictos implicaría abordar cualquier problema y emoción subyacente. Esto no sucederá si las partes involucradas tratan de evitar la situación por completo.

comprometedor

El estilo de manejo de conflictos comprometido es útil cuando el problema no es grande o cuando las partes están dispuestas a trabajar juntas. Si un problema debe resolverse rápidamente, un compromiso puede llevarlo a la solución más rápida.

Algunos cínicos se refieren al compromiso como «perder-perder», ya que ambas partes generalmente tienen que renunciar a algo que quieren para llegar a un acuerdo. A menudo es ineficaz cuando hay serios desacuerdos sobre cómo resolver el problema.

colaborando

El estilo de colaboración es más apropiado cuando hay muchas partes interesadas. También puede ser útil cuando hay problemas complejos y difíciles o falta de claridad en torno a los límites. Sin embargo, no es la mejor opción cuando no está claro quién es el que toma las decisiones, se necesitan decisiones rápidas o cuando las personas tienen opiniones muy firmes y quieren salirse con la suya. El estilo colaborativo de gestión de conflictos proporciona un entorno seguro para que todas las partes involucradas trabajen juntas para lograr el objetivo. Una fortaleza de este estilo es lograr eso mientras se mantiene la identidad y las necesidades individuales de cada persona.

compitiendo

El estilo competitivo de gestión de conflictos es bastante sencillo: el objetivo es ganar. Sin embargo, ganar puede parecer muy diferente según las partes involucradas y lo que esté en juego.

En el lugar de trabajo, puede surgir un estilo competitivo entre dos empleados que compiten por una promoción. Sin embargo, también podría surgir cuando las apuestas son menos claras. Por ejemplo, un nuevo gerente que siente la necesidad de hacer valer su autoridad podría encontrarse inconscientemente compitiendo con su equipo.

¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos.

Consejos para gerentes

Las habilidades de manejo de conflictos son importantes, pero también lo son los miembros fuertes del equipo que trabajan juntos usando estas técnicas. Un líder necesita un alto grado de inteligencia emocional para navegar los desacuerdos entre las partes en conflicto.

Si desea que su equipo sea productivo y feliz, aquí hay algunas ideas para ayudarlos a evitar conflictos poco saludables:

1. Sea claro acerca de sus expectativas

La falta de claridad puede dar lugar a malentendidos y desacuerdos. Puede ayudar a minimizar la posibilidad de que esto suceda describiendo claramente sus expectativas desde el principio. Una comunicación clara puede ayudar a minimizar los conflictos en el lugar de trabajo.

2. Sé abierto a los comentarios

Cuando los equipos tienen una cultura de retroalimentación, hay un intercambio de ideas fluido. Es menos probable que los miembros del equipo se sientan amenazados cuando alguien no está de acuerdo con ellos. Sea abierto con su equipo acerca de los comentarios. Conviértalo en una parte regular de su comunicación y anímelos a compartir comentarios con usted también.

3. No te tomes las cosas personalmente

Recuerda que trabajo es trabajo. Todos están tratando de hacer algo, y todos tienen factores fuera del trabajo que pueden afectar la forma en que se presentan. Si alguien sale por el camino equivocado, asuma que no tiene nada que ver con usted. Trate de no ponerse a la defensiva o combativo. Si es necesario, tómese un tiempo para calmarse antes de responder.

4. Consigue un entrenador

Hay un montón de beneficios que vienen de trabajar con un entrenador. Pero por mucho que afecte a las personas, los beneficios de una sólida cultura de entrenamiento pueden repercutir en el equipo. Se ha demostrado que el entrenamiento de BetterUp reduce los conflictos dentro de los equipos en un 24 %. No solo eso, sino que los equipos se benefician de una mejor comunicación y una mayor sensación de conexión en el trabajo.

5. No tengas favoritos

Al negociar un conflicto, es importante ser imparcial, incluso si cree que una persona tiene razón. Un buen manager irá a batear por todo su equipo. Si comienza a tener favoritos, inevitablemente creará descontento entre las personas de su equipo.

6. Invierte tiempo en aprender a manejar conflictos

No es necesario que aprenda habilidades de resolución de conflictos sobre la marcha. Considere invertir en capacitación formal en comunicación, mediación o resolución de disputas. Todos los gerentes pueden beneficiarse del trabajo en estas habilidades, ya sea en un entrenamiento grupal o con un entrenador.

7. Sepa cuándo mantenerse al margen

A veces, «no intervenir» es el mejor enfoque. Si los miembros de su equipo están experimentando un conflicto menor, puede que no sea una mala idea dejar que lo hablen ellos mismos. Un gerente que se involucra en cada conversación puede aumentar las tensiones o empeorar las cosas. Por otro lado, permitirles resolverlo podría ayudarlos a desarrollar una mejor relación en el futuro.

¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos.

Cuándo escalar un conflicto en el lugar de trabajo a Recursos Humanos

Así como es importante saber cuándo mantenerse al margen, es importante que los gerentes sepan cuándo escalar un conflicto. Algunas situaciones de conflicto se manejan mejor con recursos humanos. También puede haber ciertos pasos procesales o legales a tomar.

Aquí hay algunas situaciones que absolutamente deben ser llevadas a Recursos Humanos:

– Cuando alguien está siendo maltratado o intimidado en el trabajo

– Cuando se habla de la gestión del desempeño

– Cuando se produce intimidación o acoso en el lugar de trabajo (u otros signos de un entorno de trabajo hostil)

– Cuando existe un posible caso de discriminación

– Cuando hay un conflicto interpersonal entre dos empleados que implica un conflicto repetido, gritos o amenazas.

– Cuando un empleado necesita recibir capacitación sobre cómo hablar con más respeto a los demás

– Si la persona ha venido a usted con una queja sobre otro empleado

Los profesionales de recursos humanos tienen una amplia experiencia con este tipo de situaciones y pueden ayudar a intervenir. Es posible que puedan calmar la situación o tomar las medidas apropiadas. No debe dudar en comunicarse.

Pensamientos finales

La gestión eficaz de conflictos en el lugar de trabajo puede ser un desafío, pero es posible mejorar. Comprender los diferentes estilos de manejo de conflictos de los demás puede ayudarlo a aprender a navegar diferentes situaciones.

Independientemente del estilo que utilice, debe equilibrar la técnica con la inteligencia emocional y la asertividad. Debe ser capaz de integrar puntos de vista, comunicarse con eficacia y calma, y ​​escuchar activamente. Lo más importante es ayudar a su equipo a sentirse escuchado y respetado. Hazle saber a tu equipo que estás de su lado y que el objetivo es resolver los problemas juntos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿No podemos llevarnos todos bien? Una guía de estilos de gestión de conflictos

Las preguntas más frecuentes sobre cómo llevarnos bien con los demás

Los conflictos son inevitables en nuestras vidas diarias, ya sea en nuestras relaciones personales o en el trabajo. Aunque es imposible evitar por completo los desacuerdos, existen diversas estrategias de gestión de conflictos que pueden ayudarnos a mantener relaciones saludables y constructivas con los demás. En este artículo, responderemos a las preguntas más frecuentes sobre cómo llevarnos bien con los demás y cómo gestionar eficazmente los conflictos.

1. ¿Por qué es importante llevarnos bien con los demás?

Llevarnos bien con los demás es fundamental para nuestro bienestar personal y para el funcionamiento de la sociedad en general. Las relaciones sanas y armoniosas nos brindan un sentido de pertenencia, apoyo emocional y satisfacción interpersonal. Además, al tener una buena relación con los demás, podemos trabajar de manera más efectiva en equipos y lograr resultados positivos en nuestras tareas y proyectos.

2. ¿Cuáles son las habilidades clave para llevarnos bien con los demás?

Existen varias habilidades que son fundamentales para llevarnos bien con los demás:

  1. Comunicación efectiva: La comunicación clara y respetuosa es esencial para resolver conflictos. Esto implica escuchar activamente, expresar nuestras necesidades y emociones adecuadamente, y buscar soluciones colaborativas.
  2. Empatía: Ponerse en el lugar de los demás nos ayuda a comprender sus perspectivas y sentimientos.
  3. Resolución de problemas: La capacidad de encontrar soluciones mutuamente beneficiosas nos permite superar los obstáculos y llegar a acuerdos.
  4. Control emocional: Ser capaz de manejar nuestras emociones y actuar de manera calmada y razonable durante los conflictos es esencial para evitar escaladas negativas.

3. ¿Cómo abordar los conflictos de manera efectiva?

Existen diferentes enfoques para abordar los conflictos de manera efectiva, algunos de ellos son:

  1. La negociación: Buscar un punto medio y llegar a acuerdos que satisfagan las necesidades de ambas partes.
  2. La mediación: Contar con un tercero imparcial que ayude a facilitar la comunicación y la búsqueda de soluciones mutuamente aceptables.
  3. La resolución colaborativa: Trabajar juntos para identificar y abordar el problema en función de los intereses y necesidades de ambas partes.
  4. La gestión de conflictos: Utilizar técnicas específicas para reducir tensiones y encontrar soluciones constructivas.

Recuerda que cada conflicto es único y puede requerir diferentes enfoques según las circunstancias. La clave es mantener una actitud abierta y constructiva para encontrar la mejor solución posible.

4. ¿Dónde puedo obtener más información sobre el tema?

Si deseas obtener más información sobre la gestión de conflictos y cómo llevarnos bien con los demás, puedes consultar el siguiente enlace de Wikipedia. Allí encontrarás información detallada sobre los diferentes enfoques y técnicas utilizadas en la gestión de conflictos.

Recuerda que aprender a gestionar los conflictos de manera efectiva es una habilidad que se puede desarrollar con la práctica y la experiencia. Cuanto más nos esforcemos por entender y comunicarnos con los demás, más exitosas serán nuestras relaciones y más armonía podremos disfrutar en nuestras vidas.


Deja un comentario