Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

¿Te has preguntado cómo el juego puede curar y ayudarte a descubrir tu lado más creativo? En este artículo, te hablaremos sobre el poderoso trabajo del niño interior y cómo puede ser clave en tu proceso de sanación y autodescubrimiento. Sigue leyendo y despierta tu lado lúdico para comenzar a vivir una vida más plena y feliz. ¡No te lo pierdas!

Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

Ninguno de nosotros nace adulto. Tenemos que aprender todo a medida que crecemos. Los niños hacen eso de dos maneras increíblemente efectivas: experimentar y jugar. Para los adultos que quieren seguir aprendiendo y creciendo, con alegría, para prosperar en un mundo que cambia rápidamente, podría ser el momento de reconectarse con nuestro niño interior.

Sin embargo, la vida de nadie es perfecta. Para algunos, reconectarse con el aprendiz infantil también puede requerir enfrentar algunas emociones más difíciles. A veces aprendimos lecciones de niños que se interponen en el camino del aprendizaje abierto y la adaptación hoy. Ahí es donde entra el trabajo del niño interior.

Cuando somos niños, actuamos nuestras experiencias, pensamientos, sentimientos y sueños a través de nuestro juego. Nuestra creatividad se convierte en la base de cómo nos preparamos para el mundo real.

La adolescencia es una época de descubrimiento, pero también puede ser dolorosa. A medida que crecemos, comenzamos a desarrollar expectativas del mundo. A veces, esas expectativas nos fallan. Tenemos corazones rotos, tenemos frustraciones, tenemos sueños que simplemente no se materializan. En algún momento, muchos de nosotros dejamos de jugar y comenzamos a dejar que nuestras experiencias dicten quiénes somos y qué queremos.

¿Dónde está la línea que separa la vida adulta de la niñez? Y no sólo un número o una mayoría de edad arbitraria. Después de todo, siempre estamos creciendo. El equilibrio cambia cuando dejamos de jugar. En ese momento, pasamos poco tiempo imaginando lo que podría ser y nos enfocamos en lo que dictan nuestras experiencias.

Muchos de nosotros nunca nos tomamos el tiempo para reconectarnos con estas partes de nuestro interior. Comprender el trabajo del niño interior puede ayudarnos a sanar nuestras heridas de larga data y permitirnos volver a jugar. Este tipo de trabajo desbloquea nuestra creatividad, alegría, pasión y potencial.

Aprende cómo sanar a tu niño interior herido en este artículo.

¿Qué es el trabajo del niño interior?

Imagina que tienes 5 años. Estás en la escuela jugando con los otros niños de tu clase de jardín de infantes. Mientras corres por el patio de recreo, tropiezas y te caes. Los otros niños se ríen de ti.

Es posible que no recuerde exactamente lo que sucedió. Puede que ni siquiera recuerdes quién estaba allí o cuántos años tenías. Pero lo que sí recuerdas es el sentimiento de vergüenza, las lágrimas en tus ojos, el dolor de tu rodilla despellejada. Puede que incluso recuerdes decirte a ti mismo: «Nunca más voy a hacer el ridículo de esa manera».

La rodilla puede haber sanado, pero estás arrastrando las cicatrices a la edad adulta. Ya no tienes el control. Veinte o cincuenta años más tarde, su niño interior de cinco años sigue dirigiendo el espectáculo. Incluso cuando puede ser ventajoso para usted correr un riesgo, no puede dejar de lado lo que sucedió en el patio de recreo, incluso si no lo recuerda.

Cuando comenzamos el trabajo de sanación del niño interior, nos conectamos con una parte de nosotros mismos que es vulnerable e impresionable. Somos capaces de ser tanto el «adulto» como el niño, brindando amor propio incondicional, autocompasión y autosuficiencia.

¿Qué significa sanar a tu niño interior?

Tienes catorce años y se acerca el baile de la escuela. Estás súper emocionado de ir con la persona que te gusta, pero aún no te lo ha pedido. Así que te pones cara de juego, te pones tu mejor atuendo y planeas invitarlos a salir. Pero después de todo eso, descubres que alguien más te ganó.

«Eso es todo», te dices a ti mismo. “Nunca obtengo lo que quiero, así que no tiene sentido intentarlo”.

Esta situación es de lo que están hechas las películas para adolescentes y los libros para adultos jóvenes por una razón. Es una montaña rusa emocional y es parte de la naturaleza humana querer protegerse de ese tipo de dolor. Pero, ¿qué sucede cuando desea ingresar a la escuela de posgrado, solicitar una promoción o solicitar una extensión en sus impuestos?

Cuando comienzas a trabajar para sanar a tu niño interior, retrocedes en el tiempo, emocional y mentalmente, a ese evento traumático. Puedes entender cómo se siente tu niño interior desde la perspectiva de un adulto. Con eso, tu yo adulto puede comenzar a desenredar los mecanismos de afrontamiento que tu yo de catorce (o cuatro) años inventó para protegerte de más traumas.

Beneficios del trabajo del niño interior

El beneficio fundamental del trabajo del niño interior es el desarrollo de la autoconciencia. En más de un millón de sesiones de entrenamiento con nuestros miembros, BetterUp descubrió que las habilidades de aptitud mental se desarrollan en un cierto orden. La primera habilidad a desarrollar es la introspección, y sienta las bases para todos los demás tipos de crecimiento personal y profesional.

A medida que desarrolla una mayor conciencia de sí mismo, algunos de los otros beneficios del trabajo del niño interior incluyen:

  • Comprender cómo el trauma pasado afecta su comportamiento actual
  • Desarrollar mecanismos de afrontamiento saludables
  • Reconectarse con pasiones, sueños y talentos que puede haber dejado de lado
  • Sentirse empoderado y en control de su vida
  • Mejora de la regulación emocional.
  • Aumento de la autoestima, la autocompasión y la compasión por los demás.

¿Qué causa un niño interior herido?

Hay muchas situaciones diferentes que pueden causar un niño interior herido. Piensa en cuando eras más joven. Algunas heridas, como un juguete que querías pero no recibiste, eran relativamente pequeñas. Algunos pueden ser el resultado de abuso físico o negligencia emocional.

Es imposible enumerar todas las circunstancias que tu yo más joven puede haber interiorizado. Sin embargo, es probable que si tiene un trauma infantil, los efectos sean evidentes en su vida actual. Aquí hay algunas señales de que su niño interior necesita curación:

Señales de un niño interior herido

  • Frustración o irritación
  • Grandes reacciones a necesidades insatisfechas
  • Arrebatos infantiles, como hacer berrinches o decir cosas que no sientes
  • Quejarse de que nadie te entiende o no te sientes escuchado
  • Dificultad para explicar sus sentimientos o por qué está molesto (alexitimia)
  • Baja autoestima
  • Un crítico interno particularmente duro
  • Inmadurez
  • Patrones de autosabotaje
  • Miedo al abandono o problemas de compromiso.
  • Desafíos para establecer límites o expresar sus necesidades

Si reconoce alguno de estos patrones en usted mismo, las heridas de la infancia podrían ser las culpables. Ver las formas en que su niño interior necesita apoyo puede ayudarlo a resolver estos patrones como adulto.

Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

¿Por dónde empiezo con el trabajo del niño interior?

No podemos regresar y cambiar el pasado, pero podemos aflojar el control que el pasado tiene sobre nosotros. Aquí hay algunas formas en que puede comenzar el proceso de curación:

1. Escúchate a ti mismo

Cuando te enojas, te frustras o sientes dolor emocional, ¿qué tipo de cosas suceden a tu alrededor? ¿Con quién estás hablando? Prestar atención a estos factores desencadenantes puede ayudarlo a conectarlos con las heridas de la infancia.

Hay otras formas significativas de escucharte a ti mismo. Parte del desarrollo de la autoconciencia es practicar el autocuidado. A veces, cuando nuestras necesidades no fueron satisfechas cuando éramos niños, nos aferramos a esos patrones como adultos. Cuidar de sus propias necesidades puede ser un poderoso acto de amor propio.

2. Meditar

La meditación tiene muchos beneficios, pero uno de los más poderosos es que te enseña a sentarte con emociones difíciles. Aprender a estar presente con tus sentimientos es la mejor manera de desarrollar habilidades de regulación emocional y manejar tus niveles de estrés.

3. Crear un nuevo grupo de cuidadores

Los padres de nadie son perfectos. Una de las cosas divertidas de crecer es que empiezas a darte cuenta de lo despistados que eran tus padres cuando tenían hijos. Incluso cuando han hecho lo mejor que han podido, todos guardamos rencor contra las personas con las que crecimos.

No puedes regresar y decirte las cosas correctas para mejorar las cosas, pero puedes practicar el cuidado personal y la compasión ahora mismo. Decide ser tu propio padre. Cuando sientas que tu niño interior herido se enoja, interfiere en la forma en que desearías que alguien lo hiciera cuando eras joven.

4. Prueba la terapia del niño interior

Si cree que se beneficiaría del apoyo profesional del niño interior, hay profesionales de la salud mental que se especializan en este tipo de terapia. Estos médicos se basan en varias modalidades, como el trabajo de sombras, la teoría del apego, el psicoanálisis e incluso la terapia del arte.

Los terapeutas del niño interior lo ayudan a establecer conexiones entre sus experiencias de la infancia y cómo pueden seguir guiando sutilmente su comportamiento adulto. Es posible que le hagan preguntas sobre recuerdos específicos, sus sistemas familiares internos y los factores desencadenantes que aún lo afectan.

5. Reimagina tu infancia

Muchos tipos de trabajo del niño interior comienzan con una meditación guiada. Estas prácticas están diseñadas para ayudarlo a conectarse con su yo más joven. Se ha comprobado que las técnicas de visualización lo ayudan a mejorar el rendimiento y su capacidad para manejar el estrés.

Cuando se trata de un trauma pasado, es posible que desee trabajar con un terapeuta que esté capacitado en la terapia de desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR). Estos terapeutas pueden guiarlo a través de revivir experiencias pasadas en pequeños bocados para ayudarlo a recontextualizar el trauma. Esto puede ser especialmente útil cuando recordar sus experiencias desencadena el TEPT.

6. Habla con tus seres queridos

Muchos de nosotros guardamos rencor a personas de nuestra familia o de nuestra infancia que nos han hecho daño. Podemos culparlos por ser quienes somos hoy o jurar no ser como ellos. Pero cuando éramos niños, es probable que estuviéramos completamente desconectados de lo que ellos podrían haber enfrentado como adultos.

Hace unas semanas, tuve una conversación con un miembro de la familia a quien quiero mucho, pero que siempre había considerado malo. Cuando nací, ella tenía cuarenta y tantos años, así que nunca pareció que tuviéramos mucho en común. Pero durante esta conversación, escuché historias sobre su infancia y su adultez temprana. Por primera vez, realmente comencé a comprender cuán desafiante había sido su vida, y eso me hizo mucho más comprensivo.

Las luchas de otra persona no justifican el abuso, pero ver tus interacciones con esa persona desde otra perspectiva puede ayudarte a lograr un cierre. Incluso puede ayudarlo a construir, o reparar, relaciones con personas que había descartado.

7. Recuerda cómo jugar

Una de las cosas más tristes de crecer es que dejamos de jugar. Sentimos que para tener éxito, tenemos que ser serios. Dado que parece que hay más en juego y que nuestro futuro parece estar siempre en juego, nos tomamos a nosotros mismos en serio. Pero, lo que es más importante, nos tomamos nuestros errores muy, muy en serio. Empezamos a dejar que el miedo al fracaso nos defina de maneras que no eran imaginables cuando éramos niños.

Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

Creatividad y trabajo

Parte del trabajo del niño interior es sanar tus heridas emocionales, y la otra parte es recuperar el músculo del juego. Como adultos, nuestra creatividad y alegría están bastante fuera de práctica. Dejamos de correr riesgos porque no queremos fallar. Pero si no nos arriesgamos, no aprendemos, por lo que en realidad nos hacemos más propensos a fallar.

El trabajo del niño interior puede restaurar la parte de ti que se sentía libre y sin miedo al fracaso. Una pregunta poderosa para hacerte pensar es «¿Qué harías si no estuvieras preocupado por lo que pensarían los demás?» Es fácil quedar atrapado en las expectativas de otras personas. Pero cuando lo hacemos, dejamos que estas voces ahoguen nuestra propia voz interior y perdemos de vista lo que queremos para nosotros mismos.

La creatividad no se trata solo de divertirse (aunque hemos descubierto que el humor tiene beneficios reales en el lugar de trabajo). El pensamiento creativo fue una de las habilidades más buscadas en 2020. Desafortunadamente, solo el 30% de los empleados dijeron que realmente tenían tiempo para pensar en nuevas ideas.

Nuestra salud mental también afecta directamente nuestra creatividad. El estrés y la ansiedad detienen el pensamiento creativo. BetterUp descubrió que los miembros que informaron niveles más altos de estrés (dentro y fuera del lugar de trabajo) calificaron el pensamiento creativo como algo que requiere más esfuerzo para participar.

Inner Work®, y particularmente el trabajo del niño interior, puede ayudarlo a traer más creatividad a su lugar de trabajo. Tu niño interior se aferra a esas heridas para tratar de mantenerte a salvo. Pero cuando te sientes libre de miedo y timidez, no solo te vuelves más innovador y atrevido. Te vuelves más resistente porque comienzas a confiar en tu capacidad para superar las cosas que no salen como quieres. Y honestamente, eso es adulterar.

Pensamientos finales

Si te sientes frustrado, enojado o estancado, es posible que tu niño interior te pida apoyo. Comprender cómo sus experiencias traumáticas impactan sus elecciones hoy puede ayudarlo a despegarse.

El trabajo del niño interior tiene importantes beneficios emocionales, pero también puede marcar una gran diferencia en tus relaciones y en tu trabajo. En BetterUp, nos esforzamos por ayudar a las personas de todo el mundo a vivir sus vidas con más propósito, claridad y pasión. En un sentido muy real, así es como los niños viven sus vidas, si no con un propósito, ciertamente con claridad y pasión.

Si necesita apoyo en su viaje Inner Work®, comuníquese con BetterUp hoy.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

Cómo el trabajo del niño interior permite la curación y el descubrimiento lúdico

El niño interior es una parte esencial de nuestra psique que guarda recuerdos y emociones desde nuestra infancia. Su trabajo y sanación son fundamentales para nuestro bienestar emocional y el descubrimiento de nuestra esencia lúdica.

El concepto del «niño interior» se ha vuelto cada vez más popular en el ámbito de la psicología y el crecimiento personal. Hace referencia a esa parte de nosotros mismos que aún lleva consigo las experiencias, heridas y alegrías de nuestra infancia. Trabajar con nuestro niño interior nos permite sanar traumas pasados y reconectar con nuestra esencia lúdica, liberándonos de bloqueos emocionales y permitiéndonos vivir una vida más plena y satisfactoria.

1. ¿Qué es el niño interior?

El niño interior representa la parte de nosotros que alberga nuestras memorias y emociones de la infancia. Es esa versión de nosotros mismos que experimentaba el mundo de forma inocente, llena de curiosidad, alegría y creatividad. A medida que crecemos, muchas veces reprimimos nuestro niño interior debido a experiencias dolorosas o mensajes negativos que recibimos.

2. ¿Por qué es importante trabajar con el niño interior?

Trabajar con el niño interior nos permite sanar heridas emocionales del pasado y liberarnos de bloqueos que nos impiden avanzar en nuestra vida. Al reconectar con nuestro niño interior, recuperamos la capacidad de experimentar la vida de forma lúdica, creativa y auténtica. Además, nos brinda la oportunidad de comprender y cambiar patrones de comportamiento y creencias limitantes que se formaron durante nuestra infancia.

3. ¿Cómo se puede sanar al niño interior?

La sanación del niño interior implica hacer conscientes las heridas y emociones reprimidas, y proporcionarles el amor, la atención y el cuidado que necesitaban en su momento. Esto se puede lograr a través de diferentes técnicas terapéuticas como la terapia de juego, la escritura terapéutica, la meditación, la visualización y la expresión artística.

4. ¿Cuáles son los beneficios de trabajar con el niño interior?

Trabajar con el niño interior nos permite experimentar una mayor alegría, creatividad y autenticidad en nuestras vidas. También nos ayuda a desarrollar una mayor compasión hacia nosotros mismos y los demás, ya que al sanar nuestras propias heridas, nos volvemos más conscientes y empáticos con las experiencias de los otros. Además, nos brinda la oportunidad de redescubrir nuestras pasiones y propósitos en la vida, liberándonos de las limitaciones autoimpuestas.

5. ¿En qué momentos de la vida es especialmente importante trabajar con el niño interior?

Trabajar con el niño interior es importante en cualquier momento de la vida en el que sintamos que hay aspectos emocionales y psicológicos que necesitan ser sanados o transformados. Sin embargo, suele ser especialmente relevante en momentos de transición, pérdida, estrés o dificultades emocionales. Estos momentos nos brindan la oportunidad de explorar y abordar las heridas del pasado para poder crecer y evolucionar como personas.

Fuentes:

  1. Wikipedia – Niño interior


Deja un comentario