Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

¿Alguna vez has sentido que no mereces tus logros y que tarde o temprano serás descubierto como un fraude? Si es así, no estás solo. Este fenómeno, conocido como el síndrome del impostor, afecta a muchas personas exitosas en distintos ámbitos de la vida. Sin embargo, ¿sabías que este sentimiento puede convertirse en una ventaja competitiva? Descubre cómo en este artículo.

Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

Una de las principales barreras que impide que los líderes alcancen su máximo potencial es que no les falte el conjunto de habilidades adecuado. Tampoco es experiencia o formación. ¿El mayor obstáculo? Es una falta de confianza en uno mismo.

Tomemos, por ejemplo, a George, un nuevo gerente de alto rendimiento en una empresa de tecnología. George se graduó como el mejor de su clase. Recientemente fue ascendido y ahora supervisa un equipo de otros cinco desarrolladores. A pesar de sus logros y su evidente aptitud, a George le preocupa no tener los conocimientos suficientes para liderar con eficacia.

Luego está María, una ejecutiva consumada que tiene dificultades para iniciar proyectos, especialmente cuando son para el equipo de liderazgo sénior. En la raíz de su problema de dilación está la preocupación de que cualquier pequeño error la expondrá como el fraude que cree que es.

¿Que está pasando aqui? Por qué son empleados de alto potencial ¿Tienes miedo de ser el centro de atención?

Estos temores son el sello distintivo del síndrome del impostor, un fenómeno en el que las personas exitosas dudan de su competencia.

Aunque el término se ha popularizado recientemente en los círculos de liderazgo, el síndrome del impostor fue descrito por primera vez a finales de los 70 por las investigadoras Pauline Clance y Suzanne Imes para referirse a un patrón de insuficiencia observado entre las estudiantes de posgrado. A pesar de los signos objetivos de éxito, estas mujeres informaron sentimientos de “falsedad intelectual”, como si hubieran “tenido suerte” o engañado a alguien haciéndoles creer que eran inteligentes y calificadas. Los estudios han encontrado que más del 70% de las personas reportarán haber experimentado el síndrome del impostor en algún momento de sus carreras.

En el lugar de trabajo acelerado de hoy en día, es difícil no sentirse inadecuado en momentos en que siempre hay algo nuevo que aprender o un nuevo conjunto de habilidades que dominar. La tecnología digital y las redes sociales también hacen que sea más fácil que nunca comparar nuestro éxito con el de los demás, lo que perpetúa un ciclo de dudas. Es comprensible entonces, por qué el síndrome del impostor ha sido apodado el “ansiedad laboral du jour.”

Si bien el síndrome del impostor viene con una buena cantidad de dificultades, es una señal de que tiene un equipo de personas muy inteligentes y motivadas. Aquí le mostramos cómo detectar los signos del síndrome del impostor, junto con lo que puede hacer para contrarrestarlo.

Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

Señales de advertencia tempranas del síndrome del impostor

Si desea un equipo de alto rendimiento, entonces este es un problema que su organización deberá enfrentar.

El síndrome del impostor puede manifestarse en el lugar de trabajo como:

  • Una incapacidad para internalizar los logros y restar importancia a los logros.
  • Un miedo de ser “descubierto” o ser expuesto como inexperto o sin talento
  • Evitación de comentario
  • Reticencia a pedir ayuda
  • Rechazar nuevas oportunidades
  • Segundas decisiones de adivinanza
  • Trabajando demasiado hasta el punto de agotarse para demostrar que eres “suficiente”
  • No poder comenzar o terminar proyectos

En los treinta años transcurridos desde la investigación inicial de Clance e Imes, estudios adicionales han demostrado que el síndrome del impostor es increíblemente común. De hecho, en un estudio de 2014, el síndrome del impostor fue encontrado ser el principal temor de los ejecutivos en todo el mundo, con un 60% diciendo que impactó negativamente en su capacidad para liderar con confianza. Incluso los pensadores más brillantes del mundo confesar a sentirse como fraudes a veces.

Incluso los pensadores más brillantes del mundo confiesan sentirse como un fraude a veces.

Si bien el síndrome del impostor aparece constantemente en todos los géneros y edades, se ve exacerbado por los lugares de trabajo que:

  • Prosperar en la competencia y la comparación (cultura dog-eat-dog)
  • Están marcados por una mala comunicación y expectativas poco claras.
  • Falta diversidad y tutoría que puede reforzar una sensación de aislamiento o “otredad”

El síndrome del impostor puede tener consecuencias de largo alcance para las organizaciones. Cuando las personas de alto potencial se retraen por miedo, pueden limitar su flujo de liderazgo o, peor aún, producir equipos de bajo rendimiento.

Si desea un equipo de alto rendimiento, entonces este es un problema que su organización deberá enfrentar. Después de todo, los sentimientos de duda son una consecuencia natural del éxito. Las inseguridades surgen en respuesta a nuevas experiencias o desafíos, por ejemplo, cuando alguien es ascendido, alcanza un hito importante o logra un gran proyecto. Esto solo se vuelve más intenso a medida que las personas alcanzan nuevos niveles de éxito. En palabras de Aristóteles: “Cuanto más sabes, más sabes que no sabes”.

El problema es que las personas que luchan con el síndrome del impostor tienen percepciones negativas y distorsionadas de sí mismos que pueden afectar su productividad y desempeño. Como líder, puede desempeñar un papel importante en la normalización de estos pensamientos secretos, sacándolos de un lugar de vergüenza, para crear una cultura más positiva, inclusiva y colaborativa.

Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

¿Qué pueden hacer los líderes para contrarrestar el síndrome del impostor?

Fomentar la seguridad psicológica

Terminar con el silencio en torno al síndrome del impostor comienza contigo. Tenga discusiones abiertas sobre cómo la duda acompaña al éxito. Esto ayuda a normalizar el hecho de que los miedos vienen con tomar riesgos e innovar, creando seguridad psicologica.

Mike McDerment, director ejecutivo de Freshbooks, Señala que los líderes fuertes utilizan el síndrome del impostor como una ventaja competitiva. Admitir que no tienes todas las respuestas no te convierte en un fraude. Por el contrario, te ayuda a definir y resolver problemas de manera más eficiente, creativa y colaborativa.

Mostrar lo que significa trabajar como un humano

El síndrome del impostor se asocia con comportamientos como el perfeccionismo y el exceso de trabajo. Claro, es genial tener altos estándares y estar orientado a los detalles, pero nadie gana cuando los miembros del equipo se queman.

Los líderes más efectivos entienden que una buena salud mental y física es clave para el desempeño y capacitan a sus equipos para que también se ocupen de su bienestar. Los empleados necesitan sentir que son valorados como personas integrales con talentos y objetivos únicos, razón por la cual empatía es un atributo principal de los líderes exitosos. Los equipos prosperan cuando las personas se sienten comprendidas, validadas y conectadas entre sí. Este Persona completa Se ha demostrado que la perspectiva impulsa la innovación, el compromiso de los empleados y los resultados comerciales, pero también los recursos psicológicos que sostienen a los líderes de alto rendimiento a lo largo del tiempo.

Aléjese del paradigma de todo el trabajo sin diversión al modelar el manejo efectivo del estrés y la autocompasión. En lugar de planificar reuniones consecutivas, por ejemplo, cree descansos para que todos tengan tiempo para relajarse. tomar vacaciones. Reconoce que no puedes hacerlo todo, y eso está bien. Delegue más en lugar de ser el individualista rudo que lo hace solo.

Reconocer los logros de las personas.

En lugar de alabar la inteligencia o el talento de un miembro del equipo, reforzarse los procesos que utilizaron. Investigación de la psicóloga Carol Dweck muestra que elogiar el esfuerzo (“Trabajaste muy duro en esto”) en lugar de centrarte únicamente en el logro es la mejor manera de acariciar un fuerte sentido de autoestima que evita que el síndrome del impostor se infiltre.

Celebrar el progreso incremental no solo mantiene alta la moral, sino que también ayuda a las personas a internalizar el éxito. Hago que cada uno de mis clientes cree un archivo de fanfarronería, un documento en el que mantienen un registro de sus ganancias en el trabajo, sin importar cuán grandes o pequeñas sean. Esto les ayuda a recordar sus logros con un saludable sentido de orgullo, en lugar de menospreciarlos como resultado de la suerte o las conexiones. Incluso resulta útil en el momento de la revisión del desempeño para ayudar a la persona a prepararse para sentirse dueño de sus responsabilidades.

Utilizar la retroalimentación para el desarrollo

Use herramientas como evaluaciones 360 y retrospectivas para descubrir oportunidades de aprendizaje y desarrollo de una manera orientada al crecimiento. Empoderar a los equipos mediante el uso de comentarios garantiza que se comprendan las expectativas, lo que ayuda a reducir las dudas innecesarias entre los colaboradores individuales.

Susan Tardanico, ejecutiva residente en la Centro de Liderazgo Creativo dice “Se necesita honestidad emocional, introspección y comentarios de los demás para lograr la autoconciencia y la autoaceptación necesarias para combatir el síndrome del impostor”. Apoye a su equipo para que haga un inventario de sus fortalezas, tal vez con la ayuda de un entrenador, que pueda ayudarlos a aprovechar al máximo sus fortalezas. Un buen entrenador ayudará a extraer atributos únicos que hacen que una persona brille en su trabajo y la ayudará a tomar medidas consistentes para desarrollar hábitos que la ayuden a tener éxito en todo su potencial.

Debido a que la identificación de oportunidades de desarrollo puede generar dudas, la entrenadora de BetterUp, Laurenne Di Salvo, guía a sus miembros a través de Las cuatro etapas del aprendizaje de una nueva habilidad.conocido como el Escalera de Competencia Consciente. Es importante darse cuenta de que emprender un desafío o asumir una nueva responsabilidad puede ser una experiencia vulnerable, así que aliente a otros a abordarlo con una buena dosis de autocompasión.

Enfocar el desarrollo como una serie de experimentos de bajo riesgo también puede ayudar. La confianza es una habilidad aprendidadespués de todo, agregar diversión al proceso ayuda a desarrollar la resiliencia para que todos puedan recuperarse un poco más fácilmente cuando inevitablemente ocurran contratiempos.

Crear una cultura de inclusión.

Debe crear un espacio para conversaciones sinceras donde las personas se sientan cómodas hablando sin temor a ser atacadas como incompetentes. para fomentar un clima de inclusiónempiece por establecer reglas básicas de comunicación como:

  • Sin interrupciones
  • Dar a todos el mismo tiempo para hablar
  • Reconocer no solo los errores, sino también los triunfos y las oportunidades de desarrollo.

Todo el mundo puede beneficiarse del apoyo de un entrenador en su trayectoria profesional, pero este tipo de apoyo es especialmente importante para los grupos subrepresentados. La tutoría, los patrocinios y la capacitación en diversidad pueden ayudar a reducir los efectos negativos de sesgo inconsciente y sentirse como un extraño.

Con un poco de esfuerzo, es posible evitar que el síndrome del impostor dañe la autoconfianza de los empleados de alto potencial, especialmente si se hace cargo de liderar desde un lugar de vulnerabilidad y modela la resiliencia.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

Por qué el síndrome del impostor puede ser una ventaja competitiva

El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico en el cual las personas sienten que no son merecedoras de su éxito, atribuyendo sus logros a la suerte o al engaño de los demás. Esta sensación de “ser un impostor” puede afectar negativamente la confianza y autoestima, pero también se ha demostrado que puede ser una ventaja competitiva en algunos casos.

1. ¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es una condición psicológica en la cual las personas dudan de su propio talento y logros, sintiéndose como si fueran impostores o fraudes. A pesar de tener evidencia sólida de su éxito, las personas con este síndrome atribuyen sus logros a factores externos en lugar de reconocer su propia capacidad.

2. ¿Cómo puede ser una ventaja competitiva?

Aunque el síndrome del impostor puede generar sentimientos de inseguridad y duda, también puede impulsar a las personas a esforzarse más y a superarse a sí mismas. Aquellos que experimentan este síndrome tienden a ser perfeccionistas y a dedicar más tiempo y esfuerzo a sus proyectos. Esta mentalidad de superación constante puede ser una ventaja competitiva, ya que los impulsa a destacar en su campo y a lograr resultados excepcionales.

3. ¿Cómo afecta el síndrome del impostor a la autoestima?

El síndrome del impostor puede afectar negativamente la autoestima de las personas, ya que constantemente dudan de su valía y se sienten inferiores a los demás. Sin embargo, también se ha demostrado que superar este síndrome puede fortalecer la autoestima y la confianza en uno mismo. Al reconocer que su éxito no se debe únicamente a la suerte o a engañar a los demás, las personas pueden aprender a valorar sus logros y a confiar en sus habilidades.

4. ¿Cuáles son las estrategias para superar el síndrome del impostor?

Para superar el síndrome del impostor, es importante reconocer y desafiar los pensamientos negativos y autocríticos. Algunas estrategias efectivas incluyen:

  1. Identificar los pensamientos distorsionados: Evaluar los pensamientos negativos y cuestionar su veracidad. Es importante recordar que el éxito no es siempre el resultado de la suerte o el engaño.
  2. Buscar apoyo: Compartir tus sentimientos con amigos, familiares o profesionales de confianza puede ayudarte a obtener una perspectiva más objetiva y realista.
  3. Celebrar tus logros: Reconocer y celebrar tus propios logros te ayudará a fortalecer tu autoestima y confianza.
  4. Aceptar los errores: Entender que los errores son parte del proceso de aprendizaje y crecimiento. Nadie es perfecto y cometer errores es una oportunidad para mejorar.

Para más información sobre el síndrome del impostor, puedes consultar la siguiente fuente en Wikipedia.


Deja un comentario