Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

¿Está buscando mejorar su habilidad para causar una buena impresión? ¡No busque más! En este artículo, le mostraremos cómo desarrollar sus habilidades de autopresentación a través de la gestión de impresiones. Descubra los secretos para proyectar una imagen positiva y segura de sí mismo, ¡y destaque en cualquier situación! ¡Siga leyendo para descubrir cómo convertirse en un experto en la gestión de impresiones!

Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

¿Cuánto vale una primera impresión?

Todos conocemos el valor de una buena primera impresión, pero no muchos de nosotros sabemos cómo crear una estratégicamente. En cambio, tendemos a cultivar dos personas diferentes. Está nuestro yo relajado, cuando no sentimos que tenemos que impresionar. Y luego están los momentos en que estamos «encendidos» y nos volvemos deliberados sobre cada palabra que decimos y cada movimiento que hacemos.

Las redes sociales nos han hecho aún más conscientes del poder de nuestras personas. Y eso no significa que tengamos que ser falsos. Comprender la gestión de impresiones puede ayudarnos a enfatizar las cualidades que queremos destacar y cómo sentirnos más cómodos con los demás.

¿Qué es la gestión de impresiones?

El psicólogo social, sociólogo y escritor canadiense Erving Goffman presentó por primera vez la idea de la gestión de impresiones en la década de 1950. En su libro, La presentación de cada uno en la vida diariaGoffman utiliza la idea del teatro como metáfora de las interacciones sociales humanas.

Su teoría se conoció como el análisis dramatúrgico de Goffman. Proporciona un marco contextual interesante para comprender el comportamiento humano.

Las personas usan la gestión de impresiones para alinear cómo nos ven con lo que queremos. En general, queremos que otras personas piensen en nosotros como confiados, simpáticos, inteligentes, capaces, interesantes y muchos otros rasgos positivos.

Luego “ajustamos” nuestro comportamiento para exhibir estas características para alcanzar una meta deseada. Esto está estrechamente relacionado con la teoría de la autopresentación y, de hecho, las dos ideas a menudo se usan indistintamente.

Ejemplos de gestión de impresiones

Si alguna vez ha visto el musical Chicago, está familiarizado con la idea de la gestión de impresiones.

Nuestra clienta, Roxie Hart, era una adúltera ambiciosa, una personalidad que no la habría hecho muy comprensiva con el jurado durante su juicio por asesinato. En cambio, ella y su abogado seleccionaron cuidadosamente un conjunto de comportamientos, acciones e incluso una historia de fondo que la hacía parecer más simpática e ingenua.

Esta estrategia de gestión de impresiones culminó en la canción, “Ambos alcanzaron el arma.” Su abogado, Billy Flynn, intervino para manejar cada parte de su presentación ante el tribunal, enfatizando que Roxie solo habría disparado un arma en defensa propia.

Fuera de la cárcel del condado de Cook, la gente utiliza estrategias de gestión de impresiones de muchas formas. Estos son algunos ejemplos que podría haber experimentado en el lugar de trabajo:

  • Una persona entra a una reunión. Han tenido una mañana difícil y un viaje aún más difícil. Pero sonríen ampliamente y saludan a cada persona que entra, ocultando su mal humor y agotamiento. Para todos los que miran, están felices de estar aquí.
  • Has estado trabajando en pijama todo el día entre un montón de papeleo y migas de galletas. Antes de unirse a la llamada de Zoom de la tarde, se cepilla el cabello, se pone una camisa limpia y quita las migas del sofá.
  • Un candidato llega a su entrevista de trabajo con varios minutos de retraso. “Lo siento mucho”, dicen sin aliento. “Llegué temprano, pero me enviaron a la oficina equivocada”.

¿Cuál es el punto de esta duplicidad?

Bueno, puede que no sea tan falso. A pesar de una mañana difícil, la primera persona podría estar genuinamente encantada de estar en el trabajo, o podría estar tratando de salvar el día. Es posible que seas extremadamente puntual y termines en el lugar equivocado. Y es totalmente posible que no tengas idea de cómo llegaron allí esas galletas.

Tanto a nivel consciente como inconsciente, somos conscientes de que, en diferentes situaciones, necesitamos enfatizar diferentes aspectos de nuestra personalidad y comportamiento. Eso no significa que no sean ciertas, solo que están ocultas (bajo una capa de polvo de galleta). Tendemos a participar en un autocontrol constante y silencioso que nos hace conscientes de los comportamientos que no se alinean con la forma en que queremos que nos vean.

La conciencia de estas contradicciones internas se conoce como disonancia cognitiva. Es la sensación de incomodidad psicológica que sentimos cuando estamos haciendo algo que contradice nuestras creencias o valores. Por lo general, resolvemos la disonancia cognitiva al tomar una acción que está mejor alineada con nuestras creencias o al cambiar nuestras creencias para justificar nuestro comportamiento.

Entonces, en los ejemplos anteriores, sonreímos, limpiamos o nos disculpamos porque queremos enfatizar nuestra buena naturaleza, profesionalismo y puntualidad. Curamos estos comportamientos para tratar de controlar las impresiones que otros tienen de nosotros.

Con el tiempo, los comportamientos (y los comentarios que recibimos basados ​​en esos comportamientos) informan nuestros autoconceptos. Empezamos a creer que somos la cara que le estamos dando al mundo, y en gran medida lo somos.

Después de todo, un árbol hace ruido si cae en el bosque, incluso si no hay nadie cerca para escucharlo. Pero es difícil entender el impacto del sonido, o ponerlo en contexto, sin una audiencia.

Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

La teoría detrás de la gestión de impresiones

Goffman explicó la teoría del manejo de impresiones utilizando el teatro como metáfora. Nuestro comportamiento en un entorno dado se basa en tres componentes: motivos, autopresentación y contexto social.

Motivos

Adaptamos nuestros comportamientos como un medio para un fin. Es posible que queramos parecer más simpáticos, competentes o atractivos. Las cualidades que decidimos enfatizar son las que creemos que están en línea con el resultado que queremos.

Si presta atención al comportamiento de las personas en diferentes entornos, a menudo puede adivinar lo que quieren lograr. Los comportamientos y cualidades que «juegan» te darán pistas sobre la meta.

Autopresentación

La autopresentación se divide en dos categorías principales: acciones que están alineadas con su propia imagen y acciones que se alinean con las expectativas de la «audiencia». Cuando las personas responden positivamente al yo proyectado, tiene un impacto positivo en nuestra autoestima.

Este efecto se multiplica cuando la imagen deseada se siente congruente con las expectativas de la audiencia. En otras palabras, cuando las personas sienten que pueden aportar todo su ser a la “actuación”, y ese ser es bienvenido y recompensado, se sienten muy bien consigo mismos. En el lugar de trabajo, estas personas tienen una mayor satisfacción laboral, un sentido de pertenencia y una mayor retención.

Contexto social

Nuestra imagen pública también está estrechamente ligada a cómo nos comportamos en situaciones sociales. Informamos nuestra comprensión del comportamiento aceptable e inaceptable (y, por extensión, deseable e indeseable) de acuerdo con el contexto y las normas sociales.

Cuando logramos causar la impresión deseada en un grupo, nos sentimos bien con nuestra posición social.

Gestión de impresiones en el lugar de trabajo

La gestión de impresiones es una habilidad muy importante que se debe tener en el lugar de trabajo. Afecta su influencia social en el trabajo o, en otras palabras, cómo los demás lo perciben a usted y a su empresa.

Cómo utilizan las organizaciones la gestión de impresiones

Las organizaciones lo utilizan tanto para fines internos como externos. Internamente, las empresas quieren ser vistas por la industria como un buen lugar para trabajar. Quieren parecer organizados, capaces, solidarios y económicamente estables. La gestión de impresiones está estrechamente relacionada con la cultura de la empresa.

Las organizaciones también utilizan la gestión de impresiones para fines externos. Esto podría incluir comunicaciones con clientes, socios o inversores. La gestión de la impresión positiva y negativa que una empresa tiene en el público en general suele llamarse relaciones públicas o marketing.

Gestión de impresiones en entrevistas

El escenario clásico de la gestión de impresiones en el lugar de trabajo es la entrevista de trabajo. Tanto los candidatos como los entrevistadores se sienten obligados a tratar de verse «perfectos». Esto significa parecer «auténticamente perfecto», es decir, agradable, competente y, sin embargo, no tan perfecto como para parecer falso.

Las entrevistas también implican un poco de autopromoción. Aunque la autopromoción tiene un poco de mala reputación, a menudo es la mejor manera para que una empresa conozca las habilidades y la experiencia de un candidato. Este tipo de autopromoción puede ayudar a un candidato a dejar una impresión positiva en un posible empleador o cliente.

Tenga en cuenta que esto solo es cierto cuando la autopromoción se basa en la honestidad. Mentir sobre tus habilidades o competencias no te otorga ningún punto de congraciamiento.

Gestión de impresiones interpersonales

Otro uso común de la gestión de impresiones en el trabajo es establecer relaciones con sus colegas. Las personas generalmente tienen una «persona» de trabajo, que abarca una variedad de comportamientos, elecciones de vestuario e incluso temas de conversación.

Si bien todos cambiamos nuestro comportamiento para adaptarnos a diferentes contextos, muchos sienten el cambio que ocurre en el trabajo de manera aguda. Esto se debe a la presión y el alto valor que se le da al capital social en el trabajo, que a menudo agrava otros problemas de pertenencia. Este tipo de gestión de impresiones se denomina cambio de código.

Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

7 técnicas de gestión de impresiones

Las técnicas de gestión de impresiones se pueden utilizar en una variedad de situaciones, desde entrevistas de trabajo hasta eventos de networking. Incluso si sucede inconscientemente, tendemos a adaptar nuestro comportamiento y técnicas a la situación. Según Goffman, existen 7 tipos diferentes de tácticas de gestión de impresiones que utilizamos para controlar cómo nos perciben los demás: conformidad, excusas, elogios, halagos, autopromoción, favores y asociación.

1. Conformidad

La conformidad significa ser aceptado por un grupo más grande. Para cumplir, debe (implícita o explícitamente) respetar las normas sociales y las expectativas del grupo.

Las normas grupales son los comportamientos que se consideran apropiados para una situación o en un conjunto particular de personas. Por ejemplo, si su trabajo puede tener un código de vestimenta casual de negocios, entonces los jeans cortados se sentirían fuera de lugar.

2. Excusas

Las excusas son explicaciones de un evento negativo dadas para evitar (o disminuir) el castigo y el juicio. Hay innumerables ejemplos de excusas, dentro y fuera del lugar de trabajo. Por ejemplo, es posible que escuche que las personas culpan al tráfico cuando llegan tarde a las reuniones.

En términos generales, solo se puede contar con tanto favor social con excusas y disculpas. Una vez que pones una excusa, has cedido un poco de autoridad en las situaciones. Haga esto con demasiada frecuencia y lo verán como poco confiable o como una víctima perpetua.

Dicho esto, el tráfico, los contratiempos y las emergencias realmente ocurren. Comunicar estos cambios de manera proactiva puede contribuir en gran medida a establecer una buena relación, especialmente si demuestra que está dispuesto a superarlo.

3. Aclamación

El reconocimiento público de los logros de alguien a menudo contribuye en gran medida a establecer una buena relación. Cuando aclamas a alguien de esta manera, lo aplaudes por sus habilidades y éxito. Si su equipo está impulsado por el reconocimiento, este sentimiento probablemente inspirará a otros a trabajar duro también. Puede ayudar a incentivar comportamientos específicos.

Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

4. Adulación

La adulación es una técnica que se usa a menudo para mejorar tu relación con alguien a través de cumplidos. Está destinado a hacerte parecer agradable, perceptivo y placentero. Después de todo, ¿quién no querría pasar tiempo con alguien que siempre tiene algo positivo que decir sobre ellos?

Al igual que con las otras técnicas, si no más, la adulación puede fácilmente parecer poco sincera. Fije los comentarios halagadores en elogios específicos y trate de no exagerar. Puede ser útil desarrollar la autoconciencia y preguntarse por qué la está acumulando. ¿Está realmente impresionado o se siente un poco inseguro?

5. Autopromoción

La autopromoción se trata de resaltar tus fortalezas y llamar la atención sobre tus logros. Este fenómeno es especialmente común en entornos comerciales, pero también se ve con frecuencia en las relaciones personales. Debido a que es autodirigido, a algunos les preocupa que «presumir» de sí mismos los haga menos simpáticos.

Puedes eliminar un poco de esta presión buscando espacios donde hablar de ti mismo no solo sea bienvenido, sino esperado. Las redes sociales, las entrevistas de trabajo y los eventos de redes profesionales son excelentes plataformas para practicar la autopromoción. Seleccione al menos un espacio donde pueda poseer toda su gama de logros.

6. Favores

Hacer un favor a alguien, ya sea en los negocios o en la vida cotidiana, cambia la dinámica de poder de una relación. Establece que la persona que hace el favor es «útil» y puede hacer que el destinatario sienta que le debe algo a la otra parte.

Cuando los favores solo vienen con condiciones, las personas se sienten manipuladas y resentidas. Cuando se hacen libremente y con el deseo de ayudar, pueden desarrollar una afinidad mutua en una relación.

7. Asociación

Asociación significa garantizar que cualquier información compartida sobre usted, su empresa y sus socios sea veraz y relevante. Esto es especialmente importante, ya que estar asociado con alguien significa que las impresiones de todos se reflejan en los valores y la imagen de los demás.

A veces, nos asociamos conscientemente con ciertas personas para promover nuestra propia imagen. Algunas personas se conectarán con usted (y usted con otros) con la esperanza de ser presentados a una red más grande de contactos.

Notar la práctica de la gestión de impresiones

La gestión de impresiones es el acto de gestionar cómo te perciben los demás. Es una estrategia social que empleamos para causar una buena impresión en los demás y controlar lo que piensan de nosotros.

La práctica de la gestión de impresiones es común en la sociedad moderna. Es una de las principales formas en que las personas intentan mantener su estatus social y establecerse como individuos dignos. Puede que no seamos conscientes de que lo estamos haciendo, pero, en un momento dado, estamos tomando docenas de decisiones que están influenciadas por lo que otros pueden pensar de nosotros.

Puede aprender a manejar mejor su propia personalidad, prosperar en situaciones sociales y comprender el comportamiento de los demás trabajando con un entrenador. Los entrenadores pueden ayudarlo a comprender qué necesita proyectar más (o menos) para obtener lo que desea y cómo alinearlo con su ser auténtico.

¿Listo para aprender cómo mejorar su influencia, tanto dentro como fuera del lugar de trabajo? Programe una demostración con un entrenador de BetterUp hoy.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

Gestión de impresiones: desarrollar sus habilidades de autopresentación

Gestión de impresiones se refiere al proceso de controlar la percepción que los demás tienen de nosotros a través de nuestra autopresentación. Es una habilidad crucial en el ámbito profesional y personal, ya que una buena gestión de impresiones puede abrir puertas y generar oportunidades.

¿Qué es la gestión de impresiones?

La gestión de impresiones implica la forma en que nos presentamos ante los demás y cómo influimos en la forma en que nos perciben. Esto incluye la forma en que nos vestimos, hablamos, nos comportamos y utilizamos el lenguaje no verbal.

Wikipedia ofrece más detalles sobre el concepto de gestión de impresiones.

¿Por qué es importante desarrollar habilidades de autopresentación?

Las habilidades de autopresentación son fundamentales porque la forma en que nos presentamos puede afectar directamente nuestras relaciones personales y profesionales. Una buena gestión de impresiones puede ayudarnos a causar una impresión positiva, establecer conexiones sólidas y construir una reputación sólida.

Para obtener más información sobre la importancia de desarrollar habilidades de autopresentación, haz clic aquí.

¿Cuáles son algunos consejos para mejorar la gestión de impresiones?

Hay varias estrategias y consejos que pueden ayudarnos a mejorar nuestras habilidades de autopresentación:

  1. Mantén una buena higiene personal: Una apariencia limpia y bien cuidada es fundamental para causar una buena impresión.
  2. Utiliza un lenguaje corporal positivo: Sonríe, mantén contacto visual y adopta una postura segura y abierta.
  3. Habla de forma clara y concisa: Expresa tus ideas de manera efectiva y evita el uso de jergas o tecnicismos innecesarios.
  4. Vístete apropiadamente para cada ocasión: Adapta tu vestimenta al entorno y al evento al que asistas.

Para acceder a más consejos sobre cómo mejorar la gestión de impresiones, consulta este enlace.

¿Cómo puedo practicar y mejorar mis habilidades de autopresentación?

La práctica es fundamental para mejorar las habilidades de autopresentación. Aquí tienes algunas sugerencias para empezar:

  1. Participa en actividades de oratoria: Unirse a un club de debate o tomar clases de comunicación puede ayudarte a ganar confianza y habilidades de presentación.
  2. Pide retroalimentación: Solicita a tus amigos, familiares o colegas que te brinden comentarios honestos sobre tu presentación y cómo puedes mejorarla.
  3. Observa y aprende de los demás: Presta atención a cómo las personas exitosas gestionan sus impresiones y aplícalo a tu propio estilo.

Para obtener más información sobre cómo practicar y mejorar tus habilidades de autopresentación, te invitamos a leer este artículo de Wikipedia.


Deja un comentario