Cambia tus creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

¿Estás buscando desbloquear tu máximo potencial? ¡No busques más! En este artículo te presentamos la clave para lograrlo: cambiar tus creencias fundamentales. Descubre cómo repensar tu enfoque y abrirte a nuevas posibilidades, transformando tu vida por completo. ¡Prepárate para liberar tu verdadero potencial y alcanzar tus metas más ambiciosas!

Cambia tus creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

Si alguna vez te ha resultado difícil cambiar de opinión frente a evidencia contradictoria o te has dado cuenta de que te autosaboteas relación tras relación, es probable que estés luchando con tus creencias fundamentales.

Las creencias fundamentales están profundamente arraigadas y son difíciles de cambiar. Y eso a menudo está bien, ya que puede tener muchos saludables y positivos. Pero a veces, las creencias fundamentales negativas le impiden tener una mente abierta y aceptar otras perspectivas.

Identificar y cambiar sus creencias fundamentales más dañinas es un desafío, pero el arduo trabajo vale la pena cuando se siente empoderado y libre para perseguir el futuro que desea.

¿Qué son las creencias fundamentales?

Las creencias centrales (a veces llamadas “esquemas cognitivos”) son suposiciones profundamente arraigadas sobre la vida. Incrustas estas creencias tan profundamente en tu psique que probablemente no te des cuenta de ellas, pero se revelan indirectamente a través de tus patrones de pensamiento, emocionales y de comportamiento.

Hay tres tipos de creencias fundamentales:

  • Creencias sobre uno mismo
  • Creencias sobre otras personas.
  • Creencias sobre el mundo

La calidad emocional de estas suposiciones puede ser positiva («Soy amable»), negativa («No valgo nada») o neutral («la vida es impredecible»).

¿De dónde vienen las creencias fundamentales?

Creencias fundamentales forma en la infancia y la adolescencia mientras tratas de darle sentido al mundo basado en tus experiencias limitadas. Su dinámica familiar, los medios que consume y sus compañeros afectan las creencias fundamentales que forma a una edad temprana.

Si tus padres te castigaban a menudo por llorar cuando eras pequeño, podrías desarrollar la suposición central de que no es seguro expresar tus emociones. Y si tuviste una infancia cálida y amorosa, podrías formar el pensamiento central de que todas las personas son amorosas y amables.

Las creencias fundamentales son tenaces. Perseveran frente a poca o ninguna evidencia, y las personas pueden aferrarse a estos patrones durante toda su vida. Si formó la creencia central «No es seguro expresar emociones» cuando era niño, es probable que tenga problemas para abandonar la suposición más adelante cuando se encuentre en un espacio emocionalmente seguro.

Incluso si sus creencias fundamentales restringen su forma de pensar, originalmente cumplían una función importante. Un niño que desarrolló la creencia central negativa «No soy amable» probablemente dejó de buscar el amor de los demás porque es doloroso que lo rechacen continuamente.

La creencia protege al niño contra más dolor. Pero estas suposiciones a menudo son falsas: el niño es adorable, incluso si sus padres no supieron demostrarlo, por lo que vale la pena evaluar y redefinir el tuyo para vivir una vida más auténtica y menos restringida.

Cambia tus creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

¿Cómo influyen las creencias fundamentales en sus pensamientos y comportamiento?

De acuerdo con el modelo cognitivo de la psicoterapia (que constituye la base de la terapia cognitiva conductual (TCC), hay cuatro niveles de cognición:

  • Creencias fundamentales
  • creencias intermedias
  • Distorsiones cognitivas
  • pensamientos automáticos
  • Las creencias centrales son el nivel más profundo, las creencias centrales. Las creencias intermedias son las «reglas» de comportamiento que seguimos para cumplir con estas creencias fundamentales. Si una creencia central es «No soy lo suficientemente bueno», eso podría traducirse en la creencia intermedia «Tengo que sobresalir en todo para demostrar que soy lo suficientemente bueno».

    Las distorsiones cognitivas son patrones de pensamiento problemáticos derivados de creencias centrales e intermedias. Las distorsiones cognitivas comunes son el pensamiento de todo o nada, generalizar en exceso y culpar a los demás.

    Entonces, la creencia intermedia «Tengo que sobresalir en todo para demostrar que soy lo suficientemente bueno» podría llevarlo a sentirse devastado si obtiene el segundo lugar en una competencia (pensamiento de todo o nada), creer que su gerente lo despedirá por un pequeño error (catastrofismo) o culpar injustamente a su jefe por una evaluación de desempeño deficiente.

    Los pensamientos automáticos vienen a la mente inmediatamente cuando suceden las cosas y, a menudo, reflejan distorsiones cognitivas. Alguien que teme perder su trabajo por un pequeño error podría darse cuenta de que ha estropeado algo y pensar: «Tengo que ocultar esto a toda costa».

    Tus pensamientos dan forma a tu comportamiento a través de tus emociones. Entonces el pensamiento “tengo que esconder esto a toda costa” te hace sentir miedo y vergüenza, llevándote a esconder tu error. Y debido a que oculta el error, nadie se entera, por lo que nunca se entera de que su gerente no lo habría despedido, lo que afirma el comportamiento y perpetúa la suposición central.

    Ejemplos de creencias fundamentales

    Las creencias básicas comunes sobre uno mismo son:

    • soy adorable
    • estoy fundamentalmente bien
    • mis opiniones importan
    • Soy lo suficientemente atractivo para encontrar pareja.
    • merezco felicidad
    • Puedo cumplir con las expectativas
    • mis necesidades son importantes
    • soy inteligente
    • soy capaz
    • soy fuerte
    • soy digno
    • soy desagradable
    • hay algo mal conmigo
    • mis opiniones no importan
    • Soy demasiado feo para encontrar pareja.
    • no merezco la felicidad
    • Nunca estaré a la altura de las expectativas
    • Mis necesidades son lo último
    • no soy inteligente
    • no soy lo suficientemente competente
    • Estoy débil
    • No valgo nada

    Las creencias básicas comunes sobre los demás son:

    • todos son de confianza
    • Todos son buenos en el fondo
    • La gente trabajará para entenderme.
    • La gente me ayudará cuando lo necesite.
    • la gente se preocupa por mi
    • todo el mundo no es de fiar
    • En el fondo, las personas solo se cuidan a sí mismas
    • la gente no me entiende
    • Nadie me ayudará cuando lo necesite.
    • La gente está fuera para atraparme

    Cambia tus creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

    Las creencias básicas comunes sobre el mundo son:

    • La vida es divertida
    • El mundo es un lugar seguro.
    • El universo siempre proveerá
    • Los padres deben ser indulgentes
    • Nadie puede quitarme lo que he ganado.
    • La vida es dura
    • El mundo es un lugar peligroso
    • Nunca hay suficiente para todos
    • Los padres deben ser estrictos.
    • Eventualmente, perderé todo lo que tengo.

    Las creencias básicas positivas pueden ser tan disfuncionales como las negativas. “Nadie puede quitarme lo que tengo” podría hacerte pensar que tienes más derecho que los demás, y “Todo el mundo es bueno en el fondo” podría resultar en una mayor decepción.

    Cómo identificar tus creencias fundamentales

    Una forma común de acceder a los supuestos básicos es el «técnica de la flecha hacia abajo”, que rastrea los pensamientos automáticos hasta sus raíces. Cuando aplica la técnica de la flecha hacia abajo, usa preguntas para descubrir las capas debajo de los pensamientos automáticos a nivel superficial.

    Para comenzar, elija un evento que provocó un comportamiento reactivo o un pensamiento en el que le gustaría concentrarse. Luego, use el siguiente conjunto de preguntas para profundizar hasta que toque el tema fundamental:

    • ¿Qué me preocupa de esta situación?
    • ¿Que es lo peor que puede pasar?
    • ¿Qué significaría eso?
    • ¿Así que lo que?
    • ¿Por qué me molesta eso?
    • ¿Qué diría eso de mí?
    • Si eso fuera cierto, ¿qué significaría?
    • ¿Por qué sería tan malo?

    Digamos que está experimentando ansiedad por la presentación de trabajo de la próxima semana y su diálogo interno negativo lo está superando. Pasarías por una secuencia como esta:

    P: ¿Qué me preocupa de esta situación?

    R: Podría olvidar algo o decir algo estúpido.

    P: ¿Qué es lo peor que podría pasar?

    R: Perderé credibilidad con mis colegas.

    P: ¿Qué significaría eso?

    R: Todo el mundo descubriría que no sé de lo que estoy hablando.

    P: ¿Y qué?

    R: Se darán cuenta de que no soy lo suficientemente bueno para trabajar aquí.

    Una vez que se dé cuenta de que su creencia central es «No soy lo suficientemente bueno», puede abordar por qué piensa esto y usar información como sus logros o elogios que le ha dado su gerente para rechazar esta creencia central.

    Cambia tus creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

    Practica esta técnica tantas veces como quieras para construir una lista de creencias. Luego, evalúe cada uno, eligiendo en cuál trabajar primero. Puede elegir el que sienta que más lo está frenando o comenzar suavemente con el que se sienta más abierto al cambio.

    Y si está satisfecho con algunas de las suposiciones y no quiere cambiarlas, también está perfectamente bien.

    Cómo cambiar tus creencias fundamentales

    Identificar una creencia central es un gran primer paso para cambiarla. Hacer que una creencia sea consciente le quita gran parte de su poder para mover los hilos entre bastidores.

    Las personas generalmente trabajan con un terapeuta cognitivo conductual para cambiar las suposiciones básicas, pero puede experimentar siguiendo los pasos a continuación. Cada paso aborda el ejemplo de la creencia central «No merezco la felicidad».

    1. Mapea su alcance

    Las creencias fundamentales generalmente afectan varias áreas de su vida. Tómese un tiempo para reflexionar y escriba varias formas en que la creencia lo limita en el trabajo, en sus relaciones y en su enfoque general de la vida. Registre los tipos de pensamientos negativos automáticos que provoca, qué emociones negativas provoca y cómo afecta su comportamiento.

    También podría anotar algunas de las creencias intermedias (“reglas” de comportamiento) que sigue debido a esta suposición. Si está trabajando con la creencia central «No merezco la felicidad», las reglas podrían verse así:

    • No debería hacer las cosas que sé que me hacen profundamente feliz
    • Debo centrarme en lo negativo en cualquier situación en la que tenga emociones encontradas.
    • Debo mantener relaciones con personas que no me tratan bien.
    • Debería aceptar trabajos por el salario, no porque los encuentre intrínsecamente gratificantes

    2. Localiza su origen

    Si puede, rastree su creencia central hasta su origen. Quizás se originó en la dinámica familiar, un evento traumático específico o una combinación de ambos. La creencia central “No merezco la felicidad” podría tener raíces en algo que hiciste en el pasado.

    O podría provenir de un amigo competitivo que te derribó cuando te vio feliz.

    3. Reconocer su función

    Incluso las creencias centrales más disfuncionales cumplieron originalmente un propósito: proteger una vulnerabilidad.

    Incluso si una suposición central está haciendo que su vida sea miserable en este momento, darse cuenta de que proviene de un lugar de autoconservación lo ayuda a ser más compasivo consigo mismo y a adoptar una perspectiva más objetiva y menos reaccionaria.

    Envíe validación y amor a su niño interior por crear la vieja creencia. Incluso podrías realizar un ritual o escribir en tu diario para agradecer a la suposición por protegerte, asimilar su sabiduría y dejarla ir.

    4. Diseña una nueva creencia fundamental

    Formular una nueva creencia implica más que revertir la antigua. En lugar de reemplazar un sistema de creencias simplista con otro, desea reformular la creencia de una manera que permita la sutileza y la complejidad.

    Invertir «No merezco la felicidad» te daría «Merezco la felicidad». Eso es una mejora, pero es demasiado general. Creer que mereces la felicidad todo el tiempo puede llevarte a priorizar tus sentimientos sobre los de los demás o a comportarte de manera legítima.

    En su lugar, elige un pensamiento más realista, como «Estoy abierto a la felicidad» o «La felicidad está disponible para todos».

    5. Recoge evidencia

    Recopile evidencia en contra de la antigua creencia, a favor de la nueva creencia, o ambas. Para desafiar la antigua suposición, regrese a la lista de «reglas» que escribió en el paso uno y elija una para experimentar. Luego, desafíe la creencia rompiendo deliberadamente una de las reglas y observando lo que sucede.

    Para recopilar evidencia a favor de la nueva suposición, comience por adoptarla temporalmente. Si está trabajando con la nueva creencia central «Estoy abierto a la felicidad», puede notar que se vuelve más receptivo a las personas felices y que presta más atención a las gradaciones sutiles de sus propias emociones positivas.

    A medida que se acumula la evidencia de su nueva creencia, se vuelve más y más fácil de mantener.

    Cambia tus creencias fundamentales para cambiar tu vida

    En el peor de los casos, las creencias fundamentales pueden llevar a las personas al autosabotaje, permanecer en situaciones miserables y sentirse atrapadas en patrones de pensamiento viciosos. En el mejor de los casos, limitan la forma en que te comprendes e interactúas contigo mismo y con el mundo.

    Pero con trabajo duro y autoconciencia, puede detener el pensamiento negativo y construir una base sólida que respalde su salud mental y su bienestar en el futuro.

    Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

    Preguntas frecuentes sobre el cambio de creencias fundamentales para desbloquear todo tu potencial

    1. ¿Qué son las creencias fundamentales?

    Las creencias fundamentales son los valores, pensamientos y convicciones arraigadas que tenemos sobre nosotros mismos, los demás y el mundo que nos rodea. Estas creencias moldean nuestra percepción, actitudes y comportamientos, y pueden ser tanto positivas como limitantes.

    2. ¿Por qué es importante cambiar nuestras creencias fundamentales?

    Es importante cambiar nuestras creencias fundamentales porque estas creencias son las que determinan nuestro enfoque y perspectiva en la vida. Si tenemos creencias limitantes como «no soy lo suficientemente bueno» o «no merezco el éxito», estaremos creando barreras y obstáculos en nuestro camino hacia el crecimiento personal y el logro de nuestros objetivos.

    Referencia externa: Fuente: Wikipedia – Creencia

    3. ¿Cómo podemos cambiar nuestras creencias fundamentales?

    Para cambiar nuestras creencias fundamentales, es importante identificarlas primero. Luego, podemos desafiar y cuestionar estas creencias, encontrando evidencia que las contradiga y reemplazándolas por creencias más fortalecedoras y realistas. También podemos recurrir a técnicas como la reprogramación neuro-lingüística (PNL) y la visualización para ayudar en este proceso de cambio.

    4. ¿Cuánto tiempo lleva cambiar una creencia fundamental?

    El tiempo requerido para cambiar una creencia fundamental varía de persona a persona y depende de varios factores, como la profundidad de la creencia arraigada y la disposición de la persona para desafiar y cambiar sus pensamientos. Cambiar una creencia fundamental puede llevar semanas, meses o incluso años de trabajo constante y compromiso.

    5. ¿Qué beneficios trae cambiar nuestras creencias fundamentales?

    Cambiar nuestras creencias fundamentales puede tener numerosos beneficios en nuestra vida. Al cambiar las creencias limitantes por creencias más empoderadoras, podemos liberar nuestro verdadero potencial y alcanzar mayores niveles de bienestar personal, éxito y satisfacción. También nos permite superar obstáculos y desafíos con mayor confianza, mejorar nuestras relaciones con los demás y abrirnos a nuevas oportunidades.

    Referencia externa: Fuente: Wikipedia – Crecimiento personal

    1. Conclusión:

    Cambiar nuestras creencias fundamentales no es un proceso fácil, pero es esencial para desbloquear nuestro máximo potencial. Al cuestionar y reemplazar las creencias limitantes, podemos transformar nuestra mentalidad y abrir un mundo de posibilidades. Recuerda que el cambio requiere tiempo, esfuerzo y perseverancia, pero los beneficios que obtendrás en tu vida personal y profesional valen la pena.

    Deja un comentario