Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

Lidiar con el duelo privado de derechos puede ser una experiencia abrumadora y dolorosa. Pero no estás solo en este viaje de sanación. En este artículo, te presentamos los 5 pasos clave para comenzar a sanar de esta situación y recuperar tus derechos. ¡No te lo pierdas!

Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

El duelo es muy personal.

El duelo puede fluctuar dentro y fuera de su cuerpo, sintiéndose más como un flujo y reflujo transitorio que se mueve a través de su sistema nervioso. Un día, puede sentir que finalmente ha regresado a su yo «normal», mientras que más tarde esa semana, sentirá que lo invade una ola de tristeza y pérdida.

Otras veces, puede sentir que su dolor por cierta pérdida ha quedado atrás. Pero tal vez un día, tal vez incluso años después de experimentar una pérdida, aparezca en su vida cotidiana sin previo aviso ni causa.

Experimentar cualquier tipo de pérdida puede resultar en este sentimiento abrumador de dolor, ya sea la muerte de un ser querido, la pérdida de una mascota o la pérdida o el cambio en una relación.

Para algunos, puede ser difícil identificar el duelo debido a las presiones sociales sobre lo que es o no aceptable para el duelo. Sabemos que no todos los duelos se tratan por igual. De hecho, apenas estamos comenzando a comprender los muchos tipos de pérdidas que pueden desencadenar reacciones de duelo.

En estos últimos dos años, hemos experimentado colectivamente nuevas oleadas de dolor y trauma. Es innegable que la pérdida de vidas debido a la pandemia ha provocado una increíble cantidad de dolor para millones de personas en todo el mundo. Una encuesta de marzo de 2021 informó que 1 de cada 5 estadounidenses perdió a un pariente o amigo cercano a causa de la COVID-19. También se estima que por cada pérdida, nueve parientes cercanos o amigos están pasando por un duelo.

pero sabemos millones también han experimentado pérdidas en las conexiones sociales, la previsibilidad, la normalidad, el control, la justicia y la interrupción masiva de nuestro bienestar y salud mental.

La Asociación Estadounidense de Psicología cita este dolor, trauma y ansiedad colectivos como resultado de la pandemia. Esto ha llevado a esta crisis psicológica experimentada por la mayoría, si no todas, las personas que viven en este mundo.

Contra este telón de fondo de esta crisis psicológica hay trauma y duelo colectivos. Más importante aún, este es un tipo de duelo que la sociedad tradicionalmente no ha considerado digno de reconocimiento.

En un momento en que el mundo experimenta colectivamente un aumento del dolor y la pérdida, es imperativo apoyarse unos a otros y reconocer que todo dolor es válido. Aumentar nuestra comprensión de los diferentes tipos de duelo es más importante que nunca.

Sin reconocer, reconocer y apoyar todos los tipos de duelo, nos estamos privando de nuestros derechos, de nuestros seres queridos y de todos los que nos rodean que han sufrido una pérdida significativa.

Exploremos qué define el duelo privado de derechos y las experiencias del doliente privado de derechos. También profundizaremos en formas de apoyar a aquellos que pueden sentir que no tienen permiso para llorar como deberían.

¿Qué es el duelo privado de derechos?

El duelo privado de derechos ocurre cuando el duelo que sientes no es apoyado por la sociedad o reconocido como legítimo. También conocido como duelo oculto o tristeza, el duelo privado de derechos a menudo no se reconoce, valida o comprende.

Esta falta de validación o comprensión puede inhibir profundamente el proceso de curación de una persona que navega por este concepto de duelo privado de derechos. Al final, agrega varias capas de complejidad al proceso de duelo.

Kenneth Doka, Ph.D.escribió en su libro — Disenfranchised Grief: Recognizing Hidden Sorrow — que este tipo de duelo ocurre cada vez que alguien siente que la sociedad le ha negado su “necesidad, derecho, rol o capacidad de duelo”.

Los dolientes privados de sus derechos sienten que no pueden reconocer abiertamente o llorar públicamente su dolor. Esto da como resultado impactos negativos en la salud mental, como mayor soledad, ansiedad, depresión y vergüenza.

En un momento en que las personas necesitan más apoyo y comprensión, a los dolientes privados de sus derechos no se les da permiso para llorar. Según los estándares sociales, su dolor queda invalidado. Una falta de apoyo social y recursos que son tan cruciales para cualquier persona mientras navega por el duelo y el proceso de curación.

Para las personas que experimentan un duelo privado de sus derechos, es difícil no hacer comparaciones con otras experiencias de duelo pasadas. Por ejemplo, la pérdida de una relación (como un divorcio o una ruptura) puede resultar en poco o ningún apoyo de amigos y familiares.

Sin embargo, si una persona perdió a un ser querido a principios de ese año, es posible que se haya encontrado con tarjetas, comidas caseras y llamadas o mensajes de texto nocturnos. Los dolientes privados de sus derechos pueden cuestionar esta comparación y, en última instancia, sentir una falta de reconocimiento y apoyo.

¿Cuál es la diferencia entre el duelo normal o sin complicaciones, el duelo complicado y el duelo privado de derechos?

No todos los duelos son iguales. Existen algunos diferenciadores clave entre los tres tipos de duelo: duelo normal (o sin complicaciones), complicado y privado de derechos. Miremos más de cerca.

  • Duelo normal (o sin complicaciones). El duelo normal es el respuesta natural al duelo. Las personas pasan por las cinco etapas del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Eventualmente, esto resulta en llegar a un acuerdo con su pérdida.
  • Duelo complicado. Para algunas personas, los sentimientos de pérdida son debilitantes y no mejoran incluso después de que pasa el tiempo. Aveces llamado trastorno de duelo complejo persistente, las emociones dolorosas son tan duraderas y severas. Esto hace que muchos tengan problemas para recuperarse de la pérdida y reanudar su vida.
  • Duelo privado de derechos. El duelo privado de derechos es cuando su duelo no encaja en la actitud más amplia de la sociedad sobre cómo lidiar con la muerte y la pérdida. A menudo, esto da como resultado una falta de apoyo y simpatía social que inhibe a una persona de moverse a través de las etapas del duelo.

No importa qué tipo de pérdida haya experimentado, su duelo es válido.

En el caso del duelo privado de derechos, esta falta de reconocimiento y apoyo social puede prolongar el dolor emocional relacionado con el duelo. Agrega otra capa de complejidad a un proceso de duelo ya complicado.

Con el tiempo, sin el apoyo o los recursos adecuados, el duelo privado de derechos puede convertirse en un duelo prolongado o complicado. Si esto persiste, potencialmente conduce a la necesidad de ayuda profesional.

Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

Causas del duelo privado de derechos

Hay una serie de causas que conducen al duelo privado de derechos, todas las cuales están arraigadas en las normas sociales. Las normas sociales establecen expectativas para las reacciones de duelo, ritos y rituales de duelo. Estos pueden variar según la sociedad, la religión, la nacionalidad u otros factores familiares.

Por ejemplo, en muchas familias hispanas, dice Doka, los padrinos son muy importantes. “Incluso llamamos a los padrinos ‘compadres’ y ‘comadres’, que literalmente significan ‘ser padre con’ o ‘ser madre con’. Pero si un padrino muere, la mayor parte de la sociedad simplemente se encogerá de hombros”.

Los escenarios de duelo privados de derechos no se alinean con las expectativas sociales. A menudo se malinterpretan, se subestiman y se invalidan. Al observar los escenarios de duelo comunes que experimentan los dolientes privados de sus derechos, podemos identificar cinco temas clave.

Falta de reconocimiento de la relación.

Ya sea que se trate de una ruptura o un cambio en la relación, la pérdida de una vida o una dinámica cambiante, existen diferentes tipos de relaciones que pueden caer en esta categoría.

Esto incluye:

  • Infidelidad
  • Muerte de un ex cónyuge
  • Relaciones ocultas o prohibidas
  • Mantener o intentar mantener una relación con personas encarceladas o condenadas
  • Mantener o intentar mantener una relación con alguien que sufre de una enfermedad mental
  • Pérdida de un amigo cercano o vecino que es como familia

Causa de muerte rodeada de estigma

Perder a alguien cercano a ti es siempre una experiencia traumática. Pero para algunos, la causa de la muerte puede venir con el estigma adicional que puede no ser validado por las normas sociales.

Los asesinatos, la muerte por suicidio, las sobredosis de drogas o la muerte con algún tipo de actividad delictiva podrían haber influido y pueden hacer que las personas se sientan privadas de sus derechos para hablar sobre la pérdida, llorarla adecuadamente o apoyarse en los sistemas de apoyo para su propio duelo. .

Expectativas sociales para su viaje de duelo

Las normas sociales y la falta general de comprensión de la experiencia humana en torno al duelo pueden dar lugar a juicios por parte de los demás. Por ejemplo, algunos podrían cuestionar cuánto tiempo, cuán profundo, cómo se aflige y qué emociones son apropiadas.

Esto puede conducir a la privación de derechos y hacer que el individuo oculte sus sentimientos. Esto solo prolonga aún más el dolor emocional y la pérdida significativa. Esto hace que la persona en duelo caiga en un círculo vicioso de duelo complicado o prolongado, lo que impide la curación.

Pérdidas consideradas menos significativas que otras

Cualquier tipo de pérdida significativa puede causar una reacción de duelo. Pero algunas pérdidas se consideran menos valiosas según los estándares sociales, incluidas muchas pérdidas no relacionadas con la muerte. Estas pérdidas pueden incluir:

  • Esterilidad
  • Divorcio
  • Perdida de trabajo
  • fin de una relacion
  • Un diagnóstico que cambia la vida como el Alzheimer
  • La pérdida de una mascota querida.
  • Síndrome del nido vacío cuando los hijos adultos abandonan el hogar

A menudo descartamos el dolor de las personas que no tenían una relación formal. Por ejemplo, es posible que la muerte de un novio o una novia no suscite nuestro respeto y simpatía de la misma manera que la pérdida de un familiar inmediato.

Es posible que los dolientes que experimentan estas pérdidas significativas no se sientan apoyados en sus reacciones de duelo, lo que significa que es probable que no reciban el apoyo que necesitan para procesar y superar su duelo.

Pérdidas donde fallan las palabras

Como siempre, estos pueden variar según la sociedad. Estos pueden incluir accidentes trágicos, abortos espontáneos, mortinatos o la muerte de un niño. Es posible que la gente no sepa qué decir o hacer. También les puede resultar doloroso enfrentar o hablar sobre su pérdida. Esto solo lleva al doliente a sentirse aún más solo, incomprendido y sin vela en su viaje de duelo.

Independientemente de la categoría en la que pueda caer su duelo privado de derechos, hay un punto en común que podemos respaldar entre cada uno de los cinco temas. Las causas de este tipo de duelo tienen sus raíces en lo que la sociedad nos dice que es verdad en lugar de lo que sabemos y sentimos que es verdad como individuos.

Es importante identificar primero su duelo para comenzar el proceso de curación y buscar apoyo para el duelo. Pero antes de que pueda hacerlo, es posible que ya esté sintiendo los síntomas del duelo privado de sus derechos.

Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

Síntomas del duelo privado de derechos

A veces, nuestro cuerpo nos dirá que algo anda mal antes de que nuestro cerebro pueda hacerlo. Si bien muchos de los síntomas del duelo privado de derechos se superponen con los síntomas del duelo normal o sin complicaciones, es importante estar atento. Sea consciente de los cambios físicos y emocionales, ya que puede conducir a problemas de salud.

Estos son algunos síntomas físicos y emocionales que puede experimentar como resultado de cualquier tipo de duelo o pérdida:

  • Cambios en los patrones de alimentación o sueño.
  • Aumento o pérdida de peso
  • Letargo y falta de energía.
  • Aumento de la ansiedad
  • Disminución de la confianza
  • Ira, tristeza, entumecimiento, conmoción, culpa
  • Disminución de la capacidad para concentrarse en el trabajo.
  • Cambios en la capacidad para lidiar con el estrés
  • Pérdida de interés en las cosas que solían traer alegría

Además, aquellos que experimentan un duelo privado de sus derechos también pueden experimentar:

  • Una versión intensificada de los síntomas enumerados anteriormente.
  • Aislamiento social y profunda sensación de sentirse solo
  • Atascarse en el proceso de duelo, lo que lleva a un duelo complicado o prolongado
  • Cambios o pérdida de amistades
  • Sensación de falta de cierre.
  • Sentirse estigmatizado, incomprendido
  • Cambios significativos en las relaciones familiares o distanciamientos
  • Sentimientos de vergüenza, ira intensa
  • Trastornos de ansiedad o depresión

5 pasos para sobrellevar el duelo privado de derechos

Como todos sabemos y probablemente hemos experimentado, el duelo es complicado. No es fácil sanar del trauma, la pérdida y las dificultades. Cuando experimenta un duelo que no es entendido, reconocido o validado por quienes lo rodean, puede sentir que es imposible sobrellevarlo.

Pero con las herramientas, los recursos y las personas adecuadas que lo apoyan, puede comenzar a tomar las medidas necesarias para sobrellevar el duelo privado de sus derechos. Si bien el proceso de afrontamiento y curación es diferente para todos, aquí hay algunos pasos que puede seguir mientras navega por su propio viaje de curación.

Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

Aprende sobre el duelo

Cuando comprende que su dolor es legítimo y se da permiso para experimentar las emociones como resultado de su pérdida, aumenta su confianza y su capacidad para procesar su dolor. Cuando gana esa confianza, también tiene más energía para buscar apoyo que lo ayude a sanar.

Encuentre sus sistemas de apoyo

Lamentablemente, el duelo privado de derechos puede conducir a cambios significativos en las relaciones cercanas. Encontrarás personas que no pueden entenderte o apoyarte en este momento. Encontrará otras personas que emergen como sus sistemas de apoyo.

Apóyate en estas personas, dales espacio para que te ayuden y sé decidido con quién eliges pasar tu tiempo ahora. También puede considerar potenciar el crecimiento y la transformación solicitando la ayuda de un entrenador, especialmente si se ha encontrado en una encrucijada personal y profesional en la vida.

Pregunta lo que necesites

Cada vez que hay una pérdida significativa, es posible que las personas no sepan qué decir o hacer. Es posible que no sepan cómo ayudarlo. A medida que obtenga claridad sobre qué es lo que necesita en este momento, no tenga miedo de pedirlo.

Las personas que ha seleccionado para ser su ayuda y apoyo agradecerán la oportunidad de brindarle lo que necesita. Es posible que solo necesiten una comunicación más explícita y directa sobre qué es lo que necesita en este momento. Una comunicación clara también puede ayudar a validar sus necesidades.

Crea un ritual especial

Debido a que es posible que no haya un ritual social establecido para las pérdidas privadas de derechos, puede crear su propio ritual. Piensa en lo que necesitas. Piense en su pérdida y en cómo puede crear un recuerdo duradero y/o una rutina para aliviar su tristeza.

Puede considerar retribuir a los demás, escribir un diario, escribir poesía, terapia artística, hacer un viaje o hacerse un tatuaje. Si ha experimentado una pérdida compartida con otros o si tiene una persona en su vida que puede validar su curación, considere participar. Al crear juntos su propio ritual, pueden apoyarse mutuamente en esta experiencia compartida.

Saber cuándo pedir ayuda

A veces, comienza reconociendo que no puede soportar el dolor y la pérdida por su cuenta, y eso está bien. Los grupos de apoyo están disponibles en la mayoría de las comunidades alrededor del mundo.

La mayoría de los hospicios locales ofrecen grupos de apoyo y, a menudo, se especializan en ciertos temas, como muerte por suicidio, muerte infantil o sobredosis. Los grupos de apoyo pueden ofrecer una salida para su dolor que los miembros de la familia, los cuidadores o los compañeros de trabajo tal vez no puedan brindarle.

Si un grupo de apoyo tradicional no le atrae, busque apoyo social. A veces, eso solo significa encontrar a otra persona con la que puedas hablar sin temor a que te juzguen o sin sentir la necesidad de filtrar tu experiencia.

Si experimenta tristeza, ansiedad o depresión prolongadas que afectan su capacidad para funcionar en el mundo, puede ser el momento de buscar ayuda profesional con asesoramiento sobre el duelo u otro apoyo de salud mental.

Empieza a tomar el control

El duelo es desordenado.

Pero el duelo con sentimientos de dolor puede ser aún más difícil cuando otros menosprecian o no reconocen su dolor como válido. Sabemos que el duelo es extremadamente personal para la experiencia de cada persona. Dicho esto, requiere la máxima integridad y respeto al navegar el proceso de curación.

Comience dando pequeños pasos para poner en práctica algunas estrategias. La forma en que se aflige y cómo experimenta su pérdida es única para usted. Solo usted sabe lo que necesita en este momento con su propio dolor y cómo quiere honrar su pérdida.

Con la ayuda de sus sistemas de apoyo (incluida la ayuda profesional cuando sea necesario), puede obtener las habilidades y el conocimiento para procesar y superar su propio duelo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Lidiando con el duelo privado de derechos: 5 pasos para comenzar a sanar

El duelo privado de derechos es un proceso complejo que ocurre cuando una persona siente una pérdida de sus derechos, ya sea injustamente o a través de una experiencia traumática. Este tipo de duelo puede afectar profundamente la salud emocional y mental de una persona, y es importante buscar formas de lidiar y sanar esta pérdida.

A continuación, respondemos algunas de las preguntas más frecuentes sobre cómo lidiar con el duelo privado de derechos:

  1. ¿Qué es el duelo privado de derechos?
    El duelo privado de derechos se refiere a la sensación de pérdida que experimenta una persona cuando sus derechos son violados o no son respetados. Puede ser causado por diversas situaciones, como la discriminación, la opresión, el abuso o la injusticia social. Este tipo de duelo es un proceso emocional y psicológico complejo que requiere atención y cuidado para poder sanar.
  2. ¿Cuáles son algunos signos de duelo privado de derechos?
    Los signos de duelo privado de derechos pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los más comunes incluyen:

    • Tristeza profunda y constante.
    • Ansiedad y estrés.
    • Sentimientos de impotencia e ira.
    • Problemas para dormir o pesadillas.
    • Aislamiento social y dificultades en las relaciones.

    Si experimentas alguno de estos síntomas, es importante buscar apoyo y ayuda para abordar tu duelo y comenzar el proceso de sanación.

  3. ¿Cómo puedo comenzar a sanar?
    Comenzar a sanar el duelo privado de derechos puede ser un proceso desafiante, pero aquí te presentamos cinco pasos que pueden ayudarte:

    1. Reconoce y valida tus emociones. Permítete sentir y expresar tus emociones sin juzgarte.
    2. Busca apoyo y comunidad. Encuentra personas o grupos que comprendan tus experiencias y te brinden un espacio seguro para compartir.
    3. Practica el autocuidado. Dedica tiempo regularmente para cuidar de tu bienestar físico, emocional y mental.
    4. Educa a ti mismo. Aprende sobre tus derechos y qué puedes hacer para protegerlos y promover la equidad.
    5. Busca ayuda profesional. Un terapeuta o consejero puede brindarte herramientas y técnicas para manejar el duelo de manera efectiva.
  4. ¿Existen recursos disponibles para ayudar a lidiar con el duelo privado de derechos?
    Sí, existen muchas organizaciones y recursos disponibles para brindar apoyo y acompañamiento durante el proceso de duelo. Algunos de ellos son:

    • Psicoterapia – La terapia puede ser una opción efectiva para explorar y abordar tus emociones y pensamientos relacionados con el duelo privado de derechos.
    • Red de apoyo social – Contar con una red de personas solidarias y comprensivas puede brindarte el apoyo emocional necesario en momentos difíciles.
    • Libros de autoayuda – Existen numerosos libros y recursos escritos por profesionales que pueden proporcionarte herramientas y perspectivas para enfrentar el duelo.
  5. ¿Cuánto tiempo lleva sanar el duelo privado de derechos?
    El proceso de sanar el duelo privado de derechos varía de una persona a otra y depende de muchos factores, como la gravedad de la pérdida, el nivel de apoyo recibido y las estrategias de afrontamiento utilizadas. No hay un tiempo específico establecido, ya que el duelo es una experiencia personal. Lo importante es permitirse el tiempo y los recursos necesarios para sanar y buscar el apoyo adecuado en el camino.

Mientras lidias con el duelo privado de derechos, recuerda que no estás solo y que buscar ayuda y apoyo es valiente. Reconoce tus emociones, cuida de ti mismo y sigue avanzando en tu proceso de sanación. ¡Estás en el camino correcto!


Deja un comentario