Por qué es importante la agilidad cognitiva

¿Quieres mejorar tu capacidad de pensar rápido y tomar decisiones inteligentes? ¡Descubre por qué la agilidad cognitiva es fundamental en nuestra vida diaria! En este artículo te explicaremos su importancia y cómo puedes desarrollarla. ¡No te lo pierdas!

Por qué es importante la agilidad cognitiva

Esta es la segunda publicación de nuestra serie de seis partes sobre resiliencia, en la que examinamos los impulsores clave de la resiliencia que brindan una receta para desarrollar la resiliencia para usted, sus equipos y su fuerza laboral. Cada publicación contará con historias del mundo real sobre la resiliencia humana.

En los últimos años, se ha hablado mucho sobre la agilidad cognitiva. Pero, si usted es como muchos, es posible que todavía se esté rascando la cabeza mientras se pregunta qué es exactamente y, más concretamente, ¿eres bueno en eso? Y, si no lo eres, ¿hay formas de mejorarlo?

Alerta de spoiler: Sí, hay formas de fortalecer su agilidad cognitiva… en cualquier momento, incluso durante una crisis.

Entendiendo la agilidad cognitiva

La agilidad cognitiva es la medida en que adaptamos y cambiamos nuestros procesos de pensamiento cuando hacerlo conduce a resultados más positivos. La forma más fácil de comprender y reconocer la agilidad cognitiva es verla en acción en el mundo real en un contexto de desafío y cambio. De esta manera, podemos comprender mejor qué es y aprender por qué algunas personas son capaces de adaptarse y crecer en tiempos difíciles, mientras que otras se estancan.

Profundicemos un poco más mirando mi propia historia de licencia de maternidad durante COVID-19.

“No se suponía que fuera así”

Unas semanas antes de que se reconociera la verdadera gravedad del COVID-19 en los EE. UU., tuve una niña. Y no podría estar más feliz. Había imaginado una licencia por maternidad llena de largos paseos en cochecito, muchos momentos tranquilos para vincularse y citas para tomar un café con viejos amigos. En lugar de adaptarme a la vida con mi hijo más nuevo, me encontré asumiendo el papel de maestro de escuela primaria mientras educaba en casa a mis hijas de cuarto y segundo grado mientras convertía el curso de posgrado que enseño en Georgetown en un formato en línea. Y, por supuesto, dando respuesta a todas las necesidades de un recién nacido. Me sentí especialmente triste porque no tendríamos el habitual desfile de invitados para darle la bienvenida a mi pequeña, ni siquiera sus propias abuelas podrían conocerla en un futuro previsible.

Para la mayoría de nosotros, la respuesta natural a los cambios repentinos en nuestros planes bien trazados es un sentimiento de pérdida, injusticia, autocompasión y querer culpar. En mi situación, me sentí estafada por mi licencia de maternidad y me concentré en todas las cosas que estaba perdiendo, la larga lista de cosas que imaginé que sería capaz de experimentar y lograr durante este precioso tiempo.

Pero, aquí es donde la agilidad cognitiva puede cambiar las reglas del juego. Si podemos aprovechar las formas de ir más allá de esta respuesta inicial, podemos aprender a prosperar en casi cualquier circunstancia. Pero, ¿qué hace que una persona tenga éxito en este tipo de “reencuadre” mientras que otra lucha?

Comparativamente, aquellos que pueden reconocer cómo y cuándo pivotar exhiben los siguientes comportamientos: estar abiertos a nuevos enfoques frente a la información cambiante, considerar múltiples soluciones para un desafío determinado y, en última instancia, cambiar su forma de pensar para impulsar un resultado más beneficioso. Comúnmente vemos el siguiente tipo de cambios y reencuadres en personas que tienen una alta agilidad cognitiva:

  • De sentirse víctima de circunstancias incontrolables a empoderarse para actuar dentro de su margen de control
  • De sentirte resentido por lo que se ha perdido a apreciar lo que aún tienes
  • De creer que no tiene opciones a sentirse creativo para desarrollar nuevas opciones
  • De ver planes bien trazados como arruinados a resolver problemas con nueva información

haciendo el cambio

Cuando estamos atrapados en una mentalidad que no nos sirve, la agilidad cognitiva puede ayudarnos a pivotar. Al reconocer cómo cambiar sus pensamientos también puede cambiar sus sentimientos, puede impulsar cambios poderosos en sus acciones y, en última instancia, en los resultados que desea lograr. Existen muchas herramientas, pero una que me gusta se llama Thinking Path. Puedes verlo en el gráfico a continuación. Desarrollado por el psicólogo organizacional y entrenador, Alexander Caillet, es un marco simple que puede usar para ayudarlo a hacer la conexión entre sus pensamientos y resultados.

No hay una forma correcta o incorrecta de usar esta herramienta, pero me resulta más útil evaluar mi situación actual de abajo hacia arriba y luego rediseñar de arriba hacia abajo. Proporcioné un ejemplo a continuación de cómo apliqué el Camino del pensamiento a mi situación. Empecé por deconstruir mi experiencia actual en la columna de la izquierda (“De”). Después de darme cuenta de los pensamientos que tenía sobre la pérdida de mi permiso de maternidad imaginario, pasé a los sentimientos. Cerré los ojos y me senté con ese pensamiento, y observé las emociones que me trajo a la mente. Al notar la tristeza, la pérdida y el resentimiento, los anoté y pasé a las acciones (deseadas o realizadas) a las que condujeron esos sentimientos. Pensé en las duchas extralargas o las largas caminatas matutinas antes de que los niños se despertaran que me habían ofrecido una forma de escapar. También pensé en el tiempo extra que pasaba leyendo artículos en mi teléfono en lugar de estar completamente presente con mis hijas. Finalmente, llegué a los resultados: una sensación de desconexión.

Eso no es lo que quería, así que el siguiente paso fue pasar a la columna de la derecha (“Para”). Esta vez, comencé en la parte superior. No quería sentirme desconectado. Tenía más tiempo que nunca con mi familia y quería apreciarlo. Quería que nos acercara más. Luego pasé a las acciones. ¿Qué acciones podría tomar para ayudarme a sentirme más cerca de ellos? Se me ocurrió que el camino era a través de la conexión, no de escape. Es más probable que me conecte desde un lugar de gratitud que de pérdida o resentimiento. Esto me llevó a reenfocarme en lo que tenía que agradecer: todo el tiempo inesperado que tuvimos para unirnos como familia.

Por qué es importante la agilidad cognitiva

Al realizar este ejercicio, pude cambiar mi enfoque al momento inesperado que tuvimos para unirnos como una familia recién expandida. No significaba que no experimentara sentimientos abrumadores mientras estudiaba en el hogar (¿qué son estas “nuevas matemáticas” de todos modos?), Pero los sentimientos fueron pasajeros. Cuando aparecieron, me recordé lo afortunada que era de tener a mis tres hijas juntas en casa. El sentimiento dominante se convirtió en gratitud por el tiempo que pasé con las cuatro personas más importantes de mi vida y encontré formas de involucrar a toda la familia, incluidas mis dos hijas mayores, en la resolución de problemas en lugar de asumir toda la responsabilidad de resolverlo todo. .

Pero, ¿realmente hace una diferencia?

Nuestra investigación en BetterUp muestra que las personas en el 25 % superior de agilidad cognitiva tienen 6,3 veces más probabilidades de estar en el 50 % superior de resiliencia. Esto es importante porque la resiliencia actúa como una fuerza amortiguadora contra los impactos negativos de la disrupción. A modo de ejemplo, las personas con alta resiliencia pudieron mantener mejor las conexiones sociales e incluso experimentaron un 36 % menos de problemas para dormir durante los intensos primeros meses de la pandemia.

Cambiar su mentalidad frente a cambios y desafíos repentinos le permite ver y seguir nuevos caminos hacia adelante, impulsando el mejor resultado dada la situación cambiante. Este cambio no solo ayuda a reducir los niveles de estrés y aumenta su sentido de control, sino que también desbloquea la creatividad y la innovación, que es un diferenciador cuando vivimos y trabajamos en limitaciones extremas. En el Índice de resiliencia e innovación (RiX) de BetterUp, descubrimos que las personas con alta resiliencia obtienen un puntaje 22 % más alto en innovación en comparación con aquellas con baja resiliencia.

Y a todos mis compañeros padres que trabajan en la lucha constante por manejar trabajos exigentes, educación en el hogar y guardería en el hogar, sepan que son un ejemplo viviente de resiliencia. Nuestra investigación muestra que los padres tienen 2,3 veces más probabilidades que otros de tener una alta agilidad cognitiva. Esto significa que, como padres, estamos psicológicamente preparados para el cambio y la incertidumbre, tenemos habilidades de afrontamiento más sólidas y mayor optimismo para el futuro, un buen beneficio adicional de criar niños.

***

En el mundo de hoy, nos movemos tan rápido que apenas tenemos tiempo para pensar, y mucho menos pensar en nuestro pensamiento. Pero, como puede ver, desarrollar la agilidad cognitiva puede marcar la diferencia entre prosperar o luchar. Lo animo a que dedique unos minutos a pensar en sus propias oportunidades para flexibilizar su agilidad cognitiva. Comience por tomar conciencia de sus pensamientos y del impacto que tienen sobre usted. Si esto no le resulta natural, no está solo. Se necesita algo de práctica y ejercicios de atención plena como meditación puede ayudarlo a desarrollar la conciencia de sus pensamientos. Luego, yendo un paso más allá, los ejercicios del diario pueden ayudarlo a deconstruir estos pensamientos automáticos y “ponerlos a prueba.” Puede practicar cómo responder a nuevos desafíos e información revisando diferentes escenarios y pensando en cómo respondería. Mira esto recurso que facilite este tipo de prácticas en un entorno seguro.

Si no recuerda nada más, recuerde esto: si bien no podemos controlar la situación, podemos controlar la historia que nos contamos al respecto. Hagámoslo bueno, ¿de acuerdo?

Parte 1: Receta para la resiliencia: cinco ingredientes clave

Parte 3: El papel de la regulación emocional

Parte 4: Cómo la autocompasión fortalece la resiliencia

Parte 5: Cómo cultivar el optimismo

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Por qué es importante la agilidad cognitiva

Por qué es importante la agilidad cognitiva

La agilidad cognitiva es un término que se refiere a la capacidad de procesar la información de manera rápida y eficiente, adaptándose a distintas situaciones y resolviendo problemas de manera efectiva. A medida que vivimos en un mundo cada vez más complejo y rápido, la agilidad cognitiva se vuelve una habilidad crucial para el éxito tanto personal como profesional.

Preguntas frecuentes sobre la agilidad cognitiva:

  1. ¿Qué es la agilidad cognitiva?

    La agilidad cognitiva se refiere a la capacidad de nuestro cerebro para adaptarse y responder rápidamente a los cambios en nuestro entorno. Implica ser capaces de procesar información de manera eficiente, tomar decisiones efectivas y resolver problemas de manera creativa.

  2. ¿Por qué es importante la agilidad cognitiva?

    La agilidad cognitiva es fundamental en un mundo en constante cambio. Nos permite adaptarnos rápidamente a nuevas situaciones, aprender de forma continua y ser más creativos en la resolución de problemas. Además, está relacionada con la capacidad de tomar decisiones efectivas en momentos de incertidumbre.

  3. ¿Cómo se puede desarrollar la agilidad cognitiva?

    Existen diferentes estrategias para desarrollar la agilidad cognitiva. Algunas de ellas incluyen el entrenamiento cognitivo, que consiste en realizar ejercicios específicos para estimular diferentes habilidades cognitivas, como la memoria, la atención y la resolución de problemas. También es importante mantener una mente activa, aprender cosas nuevas y enfrentarse a desafíos que nos saquen de nuestra zona de confort.

  4. ¿Cuáles son los beneficios de tener una agilidad cognitiva desarrollada?

    Contar con una buena agilidad cognitiva tiene múltiples beneficios. Permite mejorar la capacidad de aprender y adaptarse a nuevas situaciones, incrementa la atención y la concentración, potencia la creatividad y facilita la toma de decisiones efectivas en situaciones complejas.

La agilidad cognitiva es una habilidad que puede ser desarrollada a lo largo de la vida. Mejorarla nos brinda una ventaja competitiva en un mundo cada vez más exigente y cambiante. Si deseas aprender más sobre este tema, visita el siguiente enlace: Agilidad cognitiva


Deja un comentario