Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

¿Te sientes abrumado por la cantidad de trabajo que tienes y no puedes encontrar un momento para desconectar? ¡Es hora de poner los frenos! En este artículo te contamos qué hacer cuando no puedes dejar de trabajar. Descubre cómo encontrar el equilibrio entre tu vida personal y laboral, sin perder la productividad. ¡No te lo pierdas!

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

Nuestra cultura honra el trabajo duro.

Desde la niñez, se nos alienta a aplicarnos y esforzarnos más para obtener mayores recompensas. Como adultos, trabajamos muchas horas y damos todo para cumplir con los plazos, obtener mayores ingresos y perseguir promociones.

Pero, ¿qué sucede cuando tu trayectoria profesional se siente como una rueda de hámster de la que no puedes salir? Tu esfuerzo incansable es interminable, dejándote exhausto, solo y sin saber qué hacer cuando no puedes dejar de trabajar.

Hay un nombre para las personas que persiguen el éxito profesional excluyendo su bienestar: adictos al trabajo.

¿Qué es un adicto al trabajo?

Puede pensar que no es un adicto al trabajo, sino alguien lleno de ambición y con ganas de triunfar. Y eso puede ser verdad. Pero hay una diferencia entre sentir pasión por tu trabajo y dejar que abrume tu vida.

La investigación muestra que la adicción al trabajo es una condición de salud mental como la adicción o la depresión. Los adictos al trabajo a menudo se describen a sí mismos como perfeccionistas y afirman que simplemente están sobrecargados de trabajo. Pero están persiguiendo el subidón que proviene del éxito, obligándolos a trabajar incesantemente.

La adicción al trabajo puede presentarse como una respuesta a los problemas emocionales que estás tratando de evitar. Al principio, sobresalir en el trabajo parece algo claramente positivo. Es posible que ni siquiera se dé cuenta de lo que está sucediendo. Pero ese impulso constante para tener éxito a menudo se produce a expensas de su vida personal y su salud.

Si cree que sus hábitos de trabajo pueden estar entrando en territorio peligroso, pregúntese:

  • ¿Estás trabajando hasta tarde cuando no es necesario?
  • ¿Las evaluaciones de desempeño le causan una ansiedad intensa?
  • ¿Estás trabajando para evitar lidiar con situaciones personales o crisis en el hogar?
  • ¿Se salta las reuniones familiares y el tiempo de inactividad con amigos para ir al trabajo y luego se encuentra defendiendo su necesidad de trabajar horas extra?
  • ¿Estás presente en tus relaciones o estas sufren ausencias provocadas por las exigencias profesionales que te impones a ti mismo?
  • ¿Tu trabajo es “suficientemente bueno” o te esfuerzas regularmente hasta el límite físico y mental absoluto para lograrlo?
  • ¿Está perdiendo el sueño, saltándose comidas o dando prioridad a su salud para hacer más trabajo?

Si respondió “Sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, todos estos son signos de que está trabajando demasiado y puede tener problemas con la adicción al trabajo. Aquí hay algunos comportamientos más comunes que exhiben los adictos al trabajo:

  • Hacer más trabajo del que se espera de ellos
  • Hiperconcentrarse en su trabajo y perder de vista sus responsabilidades, pasatiempos o relaciones en el hogar
  • Experimentar choques entre sus horarios de vida laboral y familiar y privilegiar el trabajo
  • Sufrir de fatiga, dolores de cabeza, insomnio, olvidos y otras enfermedades inducidas por el estrés.
  • Experimentar una renuencia a admitir que podrían trabajar demasiado

Si te ves en esta lista, estás mostrando síntomas de adicción al trabajo, lo cual es grave. El estrés crónico que se impone a sí mismo para cumplir con estas expectativas poco realistas a menudo se manifiesta como agotamiento, lo que dificulta su éxito en el trabajo, sus relaciones y, en última instancia, su salud.

¿Qué es el agotamiento?

El agotamiento ocurre cuando los niveles de estrés desequilibran el equilibrio entre el trabajo y la vida. Sin este equilibrio, el estrés relacionado con el trabajo puede exigirle más allá del punto de resistencia o de una buena noche de sueño. Desde los empleados subalternos que comienzan un nuevo trabajo hasta los miembros de la alta gerencia que completan un proyecto crítico, el agotamiento puede afectar a todos.

Pero los adictos al trabajo son particularmente propensos al agotamiento porque su ansiedad laboral es interna, lo que significa que no pueden apagar la necesidad de trabajar, incluso después de cumplir con una fecha límite. Siempre están buscando el siguiente paso.

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

El agotamiento se manifiesta tanto física como emocionalmente en formas fáciles de descartar como estrés u otra cosa. Pero alguien que muestre varios de estos síntomas podría estar más allá de la fatiga.

Síntomas físicos

  • Insomnio
  • Problemas gastrointestinales
  • dolores de cabeza
  • Hipertensión
  • Sistema inmunológico deprimido

Síntomas mentales

  • Dificultad de concentración y motivación.
  • Disminución de la productividad
  • Irritabilidad consigo mismo y con los demás.
  • Actitud cínica sobre el trabajo.
  • Cambios de humor
  • Perder interés en las cosas que alguna vez te dieron placer
  • Depresion y ansiedad

Si está lidiando con prioridades en conflicto, un ambiente de trabajo estresante y un equilibrio entre el trabajo y la vida que está fuera de sintonía, es hora de buscar apoyo.

Qué hacer cuando no puedes dejar de trabajar

Cuando estás en medio de todo, superar la adicción al trabajo puede parecer una tarea imposible. Pero no lo es. Aquí hay seis cosas que puede hacer para ayudarlo a salir de la rutina de trabajo.

1. Vuelva a evaluar sus prioridades

Este es el primer paso hacia la recuperación. El éxito alimenta tu ego, pero no lo es todo. Si desea vivir una vida completa y satisfactoria, debe comprender cómo integrar su trabajo con el resto de sus prioridades: relaciones, salud física y mental y asuntos espirituales.

Hasta que pueda hacer esto, le resultará difícil establecer límites con claridad que respeten su vida como trabajador y como ser humano y establezca expectativas realistas y enriquecedoras. Decide cómo es la vida de tus sueños, no solo el trabajo de tus sueños.

2. Decide lo que importa en cada momento

Siempre habrá elementos en su lista de tareas pendientes, pero es posible que no siempre haya tiempo para pasar con sus seres queridos o dedicarse a sus pasatiempos. Averigüe qué relaciones, eventos y actividades son esenciales para usted.

Luego, trabaje para salvaguardar esos momentos al establecer límites estrictos y rápidos en el trabajo que mantengan su atención enfocada donde pertenece. Sus compañeros de trabajo no recordarán que se tomó un tiempo para responder un correo electrónico durante una fiesta de cumpleaños, pero los miembros de su familia sí lo harán.

3. Prioriza el autocuidado

El cuidado personal no es simplemente encender velas y tomar baños calientes. Se trata de darle a tu mente y cuerpo tiempo y espacio para recuperarse y recargar energías del ajetreo diario. Es asegurarse de comer bien y descansar lo suficiente y hacer ejercicio.

Explorar pasatiempos y actividades alejadas de la rutina le permite a su cerebro desconectarse y renovarse, brindándole más energía y concentración tanto para el hogar como para el trabajo.

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

4. Quédate en el momento

Todos estamos familiarizados con la sensación de correr como un pollo con la cabeza cortada. Eso es porque solo puedes concentrarte en tantas cosas en un día. Tomarse unos momentos para mantenerse conectado a tierra y despejar su mente lo ayuda a dirigir su atención a lo esencial y a tomar mejores decisiones sobre cómo pasar su tiempo. Esta práctica se conoce como atención plena y te ayuda a mantener tu enfoque en lo que consideras esencial.

5. Reconoce que no puedes hacerlo solo

Las personas que sufren de adicción al trabajo necesitan apoyo, al igual que cualquier otra persona que aborde un problema de salud mental. Hable con su gerente y compañeros de trabajo sobre lo que está sucediendo y trabaje con ellos para crear expectativas de desempeño claras y razonables.

Es posible que deba estar menos disponible durante los fines de semana o trabajar desde casa un día a la semana, pero su equipo puede ayudarlo a establecer expectativas claras para aliviar su carga mental. Estos límites en su tiempo y carga de trabajo lo ayudarán a encontrar un mejor equilibrio.

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

6. Mantén tu mente activa

Los pasatiempos agradables son formas de mantener la mente ocupada y fuera del modo de trabajo al final del día. Dedicar su energía a aprender algo nuevo es una excelente manera de ser productivo sin agregar tensión.

Elija una actividad divertida para distraerse en su tiempo libre y evitar que piense y se preocupe por su jornada laboral. Estos son especialmente importantes al comienzo del período de recuperación cuando no sabes qué hacer contigo mismo.

Todas estas sugerencias son herramientas que puede usar para ayudarlo a controlar sus tendencias de adicción al trabajo. Pero puede que no sean suficientes. Si estos métodos no funcionan para usted, considere consultar a un profesional de la salud mental para que lo ayude a resolver los problemas subyacentes que lo llevan al exceso de trabajo.

Pueden enseñarle a establecer límites, proporcionar controles para la rendición de cuentas y trabajar con usted para desarrollar estrategias para lidiar con sus factores estresantes profesionales.

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

Olvídese de la rutina. Empieza a volver a la vida real

Tu vida profesional te ofrece oportunidades de desarrollo y realización que quizás no encuentres en ningún otro lado. Pero si se apodera de su vida, en detrimento de sus seres queridos y de usted, es hora de un cambio. Retirarse de las demandas profesionales y reajustar las expectativas puede requerir apoyo.

Apóyate en tus seres queridos a medida que vuelves a estar en contacto con tus prioridades y dedica esa energía a otras áreas de tu vida. No rendirás al máximo en el trabajo si no te cuidas a ti mismo, y hay más en la vida que una revisión de desempeño estelar. Tu equilibrio entre el trabajo y la vida debe ser exactamente eso: equilibrado.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

Poner los frenos: qué hacer cuando no puede dejar de trabajar

Preguntas frecuentes

  1. ¿Por qué es importante poner los frenos y tomar descansos?
    En ocasiones, el trabajo puede consumirnos tanto que nos olvidamos de la importancia de descansar adecuadamente. Tomarse pausas regulares ayuda a mejorar la concentración, reducir el estrés y aumentar la productividad. Además, descansar adecuadamente permite mantener un equilibrio entre la vida laboral y personal, lo cual contribuye a una mejor salud y bienestar en general.
    Fuente: es.wikipedia.org
  2. ¿Cómo puedo poner los frenos cuando no puedo dejar de trabajar?
    Existen varias estrategias que puedes implementar para tomar descansos incluso en situaciones en las que no puedas dejar de trabajar. Algunas opciones son: realizar una breve caminata, estiramiento, meditar por unos minutos, dedicar tiempo a un hobby o simplemente desconectarte por unos momentos y respirar profundamente. Recuerda que es importante encontrar el equilibrio adecuado para cada persona y adaptar estas estrategias a tus necesidades y posibilidades.
    Fuente: es.wikipedia.org
  3. ¿Cuántos descansos debo tomar durante mi jornada laboral?
    La cantidad de descansos que debes tomar durante tu jornada laboral puede variar dependiendo de tus necesidades y del tipo de trabajo que desempeñes. Sin embargo, se recomienda realizar breves pausas de al menos 5 a 10 minutos cada hora de trabajo continuo. Estos descansos te permitirán recargar energías y mantener la concentración y productividad a lo largo del día.
    Fuente: es.wikipedia.org
  4. ¿Qué actividades puedo hacer durante mis descansos laborales?
    Durante tus descansos laborales, puedes realizar diversas actividades que te ayuden a desconectar y recargar energías. Algunas opciones incluyen: dar un breve paseo al aire libre, estirar los músculos, leer un libro, escuchar música, hablar con un colega o ser querido, tomar un refrigerio saludable, entre otros. La clave es elegir actividades que te resulten placenteras y te ayuden a relajarte.
    Fuente: es.wikipedia.org


Deja un comentario