Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

¿Estás cansado de escuchar sin realmente prestar atención? Descubre en este artículo qué es la escucha activa y aprende las mejores técnicas para convertirte en un oyente activo. ¡Mejora tus habilidades de comunicación y sorprende a todos con tu capacidad para escuchar realmente! No te pierdas estos consejos infalibles.

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

Practicar nuestras habilidades de escucha es la clave para una comunicación efectiva. Cuando no prestamos atención, podemos perder el punto de vista de alguien, lo que lleva a suposiciones, malentendidos y mala resolución de problemas. Aquí es donde entra la escucha activa.

¿Qué son las habilidades de escucha?

Las habilidades de escucha son lo que practicamos durante las conversaciones para retener información y responder cuidadosamente. Existen muchos tipos de habilidades para escuchar, desde recordar hechos de un intercambio hasta mejorar el lenguaje corporal para mantener la concentración.

Existen muchos tipos de escucha, cada uno con habilidades para hacerlos más efectivos en diferentes situaciones. Aquí hay tres ejemplos de escenarios en los que podría emplear habilidades de escucha activa:

  • Empático: comprender la experiencia y el punto de vista de otra persona requiere una escucha empática. Mientras escucha los sentimientos del hablante, imagínese en sus zapatos o piense en una experiencia similar. Este tipo de escucha nos ayuda a mantener una mente abierta y superar nuestros prejuicios.
  • Crítico: Resolver un conflicto o problema complejo requiere una escucha crítica. Usaremos el pensamiento crítico y las habilidades de resolución de problemas para analizar los puntos principales, ver el panorama general y considerar la mejor solución. Estas habilidades son particularmente valiosas en el lugar de trabajo.
  • Discriminativo: reconocer la comunicación no verbal, como el lenguaje corporal, el tono de voz, las expresiones faciales y otros gestos de alguien, es una escucha discriminatoria. Aprender a interpretar estos signos es clave para captar las sutilezas y leer entre líneas.

Practicar nuestras habilidades de escucha es la clave para una comunicación efectiva. Cuando no prestamos atención, podemos perder el punto de vista de alguien, lo que lleva a suposiciones, malentendidos y mala resolución de problemas.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa es cuando trabajamos para comprender y retener el contenido del mensaje transmitido. Estamos participando activamente en el proceso de escucha. Independientemente del tipo de escucha que estemos empleando, permanecer atentos a la persona que habla mejorará nuestro enfoque, comprensión y compromiso.

Aquí hay tres ejemplos y escenarios de escucha activa:

  • Estás trabajando en una presentación con algunos miembros del equipo. Todo el mundo apaga su teléfono y lo pone fuera de la vista. Todos ustedes hacen contacto visual con frecuencia, hacen preguntas de seguimiento bien pensadas y debaten respetuosamente las soluciones a cualquier problema.
  • Estás frustrado por la división del trabajo en casa. Mientras expresa sus frustraciones, su pareja o compañero de cuarto hace preguntas aclaratorias para comprender mejor su posición, comparte sus pensamientos y apunta su cuerpo hacia usted con los brazos abiertos y relajados para indicar su apertura a esta discusión.
  • Te encuentras para tomar un café con un amigo después de un duro día de trabajo. A medida que explica un problema que tiene con un compañero de trabajo, este hace preguntas reflexivas y abiertas (a las que no se puede responder “sí” o “no”) para obtener respuestas detalladas de usted. También resumen lo que ha dicho para asegurarse de que entienden su experiencia para ofrecer mejor asesoramiento o apoyo.

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

Cómo ser un oyente activo: 8 técnicas para mejorar tus habilidades de escucha activa

Escuchar activamente a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo demuestra que te importa y te ayuda a sacar más provecho de cada conversación. Pero, ¿cómo te conviertes en un oyente activo de forma natural?

Aquí hay ocho técnicas para mejorar sus habilidades de escucha activa:

1. Proporcione contacto visual

Mantener el contacto visual puede parecer intimidante, pero superar la incomodidad tiene enormes beneficios. Mirar a las personas a los ojos activa el sistema de espejo límbicocreando un entendimiento entre la otra persona y nosotros porque nuestro cerebro refleja las neuronas que se activan en su cerebro.

Si sus ojos comunican satisfacción, nos sentimos contentos. Si expresan tristeza, nos sentimos tristes. Y cuando compartimos un estado emocional con otra persona a través de la escucha activa, nuestra conexión y empatía mutua se profundizan.

2. Haz preguntas

Hacer preguntas muestra que desea saber más sobre la experiencia de la persona y le brinda más información para construir una respuesta reflexiva. Las preguntas abiertas son mejores para obtener respuestas detalladas en lugar de un “sí” o un “no” que cierra la conversación.

Diferentes preguntas sirven para diferentes propósitos, como ayudarnos a resolver un problema, dirigir el flujo de la conversación o llegar a un cierre.

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

Aquí hay algunas preguntas estándar que vale la pena agregar a su repertorio cuando practique la escucha activa:

  • ¿Qué le preocupa de esta situación?
  • ¿Por qué te preocupa eso?
  • ¿Qué mejoraría si tuviera tiempo extra para trabajar en esto?
  • ¿Que puedo hacer para ayudar?
  • Si pudiera hacerlo de nuevo, ¿cómo cambiaría su enfoque?
  • ¿Qué has aprendido de esto?

3. Preste atención a las señales no verbales

Aprender a leer el lenguaje corporal, el tono de voz, el contacto visual y las expresiones faciales es esencial para comprender las partes más discretas de una conversación. Podemos ajustar nuestro enfoque para aliviar la hostilidad, acomodar los nervios o animar a alguien. Las señales no verbales abiertas y atentas también muestran que estamos escuchando activamente a nuestra audiencia.

4. Evita juzgar

La escucha activa sin prejuicios nos ayuda a empatizar con la otra persona y la hace sentir segura para compartir. Nos cerramos cuando entramos en una conversación con nociones preconcebidas, así que mantén la mente abierta y fomenta la compasión para que la persona se sienta validada.

5. No interrumpas

Cuando hablamos menos y escuchamos más activamente, demostramos que no estamos distraídos pensando en nosotros mismos. También estamos dando a la otra persona espacio para pensar para que pueda expresarse sin interrupciones.

Sea paciente y espere su turno para que su audiencia pueda terminar sus pensamientos. Esto es especialmente importante cuando se habla de un problema: no puede resolver un problema si no ha obtenido toda la información relevante.

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

6. Parafrasear

Resumir lo que dijo el orador es una excelente manera de demostrar que estás escuchando activamente. Aquí están algunos ejemplos:

  • “¿Estás diciendo que si tuvieras una hora extra para hacer ejercicio, sentirías menos estrés en el trabajo?”
  • “¿Estás molesto porque cuando no digo ‘gracias’ sientes que no noto tus esfuerzos?”
  • “¿Crees que la mejor estrategia de crecimiento orgánico es diversificar nuestras tácticas de redes sociales?”

7. Comparte experiencias similares

Compartir experiencias similares muestra vulnerabilidad y compasión y crea un vínculo común. Nos sentimos menos juzgados y más dispuestos a confiar en aquellos con experiencias similares.

Cuando comparta un ejemplo personal para relacionarse con su audiencia, asegúrese de no secuestrar la conversación. Explique cómo se relaciona la historia con lo que han dicho y rápidamente vuelva a dirigirles la conversación. Aquí hay algunas maneras de hacer esto:

  • “Me identifico: volver a trabajar como nueva mamá fue muy difícil para mí. También me sentí nerviosa por dejar a mi hijo en la guardería. Pero estoy seguro de que te acostumbrarás rápidamente, y estoy feliz de ayudarte siempre que sea posible”.
  • “Estuve en el mismo barco el año pasado, teniendo que dejar ir a la gente varias veces. Nunca es fácil dar ese tipo de noticias, pero eres tan amable y elocuente que no tengo dudas de que lo manejarás bien”.
  • “Cuando comencé mi primer trabajo, estaba muy nerviosa. Estás más que calificado, ¡así que estoy seguro de que te adaptarás bien!”
  • “Yo también he estado en París. Sabiendo cuánto te gusta la buena comida, tendrás un viaje fantástico”.

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

8. Brinda retroalimentación

La retroalimentación verbal es una manera fácil de demostrar que estás escuchando activamente. Si alguien está compartiendo buenas noticias, valide su entusiasmo con algo como “¡Qué emocionante, te lo mereces!”. Si están compartiendo algo desafiante, reconozca su lucha diciéndoles: “Eso debe ser muy difícil” o “Qué experiencia tan dura, es mucho para asumir”.

Convertirse en el mejor compañero de conversación a través de la escucha activa

La escucha activa mejora las conversaciones para todas las partes. Retendrá información importante y establecerá relaciones de confianza con quienes lo rodean, quienes se sentirán atendidos y escuchados.

También estás dando ejemplo a los que te rodean. Una vez que ponga en práctica sus habilidades de escucha activa, su familia, amigos y compañeros de trabajo pueden comenzar a escuchar más de cerca lo que tiene que decir. Cuando das a los demás el espacio para expresarse, querrán hacer lo mismo por ti.

APRENDE a ESCUCHAR: Técnica de "Escucha activa"




Preguntas frecuentes sobre la escucha activa

Escucha activa: qué es y técnicas para convertirse en un oyente activo

La escucha activa es una habilidad de comunicación fundamental que implica prestar atención de manera intencional y plena a lo que la otra persona está diciendo. A través de la escucha activa, podemos comprender mejor las necesidades, sentimientos y pensamientos del interlocutor, mostrando interés genuino y empatía.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa es un proceso en el que nos enfocamos en comprender completamente el mensaje que nos está transmitiendo nuestro interlocutor. No solo nos centramos en las palabras que se dicen, sino también en el lenguaje corporal, las expresiones faciales y las emociones asociadas.

¿Por qué es importante la escucha activa?

La escucha activa es fundamental en cualquier tipo de relación, ya sea personal o profesional. Al escuchar de manera activa, establecemos una comunicación más efectiva, fortalecemos los vínculos con los demás, evitamos malentendidos y conflictos, y creamos un ambiente de confianza y respeto mutuo.

¿Cuáles son las técnicas para convertirse en un oyente activo?

Existen diversas técnicas que nos pueden ayudar a desarrollar y fortalecer nuestra habilidad de escucha activa. Algunas de ellas son:

  1. Eliminar distracciones: Apaga tu teléfono móvil, cierra las aplicaciones o pestañas del ordenador que puedan distraerte y concéntrate por completo en la conversación.
  2. Mantener contacto visual: Mira a los ojos de la persona que está hablando, esto muestra interés y demuestra que estás prestando atención.
  3. No interrumpir: Evita interrumpir o terminar las frases de la otra persona. Espera a que finalice su pensamiento antes de responder.
  4. Mostrar interés: Utiliza expresiones faciales y lenguaje corporal para indicar que estás interesado/a en lo que se está discutiendo.
  5. Repetir y resumir: Parafrasea lo que la persona ha dicho para asegurarte de que has comprendido correctamente, y resume de vez en cuando para demostrar que estás prestando atención y siguiendo la conversación.

Si quieres aprender más sobre la escucha activa, puedes consultar el siguiente artículo en Wikipedia.

Deja un comentario