Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

¿Te preguntas cómo mejorar la forma en que trabajas y creces? La efectividad organizacional es la clave que estás buscando. Descubre en este artículo cómo optimizar tus habilidades y lograr un crecimiento impactante. ¡No te lo puedes perder!

Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

¿Qué hace un buen negocio? ¿O uno exitoso? Muchos de los términos que usamos para describir las empresas no tienen ningún criterio objetivo. Pero podemos medir qué tan efectivo es un negocio. Y, de hecho, el seguimiento de la eficacia organizacional puede ser invaluable para las personas dentro y fuera de la empresa.

Obtenga más información sobre qué es la eficacia organizacional, cómo medirla y qué significa para su lugar de trabajo.

¿Qué es la efectividad organizacional?

Merriam Webster define “eficacia” como algo que produce un efecto deseado. Algo que logra con éxito los resultados que se propone lograr podría describirse como «efectivo». Entonces, ¿cómo se aplica esto a las empresas?

La medición de la eficacia organizacional comienza con una evaluación de los valores. Una empresa no puede determinar qué tan efectivos son sin saber qué es importante para ellos.

¿Por qué es importante la eficacia organizacional?

Todo negocio se inicia para lograr un objetivo. Los detalles son diferentes de una organización a otra. Sin embargo, todos están creados con algo en mente. Eso podría ser para ganar dinero, brindar un servicio, ayudar a las personas o satisfacer una necesidad.

Entonces, ¿cómo sabes cuándo lo has hecho?

El seguimiento de estos objetivos a largo plazo es fundamental para la eficacia de la organización. Sin esto, su empresa no podrá establecer una dirección clara para el crecimiento. Saber en qué quieres ser bueno evita las distracciones. Agiliza la toma de decisiones y ayuda a los líderes a determinar dónde asignar los recursos.

Como dice el refrán, si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí.

¿Cuál es un ejemplo de efectividad organizacional?

Para medir si una organización es eficaz o no, tenemos que saber dos cosas: qué valora la organización y cuáles son sus objetivos. Veamos un ejemplo de cómo evaluar la efectividad organizacional:

La empresa A fabrica partes de computadoras. Tienen el objetivo de ser la empresa de repuestos más utilizada en el mundo. Se hacen conocidos por su calidad y valor, firmando contratos con varios grandes fabricantes. Con el tiempo, su empresa ha ganado mucha publicidad positiva sobre sus productos.

¿Cuál de estas afirmaciones indica qué tan efectivas son?

a) La empresa A fabrica piezas utilizadas por casi todas las principales marcas de computadoras en todo el país.
b) La empresa A fabrica repuestos de computadora de la más alta calidad.
c) La empresa A ha establecido un nuevo estándar para la sostenibilidad en la fabricación.
d) La empresa A tiene una alta retención y satisfacción de los empleados.
e) La empresa A fabrica las piezas de computadora más caras.

Digamos que todas estas cosas son ciertas. Solo uno mide qué tan efectiva es la Compañía A, y esa es la primera declaración. Esto se debe a que se correlaciona directamente con el objetivo de la empresa de ser utilizado en productos en todo el mundo.

Pero el CEO de nuestro ejemplo está un poco molesto por la última declaración. Piensan que sus productos tienen un buen precio y que es injusto centrarse en el costo. Temerosos de que esto asuste a los clientes potenciales, comienzan a tomar medidas para reducir los costos de sus productos.

¿Es este un esfuerzo que vale la pena? Tal vez. La pregunta es realmente: ¿Está en línea con los objetivos de su organización?

Si la reducción de costos hace que su producto sea más accesible para más personas, entonces es una iniciativa sólida. Pero si simplemente no quieren que nadie piense que son «demasiado caros», es solo una distracción del verdadero objetivo.

Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

7 modelos de efectividad organizacional

Hay varios modelos diferentes propuestos de efectividad organizacional. La más completa es de la Academia para Innovar RRHH (AIHR). Describen siete perspectivas sobre cómo definir y medir la eficacia de una empresa. Estos incluyen objetivos, procesos internos, recursos, circunscripción estratégica, partes interesadas, valores en competencia y abundancia.

Objetivos

Este es el enfoque más sencillo y común para la eficacia. ¿Qué tan bien logra una organización los objetivos que se propone? Aunque esto hace un gran trabajo al medir métricas específicas, no proporciona mucha información. Los líderes tendrán dificultades para determinar si sus procesos funcionan o si su éxito es duplicable.

Procesos internos

Las empresas que se centran en los procesos internos se preocupan por maximizar la eficiencia. Estas organizaciones tienen procesos bien documentados que son fáciles de enseñar y llevar a cabo. Si bien esto es excelente para la escala y el estudio, puede hacer que las empresas sean menos ágiles. Si no se tiene cuidado, las empresas pueden empantanarse con la burocracia y ser reacias a actuar.

Recursos

Probablemente esté familiarizado con el término «barreras de entrada». Describe lo difícil que es para otras empresas competir con la suya. Si tiene un producto que es difícil de duplicar, o mejor aún, acceso exclusivo a los recursos utilizados para fabricarlo, esa es una gran barrera de entrada.

Circunscripción estratégica y partes interesadas

Un electorado estratégico es un grupo que tiene un interés específico en el negocio. Al igual que las partes interesadas, estas son personas que obtienen algún tipo de beneficio del éxito de la organización. Esto podría incluir propietarios, clientes, empleados, clientes, gobiernos o proveedores.

Valores competitivos

Basado en Cameron y Quinn Instrumento de Evaluación de la Cultura Organizacional (OCAI), este modelo mide la cultura empresarial como método de eficacia. Cuanto mejor sea capaz una empresa de promover y cumplir simultáneamente los valores competitivos, más eficaces serán.

Abundancia

Aunque parezca que está relacionado con las ganancias, el modelo de abundancia trata de promover valores positivos. Las organizaciones que prosperan exitosamente en medio de los desafíos son efectivas de acuerdo con este modelo.

Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

Cómo cultivar una eficacia organizativa duradera

Las organizaciones crecen cuando pueden lograr sus objetivos. No hay organización exitosa sin medir la efectividad. Sin embargo, no se puede falsificar la eficacia organizativa. Las empresas que promueven iniciativas a corto plazo para lograr objetivos no son necesariamente efectivas. Eso es cierto incluso si los números parecen buenos.

un estudio de Bain & Compañía señala que “las empresas que han logrado romper el ciclo de iniciativas recurrentes adoptan un enfoque a largo plazo”. Construir una organización eficaz no es algo que pueda hacer simplemente para que los números se vean bien. Tiene que ser parte de la misión, la estrategia comercial y la cultura de la empresa.

Aquí hay algunas maneras de aumentar la eficacia de la organización:

1. Encuentra una estrella polar

¿Qué le importa a su organización? ¿Qué misión estás tratando de cumplir? No importa si es una organización con fines de lucro o sin fines de lucro, su organización existe por una razón. Saber lo que quiere lograr facilitará sus procesos de toma de decisiones.

2. Mide dónde estás

No tendrás idea de cuánto has crecido hasta que sepas dónde empezaste. Observe el desempeño de su organización en varias áreas clave. ¿Qué indicadores clave de rendimiento (KPI) son más importantes para su misión? ¿Dónde necesitas enfocarte para alcanzar tus metas?

3. Crea un plan de juego

Imagina que estás escalando una pared. Es difícil llegar allí si solo mantienes la vista en la cima. Para ir más alto, debe buscar el siguiente punto de apoyo para los pies o las manos más cercano a usted.

Mire su rendimiento actual y compárelo con lo que quiere lograr. Si vas a llegar allí, ¿qué necesitas hacer? ¿Tiene que cambiar algo en su proceso de negocio actual? Comunique esta visión a los miembros de su equipo. Es importante que toda su organización esté alineada con este objetivo. Eso significa saber lo que quiere lograr y la diferencia que hará cuando lo logre.

4. Busca huecos

No espere hasta alcanzar su meta para evaluar cómo lo está haciendo, o es posible que nunca llegue allí.

Realice un seguimiento de diferentes métricas en su estructura organizativa que se relacionan con el objetivo más amplio. Trabajar con equipos de forma regular para revisar las ineficiencias y la gestión del rendimiento. Aprender a mantenerse ágil y corregir el rumbo a medida que trabaja para alcanzar sus objetivos le dará una ventaja competitiva.

5. Pregunte «¿Qué salió bien?»

Cuando logre su objetivo, por supuesto, ¡tómese un tiempo para celebrar! Pero no te detengas allí. Pregúntese a sí mismo y a sus gerentes: “¿Qué salió bien? ¿Qué marcó la diferencia esta vez? ¿Y podemos hacerlo de nuevo?

Involucrar a los empleados y líderes en conversaciones sobre el alto rendimiento tiene varios beneficios importantes. Por un lado, crea una experiencia de trabajo mucho más colaborativa. Esto ayuda a desarrollar un sentido de propiedad y aumenta el compromiso de los empleados.

Por otro lado, pocas personas están tan calificadas para brindarle información sobre la eficiencia de su organización como las que llevan a cabo sus procesos. Pueden proporcionar información valiosa sobre lo que funciona, lo que no funciona y cómo se traduce en la experiencia del cliente.

Pensamientos finales

La efectividad organizacional es una forma de medir qué tan bien su empresa logra sus objetivos. Es inseparable del diseño organizacional. Si va a dirigir una empresa con éxito, debe desarrollar la conciencia de sí mismo (como persona y como empresa). Esto le ayuda a descubrir lo que hace bien y dónde puede mejorar.

La eficiencia de su organización es una medida directa de la diferencia que marca para sus empleados, clientes y otras partes interesadas. Es la única medida en el corazón del éxito de su organización.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

Cómo la efectividad organizacional mejora la forma en que trabaja y crece

La efectividad organizacional se refiere a la capacidad de una empresa u organización para alcanzar sus metas y objetivos de manera eficiente. Es un factor clave en el éxito empresarial y puede influir significativamente en cómo trabajas y creces.

¿Qué es la efectividad organizacional?

La efectividad organizacional no se trata solo de ser eficiente en la realización de tareas y cumplimiento de plazos, sino también de lograr los resultados deseados de manera consistente. Implica establecer objetivos claros, establecer los procesos adecuados, asignar recursos de manera eficiente y medir y evaluar continuamente el desempeño de la organización.

¿Por qué es importante la efectividad organizacional?

La efectividad organizacional es importante porque ayuda a una organización a trabajar de manera más inteligente, maximizando su productividad y eficiencia. Al centrarse en la efectividad, una empresa puede identificar áreas de mejora y tomar medidas proactivas para optimizar sus operaciones.

Una organización efectiva también puede adaptarse más fácilmente a los cambios en el entorno empresarial y aprovechar nuevas oportunidades de mercado. Al tener procesos eficientes y una estructura organizativa sólida, la empresa se vuelve más ágil y capaz de responder rápidamente a los desafíos y demandas.

¿Cómo se logra la efectividad organizacional?

La efectividad organizacional se logra a través de una combinación de factores, que incluyen:

  1. Liderazgo sólido: Un liderazgo efectivo es fundamental para establecer una visión clara, involucrar y motivar a los empleados, y tomar decisiones estratégicas adecuadas.
  2. Comunicación efectiva: Una comunicación clara y abierta en todos los niveles de la organización fomenta la colaboración, evita malentendidos y permite una alineación de objetivos y estrategias.
  3. Establecimiento de metas claras: Establecer metas y objetivos específicos y medibles ayuda a mantener el enfoque y a evaluar el progreso de la organización.
  4. Desarrollo de capacidades: Proporcionar capacitación y desarrollo profesional a los empleados mejora su eficiencia y habilidades, lo que a su vez beneficia a la organización en su conjunto.
  5. Medición y evaluación: Establecer indicadores clave de desempeño y realizar evaluaciones regulares ayuda a identificar áreas de mejora y a tomar decisiones basadas en datos.

Estos son solo algunos ejemplos de los factores que contribuyen a la efectividad organizacional. Cada organización es única y puede requerir un enfoque diferente para lograr su efectividad.

Para obtener más información sobre la efectividad organizacional, puedes consultar el siguiente enlace en es.wikipedia.org.


Deja un comentario